Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
5 7 09 FIRMAS El nombramiento de Félix Sanz Roldán al frente del CNI viene avalado por las más altas instancias del Estado JAIME GARCÍA PUNTO Y SEGUIDO Perder el Norte POR PILAR CERNUDA ubo relevo en el CNI, estaba cantado, aunque la gente bien informada pensaba que se produciría a fin de mes. En Moncloa aseguran que Sáiz presentó la dimisión una semana atrás, que no quería seguir siendo carne de cañón para los periodistas, pero se le mantuvo en el puesto hasta que se tomó la decisión de elegir al general Sanz Roldán como sucesor. Decisión en la que contó poco la ministra de Defensa, estas cosas se llevan desde mucho más arriba. Zapatero tuvo algo que decir, por supuesto, pero a nadie se le escapa que es un nombramiento que satisface al Rey, con muy buena relación con el general desde tiempo antes de que fuera Jemad, y que ha H demostrado sobradamente su lealtad a la Corona. Zapatero ha resuelto muy bien un serio problema, el del CNI, pero se le nota down que dirían los cursis; el año lo ha empezado con mal pie electoralmente hablando y ya no cala el mensaje de que el PP se alegra de la mala situación económica, la gente no acepta ese tipo de mensajes que responden a una estrategia política de poca monta. Como tampoco es creíble ya el argumento de que sufrimos las consecuencias de una crisis internacional, porque hay países que empiezan a remontar la penosa cuesta. La gente está harta de que se eche la culpa a los demás en lugar de analizar qué se ha hecho mal. La gente quiere soluciones. Pero lo grave no es solo la sensación de que el Gobierno y el PSOE andan mal de ánimo, sino que hay días en que parece que actúan como si hubieran perdido el norte. Por ejemplo: Touriño metió la pata hasta el fondo con el famoso derroche, las compras exageradas y el carísimo blindado. Feijóo lo denunció y advirtió que si era presidente se desharía del parque móvil de la Xunta para comprar coches menos ostentosos y que preferentemente fueran Citroën, que para eso se fabrican en Galicia. Dicho y hecho: acaba de anunciar la subasta de los automóviles del pasado y que lo recaudado se invertirá en prestaciones sociales. Reacción socialista: la portavoz pone el grito en el cielo, declara que aquellos coches eran patrimonio de los gallegos y que Feijóo malvende lo que no es suyo Cualquiera con dos dedos de frente ve que esa reacción es un absoluto disparate, un desacierto. Como tampoco acierta el PSOE al acusar al PP de votar junto al PNV Pues claro. También votó una propuesta de ERC. Lo que importa no es con quién se vota, sino qué se vota. Y si PNV o ERC presenta una iniciativa que el PP había presentado antes, como es el caso, pues nada más lógico que apoyarla cuando son otros los que la hacen suya. ¿Vendrá el cabreo socialista porque ese tipo de votaciones parlamentarias indican que las cosas ya no van como hace un par de años? El Tribunal de Estrasburgo ha dado la talla, no solamente por cómo ha resuelto el recurso de Batasuna sobre su ilegalización sino por el hecho mismo de haberlo resuelto. En cambio el TC sigue mareando la perdiz. Eso huele mal. Huele a compadreo, a retraso político. Da pena escribirlo, decirlo o pensarlo, pero es que hay retrasos que indignan e imágenes que no se borran. Como aquella de Fernández de la Vega abroncando públicamente a María Emilia Casas, aunque ni una ni otra reconocieron que allí había bronca; o como el no explicado tête à tête que mantuvieron hace tiempo Casas y José Enrique Serrano en un restaurante, donde fueron vistos por mucha gente. Que a lo mejor aquella cita no tenía nada que ver con el asunto Estatut, pero cuando hay tanta especulación política sobre el trabajo del TC, es lógico que se malpiense de un encuentro entre la presidenta del alto tribunal y el secretario general de la Presidencia y mano derecha del presidente de gobierno. Y mientras el TC da largas a un asunto clave, Cataluña aplica el Estatut, que se hace fuerte en esa aplicación, aunque el entusiasmo ciudadano al texto fue perfectamente mensurable en el referéndum, con bajísimo índice de participación. ¿Habrá acuerdo de financiación antes del 15 de este mes, como pretende Montilla? Se admiten apuestas.