Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
5 7 09 FIRMAS mer ministro italiano, sin que sus mujeres sepan nada. El caso es que Kennedy, Martin Luther King o Mitterrand lograron tapar las huellas de sus devaneos. Según los psicólogos, lo que ocurre es que el narcisismo es un riesgo profesional de los líderes políticos, con sus mega- egos y esa sobredosis de ambición que es necesaria para entrar en el túnel vertiginoso de la vida política. E El amigo Chávez l embrollo hondureño no se ajusta al arquetipo de golpe de Estado iberoamericano: corresponde a un tipo mixto de circunstancia, entre lo nuevo y lo viejo, entre la vieja política, la posguerra fría, el orden global y un extraño terreno de juego en el que Chávez campa a su aire y Obama acaba de llegar. Hay franjas oscuras en la sustitución de un errático Zelaya que se presentó a las elecciones como centro- derecha y después se alineaba con el socialismo del siglo XXI según Chávez. Nada que en su caso justifique un golpe de Estado militar, pero sobre todo nada tan procaz como Chávez rasgándose las vestiduras siendo él uno de los exgolpistas más conspicuos de la zona y que proclama en Telesur su amistad con el represor teocrático Ajmadinejad. Al final no es improbable que, del mismo modo que el ejemplo bolivariano de Chávez torció la andadura de Zelaya, su enojoso entrometimiento con amenaza velada o no tan velada de enviar tropas venezolanas acabe por hacer que la mayoría de hondureños se pongan del lado de Micheletti. Considérese la hipótesis de que Chávez y su ALBA se queden con un socio menos y que los hondureños se sientan más patriotas que nunca frente a un presidente venezolano que bravuconeó con vulnerar su soberanía nacional con una intervención armada. Es propio de todo este lío de apariencias que la amenaza de Chávez haya quedado sin condena internacional. Lo que acabe pasando en Honduras puede ser ilustrativo de los juegos de espejos y sombras en el nuevo orden mundial. Todos somos antigolpistas, claro, pero Chávez muchísimo menos que nadie. Berlusconi tal vez pensó (en sueños) que sus fiestas privadas nunca serían públicas. Luego siempre viene el despertar AP LA SEMANA EN UN BLOC a coincidencia entre las encuestas con mayoría- -58 por ciento frente a un 36- -que rechaza el cierre de la central nuclear de Garoña y los datos sobre incremento del ahorro familiar- -el doble de hace un año- -revela los efectos reflexivos de la crisis económica. No hace falta calcular mucho para entender que con la energía nuclear a lo mejor la electricidad no resultaría tan cara, ni es necesario un sistema reactivo muy sofisticado para asumir que en época precaria conviene ahorrar lo que se pueda. Todo lo contrario que en tiempo de vacas gordas: no a las nucleares y de ahorro, nada, sino endeudamiento. El sí del público a Garoña pone a Zapatero en un dilema; el ahorro, retrae el consumo hasta el punto que lo recaudado por IVA cae en un 30 por ciento. Al final del día hemos tomados cientos o miles de decisiones- -del no al sí a la energía nuclear, dejar de comprar esto o aquello para ahorrar- -que inciden directamente en los mercados y configuran la economía mucho más que las políticas económicas. Y pensar que quisieron dar por liquidado el libre mercado y se anunció la muerte del capitalismo. L La crisis que madura VALENTÍ PUIG se en la terraza de un café y ver pasar a la gente. Consultamos la enciclopedia humana en cada rostro, en los gestos, en un retazo de conversación, pero en general no nos damos cuenta que no pocos de quienes pasan han salido a la calle para ver a los que estamos en las terrazas, como actores de la comedia humana, caras, palabras, ademanes. Ver pasar, pasar para ver. Esa reciprocidad aumenta en las noches de verano, cuando las voces suben de tono y alguna risa queda hendida en el tiempo. Viejas cervecerías, pubs que pasaron de moda, bulevares del ocaso. Helados con un chorro de frambuesa, ensaladilla rusa con sus bastoncitos de sésamo, jarras de cerveza que se entibian al instante. Cosa extraña es la vida. ¿Cómo hemos llegado a arrejuntarnos tantos millones en eso que llaman civilización urbana? Pasan unas muchachas de bracete, en busca de las miradas del deseo, felices con su contoneo nocturno, perennes como pequeños astros que parpadean en el firmamento. Bilingüismo ara quienes pensemos que la política de inmersión lingüística fue uno de los mayores errores del pujolismo ahí está la nueva ley educativa aprobada en Cataluña por CiU, PSC y ERC. ¿Cómo se conjugan los modelos educativos de Unió y de ERC? Divergencia grave: por una parte, el catalán como lengua vehicular en las aulas; por otra, la realidad bilingüe en la calle. P Esos políticos P Terrazas H ay pocos deportes mentales más estimulantes que sentar- or qué pueden llegar a mentir tanto los políticos dando por seguro que nadie se dará cuenta? Llegan a creerse que pueden tener una amante en Argentina, como el gobernador de Carolina del Sur, o hacer fiesta con lolitas como el pri- www. valentipuig. com