Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2 8 09 ACTUALIDAD Del abuelo canguro al abuelo banquero Con motivo del Día de los Abuelos, la Asociación Edad Dorada Mensajeros de la Paz ha rendido homenaje a esos hombres y mujeres que tanto nos han dado y ha presentado ante la sociedad la figura de los abuelos para que se les valore y reciban el cariño y respeto de su entorno al tiempo que ha lanzado una llamada de atención sobre las necesidades y carencias de la población mayor La crisis económica ha modificado los hábitos de vida familiar y ha introducido nuevas formas de solidaridad, segun el informe de Mensajeros de la Paz. Todos los grupos de edad consultados reconocen que reciben más ayuda de los abuelos que las que ellos les prestan, aunque la ayuda dada por los hijos y nietos a los abuelos va aumentando con la edad, debido al incremento de la dependencia de los más mayores. Con todo, todavía queda mucho por andar en la consideración de los mayores. De las conclusiones se deriva además que, con los problemas económicos, hemos pasado de la figura del abuelo canguro a la del abuelo banquero Esta nueva figura de grand parent pone de relieve cómo, a pesar de todos los pesares y de las bajas pensiones que reciben en muchos casos, también ayudan económicamente a los hijos. Un abuelo enseña a un grupo de chiquillos cómo se jugaba y se divertían en sus tiempos DE SAN BERNARDO Abuelos Baluartes de la sociedad abuelos, aunque en estos tiempos también puede aparecer un cierto interés económico. Y a veces es inevitable que se rebelen contra las historias de sus antepasados. Claro que no menos rebelde y celoso de su independencia es José, jubilado de 74 años y coordinador del Proyecto Madurez Vital de CEOMA, que no quiere ser esclavo de sus nietos ni considera una obligación atenderlos. No tenemos una misión asumida. Es una cuestión de necesidad, gusto o funcionalidad sostiene. El papel del abuelo es vivir su vida... y, circunstancialmente y llevado por vínculos afectivos, puede atender a los hijos de sus hijos Tras lo que puntualiza: Voy a ver a mi nieto cuando tengo que verle; a veces... cuando tengo mono del niño. Es una necesidad En cuanto a la influencia en la educación de los niños, José sostiene que como no eduquen los padres, tú no lo puedes hacer Y advierte de que, debido a los diferentes tipos de familia que existen, a la hora de ayudar hay que distinguir entre el gusto por hacer algo y la necesidad de hacerlo porque en época de crisis la ayuda de los abuelos se convierte en una necesidad económica Además, para ayudar hay que querer, saber y poder Lola y Antonio cuidan todos los días a cuatro de sus nueve nietos. No les queda más remedio porque sus hijos trabajan y ellos son los que hacen posible la conciliación laboral y familiar. Desde las siete y media de la mañana a las cinco de la tarde alimentan a los niños, los llevan y recogen del colegio y atienden todas sus necesidades. Y Si a las siete y cuarto de la mañana suena el teléfono, es que alguno se ha puesto enfermo y nos lo traen su padres para que lo atendamos mientras ellos trabajan Educar con el ejemplo tiene unos espléndidos resultados, porque se trata de transmitir a los niños los principios fundamentales de la vida y de la familia lo encuentran normal. De esta manera nos ayudamos en la familia dice Lola, que resta importancia a su dedicación. A la pregunta de si se tambalearía la familia sin su ayuda y la de su esposo, responde que nadie es imprescindible por más que ella sí que lo sea para los suyos. Los nietos de Lola son todavía pequeños- -el mayor tiene doce años- -y exigen una alerta constante. A veces nos reunimos nueve personas a comer pero los chicos son buenos y obedientes y les encanta venir a casa Baste una anécdota de esta familia para ilustrar la constante dedicación de los mayores. Si a las 7.15 de la mañana suena el teléfono, es que alguno se ha puesto enfermo y nos lo traen su padres para que lo atendamos mientras ellos trabajan Lola oculta su cansancio, pero señala que su marido lo sufre más, porque ya son setenta y nueve los años que tiene. No busca ni espera compensaciones. Ya las tengo con los míos El reconocimiento quiere que vaya para todos los Sorpresa al amanecer abuelos, en plural: Hacen una labor fenomenal, muchas veces no reconocida Y como quien piensa en voz alta, nos habla de quienes pese a los años cuidan de sus nietos como si fueran jóvenes. Bajo al parque y veo abuelos francamente cansados y con miedo de que no puedan seguir el ritmo de los niños y pueda pasarles algo Entre los inmigrantes el papel de los abuelos es, si cabe, más sacrificado. Deben quedarse en sus países a cargo de los niños después de que sus hijos partieran en busca de una vida mejor en España. Es el caso de Melchora, una mujer del altiplano boliviano que ha superado los setenta años y cuida de ocho nietos y un biznieto. Sus hijos y nietos- -unos más que otros y no todos ellos, a decir verdad- -le envían mensualmente dinero para que alimente a las criaturas y cubra sus necesidades más elementales. Pero la tarea no es fácil, y no sólo desde el punto de vista material. Los niños crecen y las dificultades y problemas de la adolescencia también. El apoyo es escaso y la edad no perdona. Su tarea es doblemente heroica.