Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 ABC A B C DE SEVILLA JUEVES 15- 8- 96 EN LA FOTOTECA HISPALENSE EST Sevilla. Pablo Ferrand Hace algo más de treinta años, Miguel Ángel Yáñez Polo comenzó a ha querido dejar constancia de aquellos fotógrafos profesionales o interesarse por los orígenes de la fotografía en Sevilla. Poco a poco aficionados, que hicieron posible tan interesante documentación fue haciéndose de un material único en el mundo que le permitió, a gráfica. Sólo tiene que pulsar las teclas de su ordenador para que entravés de rigurosas investigaciones, ir entretejiendo la historia viva seguida aparezca en pantalla toda la historia de los comienzos de la de la ciudad. Pero no sólo se interesó por su historia. Miguel Ángel fotografía en Sevilla, perfectamente estructurada desde el año 1839. Su modestia va en paralelo a sus inquietudes: mucha y diversa, fruto de una curiosidad poco común que le ha llevado al conocimiento de algunas materias que enriquecen su vida. Hemos acudido a él para dar a conocer una de sus parcelas más queridas: la fotografía histórica, porque Miguel Ángel tiene mucho de humanista, como narrador, como médico internista, como artista plástico- en el Centro George Pompidou de París y en el Reina Sofía de Madrid figuran obras suyas- y como historiador e investigador de las técnicas fotográficas, hasta el punto de restaurar sus propias fotografías. Muy cerca del laborartorio en el que experimenta, investiga y prepara sus propias recetas fotográficas se encuentra un piano de pared, testigo de sus estudios musicales. nes y un desnudo de mujer fotografiado en Trajanó, 12, en la casa conocida como Las Colegialas Es un material fascinante para conocer muchos de los aspectos de la vida sevillana. En la fototeca se pueden estudiar los distintos gremios que existían en la ciudad. Los antropólogos pueden encontrar mucha información sobre los zapateros, albañiles, colilleros, hojalateros, y hasta poner en pie toda una iconografía de los atuendos, del vestido de la época y su evolución. Existen otras muchas fotos dedicadas al mundo taurino- toreros como El Miguel Ángel Yáñez en el despacho de su domicilio. (Foto: Sanvicente) Desperdicio a la aviación sevillana, al fútbol, fotos de muertos, fapara ella sola en el propio domicilio trata de una colección, pues la colec- miliares y costumbristas. de su dueño: un chalé de Heliópolis. ción implica una preocupación moMiguel Ángel Yáñez hace hincaAllí no entra absolutamente nadie, notemática sin una función especí- pié en el interés meramente históexcepto Yáñez Polo, y ni siquiera él fica, que se puede juntar en cual- rico y científico, no mercantilista de puede entrar todos los días. Las rigu- quier sitio. Tampoco es un archivo. este proyecto que es ya una realidad. rosas medidas para la conservación La primera función que debe tener Mediante la fototeca se pueden estuEl gran tesoro de estas imágenes hacen que sea per- esta fototeca es la de servir a los his- diar los fotógrafos, los medios utiliPero su gran tesoro es la fototeca, judicial la permanencia de dos perso- toriadores v documentalistas zados v la temática. Consciente de que ha bautizado con el nombre de nas a la vez. Medidores de humedad, Fototeca Hispalense. Un recinto sa- temperatura, hongos, etc. aseguran grado que Yáñez Polo respeta, cuida un reconocimiento diario que permiy núma hasta el último detalle. En ten una óptima conservación Porque ella- dice su creador- está la historia hay que tener en cuenta que estamos viva de la ciudad, la que no se estu- hablando de documentos, en muchos dia oficialmente Y es verdad. casos únicos e irrepetibles, y que la Yáñez ha dedicado mucho tiempo a emulsión química fotográfica no es la identificación de las fotos. En mu- una materia estable, varía según las chas ocasiones ha acudido a Manuel condiciones atmosféricas y le afecta Márquez, uno de los que más saben especialmente la luz. de la historia viva de Sevilla y de su La fototeca consta de unos 100.000 Hemeroteca, al igual que el doctor negativos y positivos, de los cuales, Eloy Domínguez Rodiño. 65.000 han podido ser fechados. La fototeca ocupa una habitación Según Miguel Ángel Yáñez, no se De Sergio Luna y Plácido Cembrano, imagen del Merendero del Zapote junto al Monastrio de la Cartuja. Positivo a la albúmina sobre negativo al colodión húmedo. Fechado en Sevilla, en 1855. Cuando hace algunos años, la extinguida Sociedad de Bibliófilos Andaluces publicó el álbum de las fotografías que el Vizconde Vergier realizara en 1855, muchos se sorCasa del marqués de la prendieron de la antigüedad de esas imágenes, en las que se podía ver el Grañina (en los terrenos de Puente de Barcas o la Puerta de la Carne. Son las últimas fotos de una los que en el primera etapa que se ha bautizado futuro serían con el nombre de Paleofotografía. el quiosco de Miguel Ángel conserva fotos muy La Botella. anteriores a las del Vizconde VerAlbuminotipo gier. La primera paleofotografía de realizado por Sevilla recoge una vista de la CateJ. Beauchy dral. Fue tomada desde la Puerta del Perou. Sevilla, León del Alcázar en 1840 por Casajús, 1855. cuya obra ha sido estudiada y publi (Ejemplar de cada por Yáñez. De este primer la Fototeca período es también una foto del cura de Santa Paula por la calle PlacentiHispalense) su interés documental, a Yáñez no le gustaría que el día de mañana se dispersase lo que tantos años de esfuerzo y dedicación le ha costado. Aparte de los fotógrafos legendarios cuya vida y obra ha dado a conocer a través de diversas publicaciones, Miguel Ángel le da un valor especial a todas aquellas placas anónimas, que son siempre una fuente de información: La gente debería de concienciarse del gran valor que pueden tener para el historiador el contenido fotográfico guardado en ésas cajas de membrillo o de zapatos Pero lo curioso es que el 80 por ciento del fondo fotográfico son producto de donaciones de dentro y fuera de Sevilla. La hija del fotógrafo José Castellano Grandell- cuenta Miguel Ángel- me mandó