Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EDITADO PRENSA SOCIEDAD M D POR ANÓNIMA R I D ESPAÑOLA, FUNDADO ABC EN 1905 POR DON TORCUATO LUCA REDACCIÓN. ADMINIS- TRACIÓN Y TALLERES: CARDENAL ILUNDAIN, 9 S E V I L L A DE TENA ASI al mismo tiempo los españoles hemos perdido los céntimos y hemos ganado a Rita. Rita es Rita Hayworth y no Rita la Cantaora. Y los céntimos son los de peseta, suprimidos en todos los documentos mercantiles por un real decreto publicado en el Boletín Oficial del Estado el pasado día 15. Así que lo que el BOE se lleva nos lo devuelve la televisión; porque si uno es el archivo diario de la España legal, la otra es con la actriz el espejo electrónico de un Hollywood real, con dólares y centavos parientes de duros y reales. ¿Qué fue de Rita Hayworth? Dicen que ahora anda mal. Su padre era un bailarín español, apellidado Cansino, con parientes en el pueblo sevillano de Castilleja de la Cuesta que son fabricantes de tortas de aceite. Quienes saben aseguran que para subir al firmamento estrellado del cine americano nuestra joven heroína tuvo que soltar lastre a la manera de los aeróstatos: se quitó kilos de las caderas, pelos de la frente y hasta un apellido y la mitad de su nombre. De Margarita Cansino Hayworth se quedó en Rita Hayworth. Todo fue por necesidades del guión; por esas mismas necesidades las actrices se quitan ahora la ropa. c A B C es independiente en su línea de pensamiento, y no acepta necesariamente como suyas las ideas vertidas en loa artículos armado DEL FIRMAMENTO AL LIMBO En aquella especie de partenogénesis patronímica la hispano- yanqui segregó por bipartición una Marga Cansino que se perdió en la nada. Tenía, la perdida, oriundez castillejana. Como las tortas de aceite y el palacio de un Hernán Cortés, que en el empinado pueblo de Sevilla apuró las amarguras imperiales de sus últimos años. También los últimos años de la Rita que quedó están llenos de amargura. Padece demencia presenil. Y los psiquiatras afirman que ese trastorno le viene de la comparación de su vida presente con su vida pasada. De la Hayworth cansada y cansina de hoy, sin más compañía que la botella de alcohol, a la ex Cansino Hayworth que ayer tenía la compañía de príncipes con turbante como Alí Kan y de genios con puro como Orson Welles. Ya lo dijo Dante, que fue a su manera síntesis y psiquiatra del mundo que se acababa: Nessun maggior dolore che ricordarsi del tempo felice nella miseria. Porque lo dicho por el poeta para Francesca de Rimini vale también para Rita Hayworth, para Hernán Cortés y para el lucero del alba, que todos nos damos cuenta de la felicidad cuando ya ABC 24 m a r z o 1984 símbolo del poder s o b r e n a t u r a l Y, además, esta ocultación f u e siempre aquí cualidad tratada con elogios. El ha pasado y lloramos como tristes la ejemplo canónico solía ser el de Pío Cadicha que no alcanzamos a notar como banillas, de quien dicen que dijo Fraga: felices. Son cosas del paso del tiempo. Y ahora cada vez pasa más que parece- -Cuando está a mitad de una escaque el tiempo cada vez parece pasar lera nadie puede saber si sube o baja. más. Y esto no es juego verbal o legíClaro que esto de Cabanillas no es tima necedad capicúa, sino algo que nada cuando lo ponemos frente a Juan comprobamos en el pasar nuestro de Alvarez Guerra, aquel político liberal cada día. amigo de Quintana y Arguelles, redactor del Semanario Patriótico (apodado el Rita Hayworth es víctima del ineluctas e r m o n a r i o e n t i e m p o s d e Ferble y borgiano ultraje de los años; pero nando VII. Dijeron de él: los Gobiernos, los cambios prometidos y- -C o j e a pero con tal disimulo que no las ilusiones sociales parecen serlo ya todos adivinan de qué pie. del ultraje de los trimestres. Hay ilusioAsí, pues, y volviendo a lo de ahora, nes que se protestaron poco menos o más que a los noventa días, como si en íbamos a tener ministros discretos, laboriosos y madrugadores. Vamos: que el vez de promesas electorales fueran ministro sería en el hablar un mudo, letras de cambio. Pero como se usaron cuando tocara trabajar, un mulo, y a la cual si fueran letras de la canción del hora de levantarse, el lucero del alba. cambio es muy natural que los fans se sientan defraudados. Como saben los to- Relacionábamos a los futuros gobernanreros, la afición aprieta más que un za- tes con la foniatría, la cabana ganadera y el firmamento. Mientras que en etapas pato mal hecho. anteriores los admirábamos tanto más Casi dura el eco todavía de las palacuanto más vecina fuera su índole de la bras dichas en nombre de la rosa por mineralogía o de la botánica: porque se quien muy pronto sería vicepresidente quería entonces el ministro duradero, redel Gobierno. Dijo que a los miembros sistente a crisis, incombustible o al de éste se les exigiría una dedicación menos ave fénix renaciente de pasadas personal extraordinaria y que estarían c h a m u s q u i n a s M i n i s t r o s c o m o el a las ocho en el despacho Y como la amianto, como el asbesto, como el ladrirecluta y nombramiento de los tales llo refractario, como el brezo del Andémiembros se hizo con infrecuente discrevalo, capaz de medrar en las rojizas esción y casi con sigilo sacramental- -e n corias del cobre de Riotinto; como el pino contraste con anteriores casos de desde Canarias, que rebrota tras ser abramedida locuacidad- -pareció que por fin sado por lava de los volcanes... todos los ministros volvían a sus orígeY ahora me dicen que los van a camnes: secretarios del Estado. biar o que algunos se quieren ir porque Pues un secretario es un profesional están tristes. No sé: no estoy muy al del secreto. Y aquel prometedor novitanto de interioridades y veo las cosas ciado de silencio que los futuros minisdesde fuera. Ciertamente la afición lo retros guardaron fue en ellos como rito iniclama (algún cambio del cambio, digo) ciático o como sutil industria para Ocurre que 1983 fue el primer año sin llegar al Poder, que diría el maestro Ma- remociones ministeriales desde 1972. Es quiavelo. Después de todo el secreto es así que la ejemplaridad ya está lograda. Ahora sería bueno lograr la ejemplaridad de la eficacia, tras de la permanencia. Pero eso ya es otra cosa, amigo. Porque ahí es cuando se comprueba que el futuro, al hacerse presente, ya no es lo que era. Y si no que se lo pregunten a Rita Hayworth. O a don Guillermo Shakespeare: Si hacer fuera como decir quiero hacer, las cabanas serían palaciosy las ermitas catedrales. La impotencia del Poder produce melancolía. Tampoco el Poder da la felicidad. Sevilla: M. Alonso Vicedo. 2. -Cádiz: Ancha, 32 Sejeeaon dej emería interiorg delhogar Hudva: Plus Ultra, 26 LENCEBORD Víctor MÁRQUEZ REVIRIEGO