Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Sevilla DOMINGO 30 6 2002 ABC ABC publica la primera historia de la fotografía documental sevillana Su autor, Miguel Ángel Yáñez Polo, ha estudiado la evolución del fotodocumento desde 1839 al 2002 PABLO FERRAND SEVILLA. ABC de Sevilla ofrece a sus lectores una obra de lujo, de gran formato, bellamente editada y encuadernada, con profusión de imágenes fotográficas en blanco y negro y color. Es un libro de esencial para conocer la memoria gráfica de la ciudad: Historia de la fotografía documental en Sevilla, el primero que se ocupa del fotodocumentalismo sevillano, desde casi los albores de la fotografía hasta la actualidad. Su autor es Miguel Ángel Yáñez Polo, reconocido médico internista, escritor, filósofo y fotógrafo de talla universal en, al menos, cuatro vertientes: 1) la creativa (sus clastotipos- de invención propia- enriquecen los fondos de museos tan importantes como el Centro de Arte Moderno George Pompidou, Gabinete de Estampas de la Biblioteca Nacional Francesa, Centro de Arte Reina Sofía de Madrid, Licoln Art de Denver (EE. UU) o el Museo de Arte Contemporáneo de Sevilla, entre otros) 2) la de historiador pionero de la fotografía histórica sevillana, sobre la que que ha escrito libros de absoluta referencia, 3) la de conocedor en la teoría y en la práctica de la evolución de la química fotográfica, 4) la de experto en técnicas de restauración fotográfica, una materia muy especializada sobre la que prepara un libro. Yáñez Polo es uno de los fundadores, en 1974, del Grupo Fotográfico f 8 de Libre Expresión, pero también es el historiador riguroso y sensible que toma conciencia de los valores irrepetibles que posee toda imagen fotográfica en sus distintos soportes y modalidades; de ahí su inte- cuencia, su papel cultural de testimoniar, instruir e informar. Para que esto suceda es imprescindible hablar del carácter vivo y dinámico del documento fotográfico en sus dos aspectos: como tejido químico vivo y como información viva que depende de diversos factores históricos, culturales y sociales; de azar y no de azar, como aclara Yáñez Polo, quien asegura: Una vulgar fotografía hecha por una banal fotógrafo puede convertirse, por las circunstancias que sean, en un fotodocumento Así hay montones de fotografías esperando ese momento vivificador que no siempre llega. MIguel Ángel Yáñez Polo, autor de la primera historia del fotodocumentalismo sevillano, que ABC ofrecerá a sus lectores rés altruista por rescatar lo que aún pueda quedar para el conocimiento de este medio y de la información que para la historia ofrece. Archivo Una llamada a la conciencia Este libro, además de entrañar unos conocimientos y unas fotografías de gran interés, tiene una intención muy clara: la de sensibilizar por primera vez a los que tienen la responsabilidad política y gestora de cuidar estos documentos fotográficos, que olvidan que cuando un archivo fotográfico se abandona, se está fomentando lo mismo que cuando se hacen candelitas en los bosques dice Miguel Ángel Yáñez Polo. Él ha llegado a la siguiente conclusión: No hay ninguna fotografía que no tenga nada interesante por eso le preocupa el estado en que se encuentran algunos archivos fotográficos, no siempre en manos de verdaderos expertos en la materia: No hay conciencia ni en el gestor ni en el pueblo ni en la mayoría de los fotógrafos y añade que cuando una fotografía se oscurece por mala conservación, es una forma de pedir auxilio. Fototeca Hispalense De esta conciencia surge a mediados de los 80 la Fototeca Hispalense, uno de los templos de la fotografía sevillana, seguramente el más importante y variado de todos los que existen en esta ciudad; sin duda el mejor catalogado y conservado. Y de estos fondos que él mima como nadie sabe hacerlo, y que ya exceden de los cien mil ejemplares- desde el año 1839 hasta el 2002- se ha ido nutriendo la obra que ahora ve la luz. Obra monumental que gira en torno a un término acuñado por él: documentalismo, que viene de documento (que significa, a su vez, testimonio de algo pasa- do) A este término le añade el autor el apellido fotográfico y nace el fotodocumentalismo que, en palabras de Yáñez Polo es esa cualidad que viaja en el soporte fotográfico, la cualidad inherente al documento, al testimonio Y documentos son todas esas deliciosas vistas de Sevilla, de sus monumentos (algunos desaparecidos) su gente, sus personalidades, y muchas curiosidades que quedaron atrapadas en la imagen fotográfica. No todas las fotos que ahora se publican fueron captadas por documentalistaS, sin embargo, el tiempo y las circunstancias históricas las han convertido en documento. Por eso, Miguel Ángel Yáñez Polo reivindica no sólo el poder ontológico que posee la imagen fotográfica de reflejar la realidad real, sino en conse- A la izquierda, Vista de Alcalá de Guadaira realizada por los Levy en 1888. A la derecha, La calle Jesús del Gran Poder inundada de Mariana Piazza, 1947