Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2- 3 D 7 LOS DOMINGOS DE Agosto 1980. El Rey abraza a su hija, la Infanta Doña Elena, que entonces tenía 16 años. Agosto 2006. Los Reyes, con Doña Elena y sus tres nietos mayores: Felipe, Juan y Victoria un día de regatas ni de lejos la enorme presión mediática de los últimos años. Al Rey no parecía importarle que le hicieran fotos en traje de baño, practicando windsurf o lanzándose de cabeza al mar, y esas imágenes tampoco ocasionaban ningún revuelo, sino que eran vistas por la sociedad española con toda normalidad. La Reina salía a navegar en un pequeño velero o se iba de compras por el centro de Palma sin que la persiguiese una legión de fotógrafos, mientras el Príncipe y las Infantas disfrutaban con cierta intimidad de su vida de niños primero y de jóvenes después. Pero hace ya muchos años que todo eso cambió. Ahora, la isla ya no necesita que la visiten figuras internacionales para darse a conocer como destino turístico. Pero hubo un tiempo en el que hasta los Príncipes de Gales, Carlos y Diana, fueron invitados de honor de los Reyes. Aquellos veranos de finales de los años ochenta, las fotos de Mallorca se difundieron por todo el mundo. Hoy los españoles también conocen con detalle a la Familia Real y cada vez son menos frecuentes- -quizá también, menos necesarias- -las sesiones fotográficas en su residencia veraniega. Lo que se mantiene como una tradición es la regata de la Copa del Rey, que este verano cumplirá 28 años y que ha convertido a Mallorca en una referencia mundial de la competición náutica. La regata, la más importante del Mediterráneo y en la que participan fielmente el Rey y el Príncipe, ofrece también a los medios de comunicación la oportunidad de obtener unas imágenes informales y deportivas de la Familia Real. Es cierto que son las mismas fotos de todos los años con ligeras variaciones, pero también son unas imágenes esperadas cada verano por parte de una sociedad que está saturada de noticias desagradables y pronósticos pesimistas. Después de los agrios debates políticos, los sucesos, los incendios y la crisis económica, las imágenes de la Reina rodeada de sus nietos, o de los Príncipes con las Infantas Leonor y Sofía, producen un efecto relajante en muchos españoles. Otros años por estas fechas la Familia Real ya se había trasladado al Palacio de Marivent, pero este verano no se desplazarán a Palma hasta el próximo fin de semana, justo antes de que empiece la regata. Esta reducción de la estancia en Mallorca hay quien la interpreta como un gesto ante la crisis económica. Un gesto que siempre sería simbólico, pues la Jefatura del Estado se mantiene en funcionamiento todo el año, ya sea en Madrid o en Palma. Por eso, siempre se ha Estancia más corta dicho que el Rey traslada su residencia oficial en verano al Palacio de Marivent, en lugar de que se va de vacaciones. Eso significa que, junto a la Familia Real, se traslada a Mallorca una pequeña parte- -la mínima necesaria- -del personal de Zarzuela y que en la isla se mantiene la actividad diaria de despacho y la infraestructura necesaria para el funcionamiento de la Jefatura del Estado. Con ese fin, el jefe de la Casa del Rey, Alberto Aza, y el secretario general de la Casa, Ricardo Díaz- Hochleitner, se turnan durante las vacaciones. Hasta ahora, también se han respetado rigurosamente los dos despachos de verano- -uno a principios de agosto y otro a finales- -del presidente de Gobierno con el Rey. Tanto Suárez como Calvo- Sotelo, Felipe González, José María Aznar y Rodríguez Zapatero se (Pasa a la página siguiente)