Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2 8 09 FIRMAS tempura de ortiguillas en Sushi 99 y citar un apotegma no se sabe si clásico: es el consumo quien pone de verdad fin a las recesiones y asegura el crecimiento económico. La Bolsa, un poco mejor, gracias. China es un gigante que pacta de tú a tú con EE. UU. El vicepresidente chino Wang Qishan (dcha) y un consejero en Washington AFP a mutación dialéctica que va de series radiofónicas como Matilde, Perico y Periquín en los cincuenta a las series televisivas de la época zapaterista transcribe la distancia entre el famelismo de posguerra que representaba el personaje de Carpanta y la actualidad masculina del gimnasio juvenilista y depilador. De los cincuenta era también El criminal nunca gana elemento para la nostalgia si cargamos las tintas en el garantismo que tanto desconcierta a la opinión pública. Lo mismo va de Periquín a los brotes descarnados de violencia infantil. Del saque insaciable de Carpanta a los primores de una dieta sin sal: de la radio con cortinillas al Facebook. Será por eso que el público no se prenda del nuevo cine español. Matilde, Perico y Periquín L LA SEMANA EN UN BLOC Un Montilla secreto osé Montilla es un ser tan evolutivo como respetable, como lo es el ministro Moratinos. Después de haber tenido que aguantar todas las pijerías impertinentes del maragallismo, Montilla ahora se acerca a Madrid y reinventa España una vez más, prácticamente como si fuese Pujol o Maragall. Se suponía que iba a ser un presidente no- esencialista, de un catalanismo laico, un mix de inmigración y Cataluña de segunda generación, un hombre generalmente monolingüe que ahora prefiere tropezar con la sintaxis catalana para que no digan. Después del gran desacato constitucional de octubre de 1934, el entonces presidente de la Generalitat, Lluís Companys, comentó: Ahora no dirán que no soy lo bastante catalanista ¿Es eso lo que mantiene tan rígido, compungido y contrito, a Montilla? Quizás también sea la tenaza de ERC o hay algo más, como saber que CIU le gana en votos. Sí, Montilla es una personalidad evolutiva, pero no siempre se sabe hacia donde, entre el papeleo de virreinato y las bolsas de votos. Si antes criticaba la hispanofobia, hoy ve brotes catalanófobos. Con un sonreír incompleto aquilata bloques de poder. Sus cálculos son pacientes, al detalle, mientras trotan los hombres fuertes del PSC como una manada de búfalos que hace temblar esas cristaleras modernistas El mundo temblará or una parte, China como gigante que pacta de tú a tú con los Estados Unidos; por otra, una economía que tanto crece como crece, pero con un sistema bancario opaco y endeble. Quién sabe cual es la China más real. Quién sabe para cuando será China algo equiparable a un Estado de derecho. Con miles de millones en bonos del Tesoro USA en manos del ahorro chino, el G- 2 estará obligado a sesiones de mañana, tarde y noche. La angustia de la recesión global ya anda buscando doctrina para unos tiempos mejores. Algo tendrá que decir Confucio. J que Barcelona se pone para todavía sentirse más europea que el resto de España. P VALENTÍ PUIG loomberg. com atribuye a la necesidad y elección concreta de aliados parlamentarios la debilidad de Zapatero si acaso desease una reducción del déficit galopante. Le apoyan en la Carrera de San Jerónimo grupúsculos políticos manifiestamente partidarios de gastar mucho más y no mucho menos, por su naturaleza clientelar e incluso por importarles poco la economía del Estado y sí la de su territorio particularista, o de su parcela electoral. La evaporación de los superávits sólo ha merecido el olvido. ERC, ahora en manos de Ridao en Madrid y de Puigcercós en Cataluña, aprieta y ahoga de modo poco subliminar, pero de tal modo que la soga parece tener unos efectos anestésicos en la veterana mentalidad socialista de Montilla. Recesión con ERC B Valor añadido n los condados libres de internet, el impagable analista económico S. McCoy se despide de sus muchos seguidores hasta finales de agosto para unas vacaciones bien merecidas en Zahara de los Atunes, donde hace poco quien esto firma se tomó un baño de medianoche junto al chiringuito La Luna, allí, ante las costas premonitorias de África. McCoy se va no sin antes recomendar justamente la E n las postrimerías de Fleet Street- -la calle de la prensa londinense- -uno todavía podía atisbar apretujándose en El Vino los rostros incandescentes de muchas primeras firmas de la prensa británica, selectamente entregadas a la norma del abuso etílico que ha caracterizado la tipología periodística. Cierto, cuesta acostumbrarse a la cerveza tibia. Antes de Margaret Thatcher, la desorbitada presión sindicalista en la vida de los periódicos fue desplazando las sedes de los grandes de la prensa londinense hacia las zonas reconvertidas al borde del Támesis, hasta que esta semana la Agencia France Presse finalmente también se mudaba, como Reuters se fue. Algo también era distinto en el ABC con sede en Serrano. El resto lo ha sentenciado el anti- tabaquismo. www. valentipuig. com E Cuando era Fleet Street