Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6- 7 D 7 LOS DOMINGOS DE que había visto a unos mochileros huir del lugar. Ya no hubo forma de contener la voracidad de las llamas hasta el 1 de agosto. Todos los elementos estaban en contra, no sólo el calor y el viento, también el terreno escarpado y la riqueza forestal de la zona, una joya que Chito conocía a la perfección. El lugar escogido y las condiciones climáticas propiciaron que el fuego se expandiera ladera arriba, en forma de abanico y a modo de efecto chimenea, lo que motivó que el foco inicial pronto se transformara en otros focos secundarios argumenta el fiscal de Medio Ambiente del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, Guillermo García- Panasco Morales, en su escrito de concreción de las imputaciones contra Juan Antonio Navarro Armas, fechado el pasado 13 de marzo. No hubo muertos, aunque sí una de las mayores catástrofes ecológicas de la isla. Se quemaron 19.291 hectáreas, según la Dirección General de Medio Natural del Gobierno de Canarias; fueron desalojadas 4.550 personas de los municipios de Tejeda, Mogán, San Bartolomé y Santa Lucía de Tirajana- -zonas de acampada y recreativas, un hotel, barrios enteros e incluso un zoológico- Las pérdidas en edificaciones- -ardieron más de cien casas- -y explotaciones agrícolas aún no han sido cuantificadas. Toda la Reserva Natural de Inagua se vio afectada, un 70 por ciento del Parque Natural de Pilancones y porcentajes menores de otros parajes protegidos, según consta en el informe del Seprona de la Guardia Civil. El guarda forestal aseguró que había visto correr a tres mochileros, luego dijo que eran dos. Los agentes encontraron una caja de cerillas en el lugar. En el cuartelillo se contradijo, flaqueó y acabó derrumbándose y confesando. Yo no quería quemar media isla, sólo llamar la atención y denunciar la falta de medios con los que trabajamos balbuceó. La empresa pública Gesplan llevaba contratándole desde al menos 2001 para esa tarea entre los meses de junio y septiembre, dentro del dispositivo de extinción y prevención de incendios. Cobraba 900 euros al mes; él aspiraba a cuidar el monte todo el año. La Guardia Civil lo detuvo y la titular del Juzgado de Instrucción Ardieron más de cien casas número 2 de Arucas, María Auxiliadora Díaz Velázquez, lo envió a prisión sin fianza, después de recorrer con el sospechoso la zona calcinada- -dicen que Juan Antonio no mostró la menor consternación- Desde entonces no ha salido de la cárcel de Salto del Negro. Antes de que se cumpliera el plazo máximo que marca la ley, el juez que está ahora al frente del caso decidió prorrogarle la prisión hasta que se celebre el juicio, tras una vistilla en la que estuvo presente el acusado. En el auto fechado hace dos semanas el juez afirma que no existen indicios de suficiente peso que aseguren que no se volverá a repetir esta situación si se le deja en libertad y añade que la tentación de abandonar la isla y sustraerse a la acción de la justicia es mayor debido a las penas que afronta. Tampoco ha cambiado su precaria situación socioeconómica, de ahí los temores. Está acusado de un delito de incendio forestal, pero si se considera además que puso en riesgo vidas, como así sucedió, es previsible que se enfrente a una petición de condena de entre diez y veinte años. La confesión que hizo a la juez podría mitigar esta pena. Más improbable es que sea considerado inimputable, como se llegó a especular. El guarda temporal no es precisamente una lumbrera. Introvertido y solitario, raro desde niño, excéntrico para complacer a los demás, según quienes le trataron en Tejeda. Llevaba unos años compartiendo casa con su pareja, a unos dos kilómetros del pueblo, y nadie se esperaba que se echara al monte para quemarlo. Sin embargo, su propio abogado alegó en la vista que no reúne el perfil de un pirómano El informe forense lo avala y asegura que Juan Antonio sí es imputable: sabe distinguir el bien y el mal, pese a su simpleza y además tenía varios cursos de formación y títulos en prevención y extinción de incendios. Y aún más: conocía de sobra, por su trabajo y porque se ha criado allí, que estaba condenando a cenizas una joya natural. Juan Antonio Navarro será juzgado por un Tribunal del Jurado, posiblemente en la primavera de 2010. El listado de perjudicados es enorme y la causa principal de la dilación del proceso. La Fiscalía aún no ha podido cuantificar con exactitud los daños, dado que está pendiente la pericial que acredite quiénes son los perjudicados físicos y jurídicos. A Gesplan, la empresa pública que contrató a Chito y al Cabildo se les pedirá que se hagan cargo de la responsabilidad civil subsidiaria y solidariamente. En el juicio habrá mucho dinero en juego, ese dinero que llevó a un vigilante del monte a acabar con los pinares entre los que se había criado. Excéntrico y solitario Es uno de los pocos incendiarios que hay en prisión y se enfrentará a una condena de hasta veinte años. Los forenses dicen que no está loco, no es un pirómano, y es imputable En busca de un contrato fijo, prendió fuego a unas pinochas. El fuego se descontroló y devoró 19.291 hectáreas en una zona protegida; hubo que desalojar a 4.500 vecinos