Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 8 09 LA ENTREVISTA Rafael Selas FILÁNTROPO. Preside Anidan (Ayuda a Niños de África) Mi reto fue devolver la niñez a los niños rotos de Lamu POR VIRGINIA RÓDENAS FOTO: ABC anuelito Rafael, Margarita Rafael, Sico Rafael, Dati Rafael, Sheikha Rafael... En la isla de Lamu, en el norte de la costa keniata, hay un lugar donde la redención tienen nombre propio, el del español Rafael Selas (Madrid, 1972) creador de una enorme familia de niños resucitados que han querido borrar el estigma del infierno pasado adoptando el apellido del padre que les ha salvado. Hambrientos, huérfanos del sida, enfermos, abandonados, apaleados, abusados sexualmente y explotados, los niños rotos de este rincón de África curan sus heridas en Anidan (anidan. org) Este discípulo de Vicente Ferrer vive sólo para ello. M ¡Ojalá la medicina fuera toda así! No voy a entrar en el tema de las farmacéuticas, pero parece que las enfermedades que ya no lo son en el primer mundo ya no lo fueran o no nos importara erradicarlas sin pensar siquiera que un día pudieran saltar a nuestro mundo... -Manuel Patarroyo provocó odio furibundo en las farmacéuticas al donar su vacuna a la OMS. La filantropía también saca lo peor de cada casa. la malaria que es mortal en la infancia son menos de 3 euros, que dar de comer a un niño hambriento para que pueda vivir cuesta 10... Productor de esperanzas Me marché a EE. UU. con 19 años a estudiar al Art Institute en Fort Lauderdale, por donde habían pasado Botero, Carolina Herrera y un montón de artistas pop americanos. Luego empecé a trabajar en Miami para la TV, primero como meritorio, luego como montador y cámara, para después cambiar al departamento de música donde me sentía más a gusto. Pasé 5 años en Univisión y luego otros 2 con Televisa Internacional como coordinador de operaciones internacionales. Llevamos a cabo para Sky el ambicioso proyecto de lanzar 70 canales temáticos de música. Fue un reto maravilloso. Como el proyecto se trasladó a México, volví a España. Trabajé de freelance en la producción de series y películas y me encontré con África y con sus niños rotos. Tenía mucho tiempo libre y pensé que entre trabajo y trabajo podía sacar adelante un proyecto en Lamu y financiarlo con el alquiler de mi casa en Madrid y los derechos de autor. Era 2002. Abrí una casa para 12 niños, que era los que podía atender. La ayuda empezó a crecer: Mis padres, mis hermanos, mis amigos, los amigos de sus amigos... Ya son 740 socios y hoy en el orfanato de Anidan (tel. 91- 3 00 07 90) viven 250 niños y se atienden a otros 100 al día en el hospital pediátrico La mortalidad ha caído en picado. Por eso Rafael Selas Colorado ya no produce discos: ahora está empeñado en fabricar esperanza. -Lamu no es Shela, pero también cambia deprisa para un turismo muy exclusivo cuyo concepto de paraíso es que sea un lugar tan remoto y poblado por gente con tales problemas que Madonna, Mick Jagger o Carolina de Mónaco pasan desapercibidos en todos los sentidos: ni se les reconoce y su impacto sobre la población es nulo. Ellos buscan aislarse en playas desiertas como la de Kiwuayu o Manda, pero ninguno entra en Lamu. -Sí, la boda de un amigo que trabajaba con una ong y eligió Lamu por su tranquilidad. Viví durante esos días con su familia, suajili, y me di de bruces con la realidad del mundo rural africano, de una crueldad extrema con niños, mujeres e incluso hombres, que en su mayoría son desempleados, sin nada que hacer y con enormes dificultades para garantizar una comida al día en casa. ¡Y pensar en Lamu como el paraíso suajili de princesas y estrellas de rock! -Pero además si somos críticos hacia esa inmigración que viene sin papeles lo primero que deberíamos hacer es ayudarles para que no tuvieran que echarse a la patera. ¡Es tan triste que les recibamos con tanto problema cuando nos envían a lo mejor de sus familias! -Sobre todo por el sida. La sociedad es mayoritariamente musulmana y ha sido muy endógama por lo que el impacto del sida es menor que en el resto de Kenia, pero son muchos los niños huérfanos y los nacidos con el virus, de los que yo tengo bastantes. El sida ha sido el detonante de la regresión actual: África ha pegado un salto atrás, quizás de 100 años. Hace dos décadas el comercio del continente era el 10 del comercio mundial y hoy es menos del 1 además, el cambio climático compromete su economía de subsistencia basada en la agricultura y el pastoreo, creando nuevos ejércitos de pobres. -La mirada de los niños. Me los encontré muy machacados, pero con ganas de sonreír, de ser niños... El reto fue devolverles la niñez. Allí no había ninguna ong, como si sólo hubiera que echar una mano en catástrofes puntuales... -Vi a niños que vivían en la calle, dormían entre ruinas y buscaban por la basura algo que llevarse a la boca; luego, por la noche me los en- -Lo que ya sucede con la inmigración. Ocurre con la tuberculosis y se impone la vacunación de recuerdo. ¿Esa descapitalización humana causa estragos en Lamu? -Usted también pisó la isla por primera vez para una celebración. ¿Y qué llama a ese entierro a un productor discográfico de Miami con un Emmy bajo el brazo? -Bueno, lo del Emmy tampoco tiene mucho mérito porque me asocié con la persona idónea, Carlos Marmo, que ya tiene 6 ó 7. De él aprendí mucho y me lo pasé muy bien, pero cuando me encontré con Lamu me cambió la vida, sobre todo por la sensación de que se podía hacer tanto por muy poco, de que curar ¿Qué le hizo creer que merecería la pena el esfuerzo? -Pero África se muere cada día.