Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 D 7 LOS DOMINGOS DE s Febrero de 1976. En conversación con el secretario general de la OTAN, Joseph Luns, (izqda) y con el jefe de las fuerzas aliadas en Europa, general Alexander Haig (centro) Octubre de 1983 en el banquete Don Juan de Borbón estrecha que ABC ofreci ó al Conde de la mano de Areilza Barcelona en el Nuevo Club Octubre de 1981 Con D on Juan Carlos Febrero de 1982. Areilza visita a Margareth Thatcher como presidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa Tena felicita a Diciembre de 1987. Guillermo Luca de ñola su ingreso en la Real Academia Espa Areilza tras un análisis sobre el porvenir de nuestra lengua para la que pedía protección y defensa. Ya entonces señalaba que el gran desafío que va a sufrir el castellano necesitará de esas ayudas ya que con el aumento de la demografía hispana quedará como uno de los idiomas más hablados del mundo. Recuerdo en aquel acto a Julio Caro Baroja y a Guillermo Luca de Tena, dos de sus amigos de siempre. La contestación correspondió a Joaquín Calvo Sotelo que hizo en nombre de la Corporación un discurso brillante y apasionado. José María de Areilza fue sin Ingreso de José María Areilza en la Real Academia Española, en una ceremonia presidida por los Reyes Diciembre de 1992. En un intercambio de opiniones con el escritor Francisco Umbral FOTOS: ABC duda el político que ha dejado una huella más profunda en la articulación de la derecha civilizada y democrática en España. Al lado de su brillante carrera como político, como embajador, de sus anécdotas en la Argentina de Juan Domingo Perón y de Evita, o en el Washington de los años cincuenta, o en el París de Charles de Gaulle, de su papel decisivo en las negociaciones para el ingreso de España en la ONU, de sus convicciones monárquicas y su ideario reformista, yo, en esta hora del centenario, quiero recordar al hombre cálido, humano, sensible, que escribía aquellos artículos impresionantes donde no solamente se aprendía tantísimo de historia sino que podía uno emocio- narse con la belleza lírica de sus descripciones paisajísticas. No olvido las páginas en las que se despide de la casa en que vivió treinta años y donde nacieron sus hijos y agonizó Mercedes, su mujer. Es una maravilla de primor literario. Ese José María de Areilza pensador y poeta seguirá permanentemente vivo.