Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2 8 09 ACTUALIDAD España en bajador de a, nuevo em nto a la Casa Blanca ilz de 1945. Are nsa ju Noviembre os, charla con la Pre id Estados Un José María de Areilza Memoria de un gran liberal e istro de Asuntos Exteriores Abril de 1976. Como min Pablo VI recibido en audiencia por Julio de 1960. Junto a Charles de Gaulle tras la presentación de cartas credenciales como embajador un centro ejo (C) y rucción de En la const (I) Félix Pastor Ridru de 1978. Noviembre Junto a Manuel Fraga ta. reformis rio (D) Alfonso Oso 1979. Junto a Fe saliente del Co rnando Álvarez de Miranda (D ngreso y su su cesor Landelino) presidente Lavilla (Viene de la página anterior) María de Areilza- -que llegaría a académico de la Española- -era un excelente escritor y un brillante articulista. Habría que agavillar sus Terceras de ABC y nos encontraríamos con un libro bellísimo donde este gran señor de España sabía poner el dedo en la llaga de los asuntos más arduos de la política hispánica y de sus conocimientos profundos sobre la realidad internacional. Eran unos textos magníficos donde desfilaban personajes, hombres de pensamiento, análisis políticos, llenos de una agudeza, de una clarividencia que hoy impresiona. Y luego estaban aquellos relatos de viajes donde el gran escritor que era Areilza describía paisajes que eran verdaderas páginas poéticas. Firmaba habitualmente en la Tercera. Allí, como digo, derrochó en artículos su larga experiencia política y su profunda sensibilidad literaria. Uno de esos artículos, Helicópteros en San Pedro publicado en ABC el 9 de marzo de 1969, mereció el premio Mariano de Cavia. Y Premio Mariano de Cavia estaban sus páginas sobre el País Vasco. Eran un modelo de amor a la tierra, de defensa de sus tradiciones, de conocimiento de su historia. José María Carrascal nos dijo que José María de Areilza fue un personaje del siglo XVIII trasladado al XX aunque había aprendido las amargas lecciones del XIX. Posiblemente. Siempre guardaré de José María de Areilza el recuerdo de la afabilidad de su trato, de sus lecciones de profundo liberal, de su cultura honda y callada de un auténtico conocedor de la historia que supo- -cuando le tocó vivirla- -promoverla con tino y generosidad. Me duele que a veces al hablar de la Transición se oculte intencionadamente el nombre de José María de Areilza. Porque él supo como nadie lo que había que hacer para pasar en España de un régimen personal y autoritario a la Monarquía y a la libertad. Quizás ese silencio y ese olvido se deban a que Areilza no fue jamás un hombre de partido sino como decía Antonio Garrigues Díaz- Cañabate un hombre de sabiduría, un hombre moral no al servicio de nada interesado ni partidista sino rigurosamente al puro servicio de España, en una forma política de Monarquía constitucional y parlamentaria, que era lo que tenía que ser, lo que ha sido y lo que seguirá siendo Cuando uno contempla sus libros, Luis XIV el Rey Sol Figuras y pareceres A lo largo del siglo Escritos políticos Paisajes y semblanzas Diario de un ministro de la Monarquía sin olvidar- ¿por qué hay que hacerlo? -sus Reivindicaciones españolas que escribió en colaboración con su coetáneo Fernando María Castiella, no es de extrañar que fuera elegido por unanimidad miembro de número de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas y por sus perfiles humanísticos y literarios ocupar un puesto en la Real Academia Española. Aquí ingresó en 1987. El acto lo presidieron los Reyes. Su discurso de recepción fue Defensor de nuestra lengua Me duele que a veces al hablar de la Transición se oculte el nombre de Areilza. Porque él supo como nadie qué había que hacer para pasar de un régimen personal y autoritario a la Monarquía y a la libertad