Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ASÍ LO CONTÓ ABC 16- 17 D 7 LOS DOMINGOS DE GUINEA, LIBERADA o una dictadura, sino una tiranía menos. Las dictaduras pueden ser tiránicas o no tiránicas. Cabe en hipótesis, incluso, una tiránica dictadura de las mayorías democráticas. Alexis de Tocqueville lo apuntó y nosotros lo recordamos hoy, a propósito del confirmado derrocamiento de la decisión de una mayoría, de ese tirano sombrío y sanguinario que, en una década, ha hecho de la independencia de los guineanos- -los de Fernando Poo, los de Río Muni, los anobones y los corisqueños- -la más atroz de las servidumbres, el más sostenido terror y el más insufrible de los espantos. Macías Nguema, por la pericia de sus valedores, accedió democráticamente al Poder para daño de las intenciones descolonizadoras de España y para daño también de los propios guineanos. De inmediato le cupo demostrar cuáles eran las claves, rigurosa y clínicamente patológica, de su espíritu. Sin cultura y sin piedad, consolidado al calor de las expectativas que creaba para la entonces incipiente estrategia soviética en África, Macia Nguema se aplicó a la tarea de eliminar físicamente a las más sobresalientes cabezas de su entorno político. Chapeando (en Guinea, abrirse paso por el bosque a golpe de machete) chapeando, Macías fue deforestando su entorno de antagonistas cada vez más remotamente potenciales. Sus únicos oponentes vivos en el momento de producirse el derrocamiento han sido y son, aparte de los valerosos conspiradores, aquellos miles de guineanos que lograron escapar de su patria. Editorial de 7 de agosto de 1979 N ABC nuevo Gobierno son esperanzadores Tras el golpe de Estado, el pueblo guineano se ha lanzado a las calles para celebrar el derrrocamiento de Macías, según informó el propio Marcelino Oreja desde Brasil, donde acompaña a Suárez en su periplo iberoamericano. EL NUEVO HOMBRE FUERTE -El coronel Teodoro Obiang Nguema, que domina la situación en el país desde el sábado, al frente de la Junta Militar que se formó tras el golpe, se formó en la Academia Militar de Zaragoza y fue viceministro de Defensa antes del golpe. En algunos círculos oposicionistas guineanos se señala con cierta reticencia la proximidad del nuevo hombre fuerte al presidente Macías y se apunta que el golpe podría ser una mera acción teatral encaminada a establecer una con- tinuidad del actual régimen, aunque sin su fundador al frente. En este sentido, dirigentes oposicionistas declararon que el coronel Teodoro es el responsable de muchas deportaciones y muchos crímenes políticos cometidos en Guinea en los últimos años, incluso de militares que fueron compañeros suyos de promoción. (De nuestra Redacción) Sobre estas líneas, el ex presidente Francisco Macías, en la cárcel poco antes de ser ejecutado a los pocos días del golpe. De izquierda a derecha, partidarios del nuevo régimen conducen preso a un seguidor de Macías. Unos soldados curiosean en uno de los palacios de Macías. Las iglesias, que Macías había cerrado, vuelven a llenarse de gente