Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
5 7 09 ACTUALIDAD Solana Fin de etapa (Viene de la página anterior) ra creando riqueza, moviendo su mercado y su nivel de vida, la economía occidental se ahogaría. ¡Hombre! yo no creo que haya antiamericanismo en Europa. Ha habido algunos gobiernos de Estados Unidos que han sido más o menos apreciados. Pudo haber un anti cierto gobierno por ejemplo en el momento de la guerra de Irak... Pero es que estamos hablando de un país muy importante, cuyas decisiones afectan a muchos. Y siempre se le pide más al país que tiene más poder y más influencia. Lo cual no implica que exista un antiamericanismo. -Mire usted, yo he estado en Praga y he visto las calles abarrotadas de gentes que venían a escuchar al presidente Obama; gentes que tal vez no sabían inglés... Y lo mismo sucedió en Berlín, y en Estrasburgo... y si viniera aquí, pasaría lo mismo. -O sea, que quizás China sustituya algún día a Estados Unidos en el ranking del poder mundial... Por cierto, ¿por qué hay tanto antiamericanismo en Europa? Capacidad de organización, capacidad de escuchar y aprehender lo que escucha, de concentrarse en los temas... Y, además, con un enorme carisma. Por tanto, reúne un conjunto de elementos fuera de lo normal. Creo que hará buenas cosas para su país, y para el mundo, porque tiene también responsabilidades fuera de su país. Escuchando a Javier Solana, imagino que estar en los entresijos de la política crea adicción. ¿Y qué hará cuando lo deje? -Me temo que esa opinión obedece a su optimismo confeso. -Pues en ninguno de los dos. Yo tenía un mandato de diez años que he cumplido. No me planteo seguir más allá. Incluso he tenido la satisfacción de ser nombrado como primer alto representante para ejercer las nuevas tareas, si se hubiera aprobado el tratado de Lisboa. Y no lo pude ejercer porque los referéndum no funcionaron. -En octubre acaba su mandato. Se apruebe o no el tratado de Lisboa, ¿usted se plantea seguir tanto en un caso como en otro? -En principio, mi mandato se acaba a mitad del mes de octubre. Llevo 10 años que han sido fundamentales para mí; pero también creo que lo han sido para Europa. Hemos hecho cosas extraordinarias. Hemos puesto a Europa, con cara y con ojos, en el mundo... Cuando me designaron, en el año 1999, no existía nada de lo que hay ahora; nada de nada. En estos diez años, la hemos puesto en marcha. Y me siento tranquilo y satisfecho. Continuaré trabajando con la misma intensidad hasta que mi mandato acabe; y cumpliré con él hasta el último minuto. Pero ahora creo que mi tiempo ha llegado. -No tiene sentido. Saben lo que pienso, no he engañado a nadie. Tengo la satisfacción de que todo el mundo me aprecia, y aprecian mi trabajo... y creo que diez años es más que suficiente. -Pero es que esto no significa que me vaya a ir a dormir... Llevo muchos años activo y no lo voy a dejar. Hay muchísimos lugares donde se puede servir. Moriré con las botas puestas. -Yo no he dejado nunca de ayudar a España, de querer a mi país, de trabajar por él. Pero no estaré en la vida política activa española. -Bueno, ¿y si le proponen continuar? ¿Y si le insisten? -Y después, ¿qué? -Seguro. Pero ese es otro tema. La obamamanía imperante, ¿no será un problema incluso para él? ¿Va a poder cumplir con todas las expectativas que ha despertado? -Yo no lo conozco mucho, aunque me he entrevistado con él en varias ocasiones, pero me parece un hombre con una gran capacidad. Creo que diez años es más que suficiente. Pero esto no significa que me vaya a dormir. Moriré con las botas puestas, aunque no estaré en la vida política activa española En el mundo que se nos avecina, un mundo donde en Occidente bajaremos de población y seguramente en riqueza colectiva, Europa será nuestra mejor defensa ¿Cómo? ¿Dónde? ¿En España? -La sociedad tiene otros muchos mecanismos para utilizar las experiencias. Yo ahora conozco mejor el mundo. Y conozco también sus necesidades mucho mejor que antes. Por tanto puedo seguir trabajando para él. Seguiré sirviendo a unas ideas y a unas causas que siempre he defendido... Sin necesidad de continuar ocupando un puesto, por un tiempo más allá de lo razonable. Y me explica que le gustaría ejercer la docencia, porque le interesa enseñar a los jóvenes, aunque sólo en algún periodo del año, y que dará alguna conferencia, seguro, porque se lo pedirán. Y podría colaborar con las organizaciones no gubernamentales, y con fundaciones y con instituciones educativas... Pero que su vida tendrá siempre una vertiente internacional. ¿La sociedad se puede permitir el lujo de prescindir de las experiencias acumuladas? ¿Ya se ha planteado un porvenir concreto? -No. Tengo todavía por delante varios meses en activo. Siempre buen amigo de EE. UU. Junto a la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, el pasado mes de febrero AFP Se ríe. Y con un No sé si la he aburrido da la conversación por terminada: Bueno, pues yo tengo que dejarles, porque aún me quedan algunas cositas por hacer... ¿Algunas cositas sólo? Cómo dar su décima vuelta al mundo, o quizás, negociar algún proceso de paz antes de que llegue octubre... -Pues si a pesar de todo, señor Solana, al final continúa usted en la Unión Europea, lo llamaré para que me lo explique.