Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL ZOO DE PAPEL 22- 23 D 7 LOS DOMINGOS DE PIXI Y DIXIT Tengo cincuenta años, ¿y qué? VAMOS POR PARTES: O NEAL Sharon Stone. Actriz Si me preguntara si sigo siendo un puto, le contestaría que sí, aunque disciplinado El tiempo en que fue Barry Lyndon POR ROSA BELMONTE Julio Iglesias. Cantante Algunas mujeres no pueden resistir la tentación del hombre villano. Es cosa de juventud. Yo salí con algún idiota parecido. El tercero El número de septiembre del Vanity Fair (americano) es salomónico. Portada doble para Farrah Fawcett y Michael Jackson. Pero el que más destaca, dentro del reportaje sobre la primera, es Ryan O Neal, que gana el premio al tío más chungo (y todo contado por él mismo) Sienna Miller. Actriz AFP no ser otra que su propia hija, Tatum O Neal. Patético. Y más patético aún que el propio O Neal lo cuente en una entrevista en Vanity Fair En la que también nos adelantan que llama puta a Tatum y dice que no le importaría tener algún hijo menos porque su descendencia es una constante decepción: o están en la cárcel o deberían estarlo ¿Concedió O Neal esta entrevista bajo los efectos de las drogas- -que para él también son como de la familia- -o era consciente de sus actos y de sus palabras y trataba de llamar la atención y generar morbo? Hay quien lo hace para ganarse un dinerillo cuando hace milenios que no le llaman para una película. Y hay quien cree que cierta fama de caníbal de los sentimientos ajenos da glamour para ser estrella. O que hace progre. A caballo de esta filosofía arrasó en los años 70 Carl Bernstein, que todo lo que tiene de grandioso periodista lo tiene de bajito y de tripón. Ah, pero mientras estuvieron de moda el flower power y el Watergate no le faltó de nada. Entre otras muchas se pasó por la piedra a Elizabeth Taylor, a Bianca Jagger y a la esposa del embajador británico en Estados Unidos de la época, esta última cuando estaba casado con Nora Ephron, embarazada de su segun- do hijo. Nora Ephron escribió un libro donde ponía a Bernstein a caer de un burro y le presentaba como un marido capaz de enrollarse incluso con una persiana veneciana De aquel libro salió la película conocida en España como Se acabó el pastel ácidamente protagonizada por Meryl Streep y Jack Nicholson. Bernstein amenazó en reiteradas ocasiones con llevar a juicio tanto el libro como la película pero al final no se animó. Tampoco concedió ninguna entrevista sobre el tema a Vanity Fair De todo eso hace muchísimos años, veintidós de los cuales Nora Ephron los ha pasado casada con otro escritor, Nicholas Pellegrini, que para variar la ha hecho muy dichosa. Tanto es así que su última película, Julie Julia la Ephron no sólo constituye un cántico al buen comer- -la Julia de la película es Julia Child, que introdujo la french cuisine en los Estados Unidos- -sino al buen amor. A la felicidad conyugal llevada a extremos de incredulidad para algunos: ¿pero es posible seguir teniendo sexo a los sesenta años y hacerse fotos desnudos en la bañera- ¡a esa edad! -y mandárselas como tarjetas de San Valentín? Pues parece que no sólo es posible sino que empieza a vender en Hollywood y a matizar sensiblemente el famoso puritanismo norteamericano: ya no se trata tanto de no haber roto un plato, como de ser feliz no rompiéndolo. Lo más cool es estar enamorado de tu cónyuge y que se te caiga la baba con tus hijos. Como Angelina Jolie y Brad Pitt, aunque cada semana y media los tabloides los divorcien O como el australiano Eric Bana, que estrena película y para promocionarla nos recibe a solas en una habitación del hotel Waldorf Astoria el mismo día que se cumple su duodécimo aniversario de casado... Dios, qué guapo es este hombre, en pantalla y al natural. Pero eso mejor lo cuento la semana que viene. Papá Bones Aunque fue el suegro de Lynette Scavo en Mujeres desesperadas es su papel como padre de la doctora Temperance Brennan en Bones lo que lo mantiene activo profesionalmente más allá de sus apariciones como sufrido viudo. AP Barry Lyndon El biógrafo de Kubrick sostiene que Robert Redford fue la primera elección del director para Barry Lyndon Rechazó el papel, que fue a parar al segundo en la lista (una estrellaza tras Love Story Aunque no supiera montar a caballo. O Neal resultó perfecto. Como apasionado e inocente joven y como bon vivant. posterior. Sólo por su Redmond Barry merecería la pena su carrera. También por su colaboración con Bodganovich: ¿Qué me pasa doctor? Luna de papel y Nickelodeon En la primera incluso conseguía que Barbra Streisand hiciera reír. Suegro AP Dos de sus hijos lo hicieron suegro de celebridades por un tiempo. Tatum O Neal estuvo casada con el tenista John McEnroe y Patrick O Neal, el tercero de sus vástagos, lo estuvo con la actriz Rebecca de Mornay, con quien tuvo dos hijos. ¿Los Brad y Angelina de la época? El artículo de VF dedicado a Farrrah y O Neal empieza comparándolos con Angelina y Brad (por la unión de dos sex symbols) hasta que sus estrellas fueron empañadas por las drogas, la infidelidad y la patología familiar El primer comentario de un lector en la edición digital de la revista se escandaliza por la comparación, recordando la superioridad profesional de Brad y Angelina. Como si Brad y Angelina fueran Richard Burton y Elisabeth Taylor. Cuánta ignorancia.