Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Los Domingos de ABC SILVIA TORTOSA El buceo me aporta libertad absoluta en un mundo con otras leyes Fuera de contexto La actriz catalana siempre ha sorprendido con sus muchas inquietudes y actividades. Ahora descubrimos una de sus aficiones menos conocidas: el buceo Por JOSÉ AGUILAR Foto ÓSCAR DEL POZO o podía ser de otra manera, porque Silvia Tortosa siempre tiene un as en la manga y ha logrado sorprendernos con una actividad que tiene poco que ver con sus andanzas artísticas: el submarinismo. Ni corta ni perezosa, nos cita en el club Principe Sports ll de Madrid, con su monitor Fran Ruíz, de la escuela Oceanía. Traspasada la barrera de los sesenta, desafía al tiempo exhibiendo un físico espectacular que la convierte en un sex symbol atemporal y la mantiene como icono de belleza. Todos recordamos la portada de la revista Interviu hace relativamente poco tiempo, que nos devolvía a la famosa actriz mostrando todos sus encantos en unas fotos espectaculares de Cesar Lucas. Hoy Silvia nos habla del buceo, y de cómo nació en ella esta pasión que tan buenos momentos le ha hecho pasar. Mi pasión por el buceo nació cuando era una niña y puede decirse que me aprendí de memoria 20.000 leguas de viaje submarino de Julio Verne, el libro con el que prácticamente aprendí a leer. Supongo que fue en ese momento cuando me di cuenta de que mi relación con el agua iba a ser muy especial. A partir de ahí, poco a poco, fui eligiendo deportes y actividades que, de una manera o de otra, estuviesen relacionados con el agua Silvia nos confirma que el buceo la convierte en una mujer libre, distinta, relajada ante las emociones y problemas que se dibujan a su paso. El buceo me aporta la libertad absoluta, la ingravidez, la sensación de encontrarme en un mundo que se N rige por leyes que no tienen nada que ver con las cotidianas y que nos muestra una realidad diferente. Yo se lo recomiendo a todos aquellos a los que les gusta el mar y que, como yo, se encuentran mejor dentro del agua que fuera, salvo a los que padecen claustrofobia o algún impedimento de salud, claro. Practicado con prudencia y respetando las reglas, el submarinismo es un deporte seguro, mientras seamos conscientes de que nos estamos desenvolviendo en un medio que no es el nuestro En todas estas prácticas pueden surgir momentos complicados en los que se puede llegar a sentir miedo. Esta no ha sido la experiencia de Silvia. Yo nunca me he encontrado en una situación de peligro, pero sí fui testigo de la difícil situación que pasó un tío mío, durante muchos años campeón de pesca submarina en la Costa Brava, y que persiguiendo a un mero, quedó atrapado en una cueva y casi se ahoga. Claro está que mi tío buceaba a pulmón libre y esa es otra historia. De todas formas, todo en la vida tiene un riesgo que hay que aprender a superar A la vista de todo esto, la pregunta es si realmente se considera una amante de los deportes de riesgo. A mí me gustan los deportes de riesgo controlado, silenciosos, no competitivos y que se puedan practicar en solitario como, además del submarinismo, son los deportes de montaña, el parapente o el esquí alpino... No es difícil imaginar que la actriz catalana considera que la buena forma física es fundamental, no sólo para practicar submarinismo, sino para cualquier cosa. En