Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 D 7 LOS DOMINGOS DE A la izquierda, una de las iglesias quemadas durante aquella explosión de anticlericalismo. Junto a estas líneas, uno de los reservistas movilizados para la guerra de África. Las escenas de despedida eran especialmente patéticas cuando éstos eran padres de familia. La impopularidad de esa guerra tuvo mucho que ver con aquel estallido de rabia. Abajo, las intervenciones de la fuerza pública eran constantes que se describen fiestas caseras o cenas en los terrados como pasatiempo. Algunos acudieron al Ayuntamiento para informarse, pero pocos bajaron a la calle. La iglesia catalana había jugado el papel de consorte y cómplice de esta burguesía emprendedora e industrializadora y en el momento del estallido popular fue una de las primeras en verse atacada, quizá porque las clases populares la veían no como la iglesia de los humildes- -como pregonaban algunos- -sino como impedimento a la libre instrucción y progreso social. Una iglesia que fue cómplice también del nacionalismo catalán interesado, que bendecía a los reservistas que marchaban a morir en guerras coloniales por intereses de las oligarquías. El balance en Barcelona fue de 14 iglesias, 33 escuelas religiosas y 33 conventos quemados. Murieron 8 soldados y oficiales, 3 religiosos y 106 civiles. Más de 2.500 personas fueron detenidas, y de ellas 1.725 fueron juzgados. Hubo 59 condenas de cadena perpetua, 5 ejecutados y más de cincuenta maestros laicos desterrados. El presidente, el anticlerical y el ajusticiado Antonio Maura En 1909 era presidente del Gobierno por el Partido Conservador. En esta época llevó a cabo un vasto programa de reformas legislativas, pero su dureza con los detenidos tras los violentos hechos de la Semana Trágica motivaron su dimisión después de una campaña internacional de protesta por la ejecución de Ferrer i Guardia. Alejandro Lerroux Este periodista cordobés tuvo una gran influencia sobre el proletariado y fue el primer político que organizó una sección femenina en su partido: Las Damas Rojas. El anticlericalismo y el republicanismo fueron sus banderas. Sus seguidores impulsaron la laicidad y el librepensamiento. Muchos de sus militantes acudieron a las barricadas. Ferrer i Guardia Este ferroviario republicano vivió en París dando clases de español. Allí conoció los modernos métodos pedagógicos y el anarquismo revolucionario. Llegó a Barcelona en 1901 y fundo la Escuela Moderna. Era una escuela coeducadora, laica y racionalista. Fue condenado a muerte acusado de ser el instigador moral de la Semana Trágica.