Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24- 25 D 7 LOS DOMINGOS DE esos grandísimos campeones. -Es cierto. Es el primer título de España en esta categoría (WBA) Estoy superorgulloso de ello. -Es una pequeña broma de cuando empecé a boxear en amateur. Me decían que era un chico muy guapo como para que me explotaran la cara boxeando. Que si me iban a aplastar la nariz, o hacer cortes por todos los lados, y así medio en broma pues se me quedó el mote. -Desde luego. Aunque desde fuera y desde el desconocimiento se puede ver violento o agresivo, es un deporte extremadamente noble porque no hay odio alguno. Se respetan las normas a rajatabla. Lo primero que tiene que tener un boxeador es respeto al contrario. -La afición me viene desde pequeñajo, con mi padre, que era gran aficionado al boxeo. Veíamos todos los combates, íbamos a las veladas. Desde pequeñito en mi casa el boxeo ha sido como el deporte rey. -Nunca hubo un semipesado. ¡Suelte la izquierda Chico Guapo Cuando fui un poquito más mayor, con diecisiete años o así, me propuse meterme en un gimnasio a hacer lo que me gusta. Te va picando el gusanillo, aprendes, mejoras, y al final acabas en la competición. -Es un gallo moratalense- vallecano. -Nací en el barrio de Moratalaz, pero me trasladé siendo un niño a Vallecas y ahí estuve toda mi vida. -Lo tengo muy presente. Sigo rodeado de la gente que lleva conmigo toda la vida. Yo no he cambiado para nada mis costumbres. ¿De quién se acuerda en el triunfo? -Cuando empiezas a trabajar con él lo que te sorprende es la disciplina tan dura a nivel técnico y físico. Yo jamás había entrenado a un nivel tan alto físicamente como se hace con él. Hace falta una disciplina muy grande y ganas de estar ahí, y de sufrir un poquito. ¿Qué se aprende de Ricardo, cómo incardina movimientos, qué enseña? timos años, que ha sido cuando he despegado, pero empecé con otro preparador: Miguel Sánchez. ¿El boxeo es un noble arte? ¿Cuáles son sus principios? -Ricardo es un hombre que se preocupa realmente por los boxeadores. Es como un padre para nosotros. Cualquiera que entrene con él te lo puede decir. Con Ricardo Sánchez Atocha llevo estos tres úl- -Hábleme de Ricardo Sánchez Atocha, el escultor de los campeones. -Es muy duro, porque no está todo lo bien pagado que nos gustaría a la mayoría o a todos, y entonces dedicarse a él es muy complicado. Entrenar y competir son aspectos muy duros, muy exigentes. -Sí, porque aparte de por lo duro que es, también está muy asociado a gente humilde, que en ocasiones no tiene estudios, y entonces algunos llegan a la gloria y ganan mucho dinero, pero es una combinación muy mala. Mucho dinero y poca cultura no hace buena mezcla. -Yo creo que sé lo que quiero y sé lo que no quiero en mi vida. Eso me da cierta tranquilidad. -El boxeo es sufrimiento, atacar y defender, pero jamás claudicar ni humillarse ante la derrota. Jamás. -Hombre, eso son palabras mayores, pero desde luego puede ser un lugar muy, muy duro. Hasta que no pasas por momentos malos dentro de un ring realmente no te das cuenta de lo duro que puede ser. -Mi ídolo siempre ha sido Roy Jones. Pero cuando empecé a entrenar con Ricardo, y vi lo que había aquí, dije: ¡qué ejemplo! de sacrificio, de constancia, de dedicación que es Javier Castillejo, doble campeón del mundo. Me impresionó. ¡Hombre! combates como los de Alí con George Foreman o Alí con Joe Frazier me ponen los pelos de punta. Han hecho Historia. vantar la mano, decir que no quiere más, el árbitro suspender, el hombre de la esquina tirar la toalla si ve a un chico que pasa apuros que comprometan su vida... ¿El ring puede convertirse en un patíbulo? bre que crea un poco de ansiedad. -Un boxeador puede abandonar, le- ¿Los