Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A piratería turco- berberisca del Mediterráneo, contenida durante ¡todo el siglo XVI por la acción heroica de España, saltó, en fines de ese siglo, al Atlántico. Los galeones de Indias, que regresaban cargados la iai n rópoM, excitaban la codicia no sólo de los piratas mediterráneos, sino también la de otros pueblos a los que no solamente les hacía daño, envidia de poder, el que en los dominios de España no se pusiera el sol, sino que, llevados de una codicia de los bienes ajenos, que no encontraba barreras en ninguna ley moral, por elemental que fuera, se convertían en verdaderos salivadores del miar, auténticos ¡gángster dé su época, cualquiera que ¡sea el intento de glorificación que de ellos Maya querido hacerse, con olvido de esas grandes manchas en. las que debía ser, ipara pie constituyeran verdaderos testimonios de nobleza, iinupísiinas ejecu- r ¡toriais. Ese conglomerado de codicia, de malquerencia para Espante. dé falta dé justo aprecio de corno- defendía la causa de la Cristiandad, que era lo mismo que decir de la civOtoción occidentaV ¡nevó al Atlántico los corsarios berberiscos, holandeses e ingleses, y España, a bajo Felipe m a la ocupación de Larache CI 10 y de La Mamara l 14 Por otra parte, el establecimiento en Salé de los moriscos expulsados de España y las incidencias del ipoder poB (tico qxái allí llegaron a ejercer; lia acción de las Ordenes relfeiosas redentoristas; las naves de la ílo a del mar Océano, que salían al encuentro de tos galeones de Indias para protegerlas contraitt ipira- feria; las gestáones de la, Casa ducal de Medtoa S i dbniá con los moriscos de la República de Salé; los auxilios y los abastecimientos de las nuevas plazas, dieron en el X V H esta a facWadá atlántica, del Mogreb una actividad española, traducida en muchos temas históricos, la mayor parte de los cuales no hjan s i d o aún debidamente estudiados. La vida de las guarniciones de Larache y La Mamora fué precaria; España, no ha tenido nunca vocación organizadora ni previsora y, además, eran muchos los problemas a que, en esa época, tenia que atender, precisamente cuando ya la decadencia de. los Austrias marchaba en franco y acentuado declive. La Mamora, Mehedía o San Miguel de Ultramar, se perdió en 1681. El heroísmo no bastó, como había bastado tantas otras veces en nuestra historia, para suplir las faltas de medios, y La Mainora sucuinlbió sin gloria ante el ataque de Muley Ismael. La presentada o la regalada la llamaron los marroquíes en recuerdo a la facilidad de su L J E S U S EL S G L A V O conquista. Su último gobernador se vería envuelto por. ello en un proceso. Larache se perdería poco después (1689) y su guarnición, como la de La Mamora sufriría, la esclavitud en Mequínez. Algu- nos autores dicen que en Fez, pero datos varios permiten creer con más fundamento que fuera en Mequínez. Los Trinitarios, en una de sus redenciones en Marruecos, encontraron a los cautivos de la guarnición de La Mamora y con ellos a la imagen del que luego ha- EL CRISTO DE MEDINACEL! a La Mamora para su culto desde el convento de Capuchinos de Sevilla, aun el estudio sería más sencillo, dada la gran labor que viene realizando desde hace ya bastantes años el Laboratorio de Arte de la Universidad sevillana. Y ello aparte de otras muchas referencias de archivos y sin olvidar las relaciones de los redentorlstas, las procesiones de cautivos y la referencia natural y obligada que en ellas habrá de encontrarse al hecho del. rescate de la imagen. Este hecho es Itian importante en el aspecto religioso, anilitar y africano de la España del X V H que bien merecería la investigación sobre él. ¡En concreto, se admite jue la redención de la imagen se (hizo el 28 de enero de 1682, y, además, existen testimonios de que los Trinitarios distribuyeron las imágenes rescatadas, qué no fué solamente la del Nazareno, entre aquellas personas qué más habían ayudado con recursos a la redención. Y figurando como la más importante la Casa de Miedinaeeli, a ella fué la Imagen del Nazareno, que, S or ese ¡motivo, habría de llamarse después Cristo de Medinacéll Se Iba dicho que no fué esta sola la esclavitud que sufrid Ja imagen del Cristo, recordando que en tres ocasiones, con motivo de la desamortización de Mendisábal, de la; exclaustración y de la Guerra de Liberaiclón (1 36- 39) la imagen hübp de padecer persecuiciones y, saruestros. Cuan- do la exclaustración, hubo de ser llevada la imagen a la iglesia de San Sebastián, Con. la, Ouerra de Liberación fué trasladada a Valencia, Cartagena- F i a a gueras y, finalmente, a G i nebra, desde donde volvería- a Madrid el 13 dé mayo de 1939, con primera exípedición de objetos de arte remitida al M u s e o del- ¡Prado. Nuestra gloriosa Cruzada dio aún mayor. auge a la devoción a la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Medinaceii. Jesús cautivo y rescatado sobre su p e c h o lleva bía de ser el Cristo de Medinaceli. Todo la imagen el escapulario de los Trihace suponer que al evacuar la plaza la nitarios) y a la Archicofradía de la Real llevaran con ellos esos cautivos y que, en e Ilustre Esclavitud de Jesús Nazareno; el cautiverio mismo, la devoción al Naza- su devoción en España y en algunas ciureno continuó aún más intensamente. Tal dades de. África, Tánger especialmente, se vez se derive de ello la leyenda de que ha propagado muchísimo. pusieran esposas y cadenas a la imagen En 1882, y al cumplirse el segundo ceny que la valorizaran con exceso deter- tenario del rescate, se celebraron imporminando el milagro de su rescate en peso tantes y solemnes cultos en su iglesia de de oro, aunque hay otras versiones dis- Madrid. Las oraciones sagradas estuvieron tintas de la misma leyenda referidas a a cargo del reverendo padre Montiel, de España y con motivo diferente. la Orden de las Escuelas Pías; el reverenEn realidad, tan importante tema está do padre Fidel Fita, de la Compañía de muy poco estudiado. La imaginería de la Jiesús, y el reverendo padre Casimiro de época es bastante conocida y mucha de Erro e Irigoyen. Ellas constituyen también ella está do: wmientada, tanto en los ar- aportaciones valiosas para el estudio de chivos de Protocolos como en los inven- tanto interés a que antes nos hemos retarios de los templos. Si, como se ha ferido y que debe ser culminado. apuntado, la imagen hubiera sido llevada Tomás GARCÍA FIGUERAS