Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
5 7 09 ACTUALIDAD Fútbol made in USA Raros juegan y ganan POR ANNA GRAU CORRESPONSAL EN NUEVA YORK o se lo creen ni ellos. De milagro en la hierba calificaba The New York Times la victoria de Estados Unidos sobre España en la Copa Confederaciones. Algo a su juicio sólo comparable a cuando la selección americana de hockey sobre hielo batió a la soviética en los Juegos Olímpicos de 1980. En Estados Unidos el fútbol, fútbol, el soccer, interesa a las niñas (las soccer mom, madres que llevan a sus hijas a jugar al fútbol, son una potencia comparable a las hockey mom entre cuyas filas se cuenta orgullosamente Sarah Palin) a los mexicanos y otros latinos... y a los tipos raros. La selección estadounidense parece el Obama team: el que no es Hijos de inmigrantes europeos o africanos, los futbolistas de la selección estadounidense de fútbol que llegaron a la final de la Copa Confederaciones tras derrotar a España han vuelto al anonimato. Aquí el soccer interesa a unas cuantas niñas, a sus madres y a los latinos N hijo de madre húngara y padre negro, como el portero Tim Howard, procede de inmigrantes de Nigeria, como el defensa central Oguchi Onyewu, o de Haití, como Jozy Altidore. No pocos han sufrido incidentes racistas de todos los colores, valga la redundancia. Onyewu ha anunciado la presentación de una querella contra el defensa del Anderlecht belga Jelle Van Damme, por llamarle sucio simio en el campo. Howard se encontró con que su propio padre afroamericano no le dejaba meter en casa a su La selección parece el Obama team el que no es hijo de madre húngara y padre negro, como el portero Tim Howard, procede de inmigrantes de Nigeria o de Haití Landon Donovan (a la derecha) celebra con su compañero Clint Dempsey un gol contra Brasil en la Copa Confederaciones REUTERS novia por ser blanca ¡como su madre! Los que no tienen mezcla racial que explique su desviación deportiva a veces son raros de natural o tienen mal carácter, como el centrocampista Michael Bradley, hijo del actual seleccionador nacional norteamericano, Bob Bradley. Bradley junior tuvo un protagonismo importante en la victoria sobre España pero fue expulsado del campo en el último minuto por una entrada muy dura a un jugador español. Casi pega al árbitro. En resumidas cuentas, lo mejor que tienen es el coraje. Y lo peor es que les falta técnica y glamour. Pero es peligroso subestimarles, como ya comprobó en carne propia Joan Capdevila del Villarreal cuando se reía del SMS de Altidore amenazándole con marcar un gol. No sólo lo marcó sino que casi se lo marcó a él, Capdevila, abriendo camino a la victoria made in USA. El centrocampista tejano Clint Dempsey es un fan de Maradona que casi se muere del disgusto cuando se enteró de que la mano de Dios no jugaría en el partido del Mundial del 94 a disputar en el Cotton Bowl de Texas. Y el que muchos consideran como el mejor futbolista estadounidense de todos los tiempos, el veterano Landon Donovan, llegó a jugar con el Bayer Leverkusen, convirtiéndose en el jugador más joven de su país en fichar por un club extranjero, no digamos por uno de esa categoría. Ahora juega en Los Angeles Galaxy, el equipo que recurrió a David Beckham precisamente con la esperanza de interesar a los americanos finos en este deporte. ¿Lo conseguirán? Algunos expertos esperan que Estados Unidos merezca ahora un trato más deferente por parte de la FIFA y que a la hora de agrupar partidos les reconozcan como la potencia futbolística de su región, por encima de México. Es una posibilidad. La otra es que para seguir el fútbol a gusto en Estados Unidos haya que continuar poniendo el Canal 41, el canal hispano. Por lo menos allí se emocionan.