Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA ENTREVISTA 14- 15 D 7 LOS DOMINGOS DE -Con la Escuela Universitaria Real Madrid van a fomar ustedes a los vargas llosas, benedettis, garcía márquez, grisolías del futuro... -Ese afán por reconocer que es imperfecto, y explorar campos que te ayuden a ir eliminando y reduciendo esa distancia con la perfección, que es imposible. La inquietud constante y el estímulo por ser cada día mejor creo que son imprescindibles. Cuando uno llega a jugar en el Real Madrid es porque ha eliminado muchas barreras y ha superado muchas vallas. Si no, es imposible. Tenemos un carácter competitivo, indiscutible, que también hay que llevarlo a otros órdenes de la vida, no sólo al futbolístico. -Los grandes, sí. Piensan. De todas maneras hay mucho de intuición. Y la intuición es algo que emerge, como la sabiduría natural, ¡chasss! espontáneamente, sin pensar. Yo, por ejemplo, no pensaba sobre el campo, actuaba. Por lo tanto, sí son importantes la mente o el cerebro cuando ha terminado el partido. -Porque el fútbol es cultura, como sostenía días pasados en estas mismas páginas Don Alfredo, el Dios del fútbol, Di Stéfano: se piensa con la cabeza y se juega con los pies. -Lo importante en el individuo es la persona, no el personaje. El jugador un día termina su carrera y la persona tiene que continuar el camino de la vida. Esa inquietud hay que alimentarla permanentemente. Me gustaría mucho que los deportistas tuviesen esa inclinación. Su ejemplo hoy también sería muy bueno para toda la juventud. -Para ordenar tu vida, para elegir las compañías, para tener la disciplina adecuada, para ser un buen profesional. En el campo yo no sé si Messi piensa, sinceramente, habría que preguntárselo a él. ¿Para qué? El Real Madrid está por encima de todo el que venga. Es verdad que, poco a poco, entre todos contribuyen a que sea más grande. Pero el Real Madrid es la montaña -Él es el Real Madrid. Hay dos hombres en la Historia de nuestro club: uno es Santiago Bernabéu y el otro Alfredo Di Stéfano. Ahí comienza la gran historia del Real Madrid. En el año 1953, cuando Santiago Bernabéu contrata a Alfredo Di Stéfano, se abre un nuevo capítulo en la Historia del club, que aún perdura, gracias a él, gracias a ese legado que dejó ahí en ese terreno de juego, y que el resto de las generaciones que hemos venido después hemos intentado mantener. Pero fue él quien estableció ese comportamiento, esa manera de ser, esos valores que son los que al final han hecho del Real Madrid el mejor club del siglo. -Sí, en el ámbito internacional no tiene el palmarés de Pelé o Maradona, pero para nosotros Alfredo Di Stéfano es el más grande. -Pero se miraría en el espejo cónvavo- convexo de Alfredo Di Stéfano. Yo tengo muchas dudas. Por lo tanto, yo no pensaba, con lo cual soy en ese sentido un mal ejemplo. -No, yo no quiero trascender. Cuando empecé, en el segundo equipo, yo estaba en la Universidad. Y cuando subí al primer equipo hubo algo que marcó mi vida. En ese vestuario estaban Mariano García Remón y Vicente del Bosque. Yo subo en febrero y ellos se retiran en junio de 1984. Entonces, yo veo aquello, y pienso: ¡Caray! Ellos que han estado aquí trece años, que yo los he coleccionado en cromos, se van. Eso me va a pasar a mí Y comprendí que había que seguir en la Universidad como un león. Ese día me planteé cómo iba a ser mi vida cuando yo me retirase. Y más o menos pensaba en los 35 años. Como no sé qué iba a pasar con mi vida, me dije: voy a terminar mi carrera y ya veremos lo que pasa. Eso siempre lo tuve presente. ¿Se veía como bicho raro por estu- -Un grande entre los grandes ¡sin jugar ni un Mundial! diar o leer en las concentraciones previas a los partidos del domingo? -A veces no oíamos halagos. -Es que yo creo sinceramente que el Real Madrid está por encima de todo aquel que venga. Es verdad que, poco a poco, entre todos contribuyen a que sea más grande- -yo creo que Florentino hace más grande al Real Madrid- pero el Real Madrid es la montaña. Es verdad que la montaña cada vez es más grande, pero el río cuando llega al mar es mar, no el mar es río. Esto siempre hay que tenerlo presente. -El deporte en general, o el fútbol, que es lo que conocemos nosotros, en realidad no deja de ser una empresa con una actividad muy especial. A la presentación de un futbolista como Cristiano Ronaldo acudieron a principios de mes 90.000 personas. ¿Por qué? Porque hay pasión, porque las emociones ocupan un lugar central. -Parafraseándole (a usted) ¿el Madrid es hoy un ser superior con Cristiano Ronaldo, Kaká, Benzemá... -Todo lo contrario. Pertenece a la persona. Cuando abres un libro comienza una aventura, un goce. La experiencia de leer me gusta mucho, y descubrir nuevos mundos, nuevos personajes, identificarte con una línea de pensamiento o no... Todo eso va vertebrando tu personalidad, con lo cual es el dominio del lenguaje, del idioma, es riqueza. -Una novela de uno de nuestros directivos, José Manuel Otero Lastres, La niña de gris Y unas biografías en inglés, para mantenerlo vivo. -Soy bastante perfeccionista, aunque a veces es un problema porque me hace sufrir. Creo que tiene que ser así. Cada uno actúa conforme a una manera de entender la vida, y para sentirse a gusto consigo mismo. A fin de cuentas, uno vive consigo mismo y también con los demás. -La esencia es que hay una persona que recorre un camino y, de repente, te ponen la chaqueta de jugador de fútbol y después de doce años te la quitas. Luego te ponen otra... Así interpreto la vida. No es que yo me enganchara a la vida después de... No, es que mi vida en ese momento tenía una actividad especial, que era el fútbol, pero era una parte de mi vida, quizás la principal. Ahora, quizás la parte principal de mi vida es el Real Madrid otra vez, en las oficinas, ayudando al club... Y cuando salga de aquí me permitirá recorrer otros caminos que ahora me lo impide el Real Madrid porque absorbe gran parte de mi tiempo. Lo importante es tener ese afán por aprender, descubrir, participar de aventuras y esperar que la vida te empuje. Porque al final, desde mi punto de vista, es la vida la que decide. -El intelecto no tiene por qué estar divorciado del músculo. ¿Qué lee últimamente? -El fútbol será la próxima burbuja, ausculta el sabio Santiago Grisolía. ¿Por qué usted siempre lo ha hecho todo en serio? ¿Se considera usted un símbolo del Real Madrid? -Madrid y España, porque nosotros representamos a nuestro país con mucho orgullo. Fue bueno para Madrid y para nuestra nación. -La marca Real Madrid abrió el día de esa catarsis colectiva todos los noticiarios del mundo... El fútbol es algo más que un estado de ánimo. ¿Es difícil engancharse a la vida después del fútbol? -No, me parece muy pretencioso. Sí es verdad que mi vínculo con el Madrid es muy fuerte. Más mi vínculo con el Madrid que el Madrid conmigo. El Real Madrid es demasiado grande, con lo cual nosotros tuvimos la suerte de formar parte de una pequeñita historia del club, pero el club es el gran catalizador, y nosotros somos chinitas que pertenecen a la montaña. El club es un gigante, y el honor de haber pertenecido al equipo es nuestro. ¿El Buitre, como futbolista, tenía inquietud por trascender?