Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
5 7 09 EN PORTADA Solana Fin de etapa Solana aplaude a Felipe González tras la elección de éste como secretario general del PSOE en el Congreso de Suresnes. Solana aún hoy se declara gran admirador de González Junto a Aznar y Matutes en la cumbre de la OTAN de 1997. Aznar no es amigo mío dice Solana, pero tampoco siento enemistades profundas ABC (Viene de la página anterior) pa. Para la Unión Europea supondría un problema de gestión, desde luego. Y pienso que todos debemos hacer lo posible para que eso no ocurra, yo espero que los gobernantes y la sociedad hagan un esfuerzo para imponer algo de racionalidad en todo ese proceso. -Sí... Pero es un peligro para el mundo entero. Por eso debe ser un tema prioritario para cualquier país responsable; porque hoy la movilidad es enorme. Y por eso también tiene tanta importancia la cooperación en la lucha antiterrorista. centrales nucleares tienen todavía una vida media suficiente; por tanto, no hay que cerrarlas mañana. -Otro peligro es el terrorismo. -Bueno, sí... Pero yo no creo que los países vayan a tener como energía primaria la nuclear. Habrá que hacer un mix inteligente de energías. Y eso incluye también una componente de energía nuclear. España ya cuenta con ella, y nuestras -Ahora, vamos al problema energético. Usted advierte que en el mundo va a aumentar la demanda de energía. ¿Es usted también partidario de la energía nuclear? También como Felipe González, quiero decir. -Yo le estoy diciendo lo que yo pienso. Creo que no hay que cerrarlas en tanto tengan una vida útil. Porque aquí coinciden dos temas: la demanda de energía y la necesidad de disminuir el CO 2. Por lo tanto habrá que buscar una mezcla de energías que sean limpias. La nuclear lo es, pero no es la única. Hay energías alternativas- -la solar, la eólica, la hidráulica... -en las que España está en primera fila. Habrá que diversificar. Y, por lo tanto, mantener también un cierto nivel de energía nuclear. -Pues precisamente señor Solana ésta ha sido la gran discusión: si habría que cerrar Garoña. -Y llegamos a la crisis. Ese es ahora el problema más acuciante, ¿no? ¿Qué la ha provocado? -Cualquier persona con sentido Cuando salgamos de esta crisis el mundo será distinto. Será distinta la sociedad, habrá nuevas relaciones de mercado, de Estados. Los países emergentes tendrán más peso -No. Desde luego la globalización está para quedarse. Y le advierto que tiene una parte enormemente positiva. Gracias a ella muchos millones de personas han salido de la pobreza. Pero deberá estar más ordenada, porque tiene también su parte oscura. ¿La globalización ha influido de algún modo? Y en todo caso, ¿la globalización ya no tiene marcha atrás? común reconoce que aquí ha fallado el mecanismo de regulación. Porque esta crisis no ha sido consecuencia de una guerra. No hay destrucción de capital físico, ni un tsunami, ni catástrofes... Las empresas y las gentes son las mismas. Ha habido una falta de regulación y unos comportamientos de personas concretas, con gran poder, movidas sólo por la codicia. Y eso no sólo ha destruido el sistema financiero, sino también el entramado de confianza. Habrá que regularlo para que sea más difícil que se repita. Porque, fíjese, insisto: ya hemos gastado más para salir de esta crisis que lo que gastamos para salir de la Segunda Guerra Mundial. ¿Cuál? -Pues, por ejemplo, precisamente,