Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2 8 09 ASÍ LO CONTÓ ABC 18 DE JULIO DE 1969 Hace 40 años moría la secretaria de Edward Kennedy, Mary Jo Kopechne, después de que el vehículo conducido por aquél cayera a las aguas que rodean a la isla de Chappaquiddick. Un incidente en el que se multiplicaron los interrogantes sobre la conducta de Edward. Así lo contó ABC Tragedia en Chappaquiddick ste país presenció anoche en sus pantallas de televisión la escena más increíble de su historia: un joven político, la gran promesa del partido demócrata, confesando sombríamente que en la noche del viernes al sábado de la pasada semana, durante nueve agónicas horas, vivió atormentado por el dolor, el miedo, la duda, la tortura, el pánico, la confusión y la extenuación preguntándose en su angustia si no hay una horrible maldición sobre todos los Kennedy Quien hablaba, con lágrimas en la voz, era el senador por Massachusetts, Edward Kennedy, la joven estrella demócrata, heredero de la leyenda, las ambiciones y las tragedias de sus hermanos mayores asesinados ¿Qué había sucedido? Una fiesta de amigos en un cottage de Massachusetts, después de una regata de balandros. El senador y una de sus activistas, la señorita Mary Jo E Kopechne, bonita y entusiasta, solos en la noche en un automóvil conducido por el senador, que deja a su chófer en el cottage para acompañar a su pasajera al transbordador que ha de conducirlos a los dos a la isla de Vineyard, el inexplicado abandono de la carretera asfaltada y señalizada que conduce al ferry un camino estrecho y polvoriento, entre cañaverales, que conduce a un puentecillo destartalado de madera, sin barandillas ni señales, y el salto del vehículo al agua, a una velocidad excesiva, ruedas arriba, a una profundidad de más de dos metros, con fuerte marea, en la oscuridad. El senador, según su versión, consigue salir del vehículo sumergido, donde estuvo a punto de ahogarse, se tira varias veces al agua, tratando de salvar a su pasajera, abandona exhausto, se tiende en la orilla y por fin se incorpora, regresa a pie a cottage de la fiesta, pide a dos de sus íntimos amigos- -ambos abogados- -que le acompa-