Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10- 11 D 7 LOS DOMINGOS DE -Becky Kisser, una norteamericana que abrió en Etiopía un centro para mujeres con fístula obstétrica que contraba en los dispensarios muriéndose por menos de nada. Cuando investigo sobre Lamu encuentro que el porcentaje de mortalidad infantil es de los más altos del mundo, con un 12 y al hablar con las familias me dicen que muchos niños fallecen en el camino, y muchas madres dando a luz, y me pregunto si es posible afrontar tal pobreza de manera integral, abandonar la mentalidad de dar sólo la papilla nutritiva para intentar dárselo todo, que de verdad sean niños con futuro, apostando por la educación, para que mañana trabajen y se salven. eran abandonadas a las hienas, me dijo: Supe lo que ellas sentían cuando en una sala de espera me empapé con el orín de otra mujer -Cuando yo pasé la primera malaria me pareció imposible que tal sufrimiento se pudiera aguantar por un niño hasta 3 ó 4 veces al año para muchas veces acabar en muerte; me costaba entender que esa familia no pudiera pagar los 2 euros de un tratamiento hasta que supe que Recojo los casos extremos: niños huérfanos del sida, enfermos, abusados, abandonados. ¡Se podía hacer tanto por tan poco! Tratar la malaria, 2 euros; darles de comer, 10 al mes -La mayor incidencia de los abusos es por parte de la población nativa, pero el turismo sexual se da hasta el punto de que se han tomado medidas para que los europeos y americanos que viajan tengan algún control; por ejemplo, sé que el servicio de inteligencia italiano sigue a sus ciudadanos para detectar esos casos. No sé, tal vez habría que entenderlo retrotrayéndonos a lo que eran las colonias en África, donde el africano era tratado como -Habla de abusos. ¿Qué bestia viaja hasta Lamu tener sexo con un niño? un clan de 6 u 8 personas come toda la semana con un euro, por lo que atender a uno solo de sus miembros es dejar a todos sin alimento 15 días. un animal y eso debe de tener vigencia para muchos. También ocurre que hay mucha desprotección: de una población de 30 millones, 5 son niños de la calle. Es un campo abonado para el horror. -El diálogo con ellos es difícil porque cuando les cojo de la calle están en unas condiciones tan terribles que apenas se comunican y cuando lo hacen es con mucha dificultad. Nos dedicamos a los casos extremos. Junto con la Fundación Pablo Horstmann, que en honor de su hijo fallecido hace unos años preside la doctora española Ana Sendagorta, tenemos un hospital pediátrico donde hemos atendido a 17.000 niños desde que abrió en abril de 2008. Hablamos de que el 70 de la población no tiene acceso a la sanidad y la primera causa de muerte es el catarro común, que se complica en una neumonía y no tiene antibióticos; luego está la malaria... Nos ayudan médicos españoles de vocación desmedida: llegan como voluntarios en sus vacaciones y trabajan día y noche. Son ejemplo para el equipo local y verles trabajar, la mejor enseñanza. -Me lo presentó un buen amigo, además de uno de nuestros principales patrocinadores, el propietario de las tiendas Camino a Casa, un tipo estupendo y muy cercano a Vicente, al que también ayudó mucho. Él sabía que yo dudaba del funcionamiento de muchas ong que por su tamaño son de difícil operatividad y quiso enseñarme la de Ferrer que, pese a su dimensión, tiene unos fundamentos muy prácticos que abarcan la atención a la pobreza en todos sus frentes. ¿Y qué le cuentan los niños? ¿Conoció a Vicente Ferrer? -Hay una distorsión cuando las ong son ya la séptima actividad económica del mundo. Hay muchísimos intereses porque hay muchísimo dinero en juego. En el mundo de las ong como en el mundo empresarial se debería trabajar sobre resultados y el hecho de no obtenerlos debería ser el detonante para que no recibieran ni un duro más. Deberíamos entrar en valorar si de las 250.000 ong que hay en España todas ofrecen resultados positivos. Yo recomendaría al que se quiera sumar a un proyecto que estudie muy bien su impacto, su inversión y el uso de sus fondos. Es terrible saber de ong con problemas porque ¿qué hay peor que quitarle la papilla a un niño hambriento? -El estado natural de las cosas. Es difícil explicar lo que es pasar hambre, el grado de locura transitoria que se puede sufrir si se pasa hambre y el hambre es norma en el África subsahariana, lo que trastorna las cosas. El hambre es tan espantoso que a muchas madres a las que quiero ayudar ya no es posible hacerlo: enloquecidas, abandonan. Ver pasar hambre todos los días a los hijos termina con ellas. -Sé de gente empeñada en tener una ong sin saber siquiera a qué dedicarla. ¿Nos estamos volviendo locos? ¿Qué es crisis en Kenia? Selas en Lamu con sus niños perdidos y rescatados para la vida por Anidan