Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 7 09 ASÍ LO CONTÓ ABC 12 DE ABRIL DE 1924. Cuando el tren expreso de Andalucía llegó a la estación de Córdoba, se descubrieron los cuerpos sin vida de dos funcionarios que custodiaban el correo. Fue una chapuza de asalto y un sangriento suceso que conmocionó a la opinión pública de la época. Así reconstruyó los hechos ABC El crimen del expreso osé Sánchez Navarrete conoció hace algún tiempo a Vicente Sánchez Molina, y a los pocos días les unió ya amistad íntima, quizá por observar Vicente Sánchez la misma vida licenciosa y depravada de Navarrete, quien atravesaba una difícil situación de dinero. Y como su amigo tampoco lo tenía, Sánchez Molina lo presentó a su hermano Honorio para que éste saliese fiador de él, y de esta forma un prestamista a quien él conocía le facilitase 3.000 pesetas. Pasado algún tiempo, la situación de Navarrete era cada vez más angustiosa por la deuda contraída. Honorio aconsejó entonces a Navarrete, como único medio de pagar la deuda, que éste desvalijase el coche correo, valiéndose de su amistad con los ambulantes. Honorio dijo que era necesario buscar otros ayudantes y Navarrete se acordó de un amigo suyo, llamado Donday, gran conocedor de cómo se pre- J paraban toda serie de drogas y narcóticos. Donday daría el narcótico a los ambulantes en el trayecto de Madrid a Aranjuez, y al llegar a Aranjuez buscaría a Navarrete, y éste le preguntaría qué tal hacía el viaje, y si Donday respondía que bien, es que ya iban dormidos los ambulantes, y Navarrete pasaría al coche correo para desvalijarlo. En Aranjuez, los criminales logran el acceso al coche- correo. Sobreviene el doble asesinato. Los asesinos escapan en Alcázar, y en auto regresan a Madrid. Una vez en la calle de Embajadores, entregaron a Donday el maletín que contenía el dinero, y juntos se dirigieron a la casa de Teruel, donde procedieron a efectuar el reparto de lo robado, y donde entregaron a Donday las 3.000 pesetas convenidas. En casa de Teruel, los asesinos su- frieron un desencanto al ver que la cantidad de lo robado no ascendía a lo que ellos esperaban. Terminado el reparto, Navarrete se despidió de Donday, que salió en el rápido de las nueve para París. En el momento de despedirle le dijo que el asalto al coche correo había sido un fracaso horroroso. Antonio Teruel se dedicó a ir po- Izquierda, Antonio Teruel, personaje habitual de los bajos fondos, uno de los asesinos. Se suicidó cuando el cerco policial se estrechó a su alrededor. Arriba, su mujer, Carmen. Derecha, casa de vecindad en la calle Toledo, donde vivía