espejos en su gran camino? ¿Deja juguetes rotos el pugilismo? ¿Y de los clásicos? Quiero sacar adelante a mi familia, que viva lo mejor posible. Mi talismán fue un dibujo de mi hija Laura: unos árboles en un bosque muy bonito. Lo puse encima de mi cama. Y gané -Usted tiene la cabeza perfectamente amueblada: un ejemplo a seguir. -Sacar adelante a mi familia, que vivan lo mejor posible, que tengan los menores problemas mi mujer y mis hijas, y proporcionarles un buen futuro. Eso quiero para ellas. ¿Qué es lo que tiene claro? -Ese libro de Norman Mailer no puede faltar en mi biblioteca. Me gusta leer. Y ese caerá. Me gusta más la novela, la poesía no tanto. He leído desde El señor de los anillos de aventuras, hasta cosas mucho más pesadas. Cualquier libro que cae en mis manos lo devoro. -Claro, pero esos eran otros tiempos. Un personaje histórico como Alí movía masas, y lo que hiciera falta. Alí es uno de los héroes de nuestro tiempo. -Están En la cima del mundo como usted. -Muhammad Alí es el Príncipe del hombre de masas -Me dijo: ¡Papá, llévatelo que te va a traer suerte! Y me trajo muchísima. Un dibujo pintado con óleo de unos árboles en un bosque muy bonito, con muchos colores. Lo puse encima de mi cama, en el cabecero. Ahí estuvo todo el viaje. -Que no le pase nada malo a mi familia, que es lo que queremos todos. No quiero cosas malas. Quiero cosas que me sumen, como persona, como deportista, no cosas que me resten. Quiero una vida sana, una vida normal. -Su talismán para ganar el Mundial fue un dibujo que le hizo su hija Laura. ¡Cúbrase! que dicen que la literatura no está asociada al músculo. -Yo no sé si están asociados o no, yo sé que me gusta leer y entrenar. ¿Qué no quiere en su vida? -En España es complicado porque organizar un título del mundo cuesta muchísimo dinero. Y aquí no hay apoyo fundamentalmente de la televisión, y cuando no existe ese respaldo es demasiado lo que tiene que invertir un promotor. -La afición está ahí. El otro día Javi Castillejo metió 11.000 personas en la cubierta de Leganés cuando peleó con Pablo Navascués. Y sin ninguna promoción. El boca oreja funciona. Cuando hay combates buenos la afición está ahí y a la gente le gusta el boxeo. Los gimnasios están llenos. Lo que hace falta es un apoyo de un medio importante. -Para nada. Más que por la cantidad económica fuimos por la oportunidad de poder proclamarnos campeones del mundo. -No. La casa en la que vivimos es la que se compró mi mujer antes de que me conociera a mí. -Sí, para tener donde ¡caerme muerto! (sonríe) Para lograr algo de dinero con letras mayúsculas tienes que estar a nivel mundial. ¿Defenderá su corona en España? -Pero la afición es incombustible. -Son momentos duros. Cuando estás fuera, por ejemplo en Argentina, aunque iba con Ricardo que es como mi padre deportivo, y con más gente, te sientes un poco solo. En realidad el que va a subir ahí arriba y va a tener miedo eres tú. Pero eso es algo por lo que hay que pasar, te enfrentas a algo muy grande y tienes que estar ahí, tienes que ser un hombre y afrontarlo. ¿Cómo se noquea la soledad? ¿Para qué le da lo que ha ganado merecidamente en Argentina? Gabriel Campillo volvió el pasado lunes a entrenar a su sanctasanctorum el gimnasio de la Federación Madrileña de Boxeo en Vallecas -Eso es lo que muchas veces da esa incertidumbre, esa ansiedad: ¿será mejor que yo? ¿podré con él... o me va a dar una paliza que me va a matar? Es una incertidum- -Al padre del periodismo deportivo, Manuel Alcántara, le cautivó del boxeo la soledad del gladiador cuando suena la campana y le quitan el banquillo. En el boxeo te enfrentas a alguien con los mismos recursos... -Es admirable. ¿Vive de alquiler? ¿Su sueño es comprarse un piso?