Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 6 09 EL ZOO DE PAPEL RADAR Tamara es Lisbeth Salander Esa chica de las portadas de los libros de Stieg Larsson no se parece ni mirándola de refilón a Lisbeth Salander. No vemos el pelo corto, ni el piercing, ni los tatuajes. No es extraño. Cuando el pintor Gino Rubert recibió la llamada de la editorial Destino, les dijo que no tenía tiempo de leer la obra y hacer una ilustración ex profeso, pero que si querían echar un vistazo a su web (www. ginorubert. com) por si encontraban algo que les encajara... Silvia Sesé, la editora, conocía la obra de Gino, e incluso años atrás le había encargado la portada de Salomé de Oscar Wilde, para Círculo de Lectores. Abrió la web, y allí vio los cuadros en los que aparecía Tamara Villoslada, durante algún tiempo compañera sentimental y modelo de Gino, ilustradora, diseñadora, esa cara que en nada se parecía a Lisbeth. Y, sin embargo, Gino dice que, más allá de la primera impresión, la Tamara pintada tiene como Lisbeth la dureza en la mirada, el ensimismamiento, la arrogancia y el orgullo tras una vida perra. Te mira con vehemencia Tamara Villoslada, argentina (Esquel, 1977) creció en la Patagonia, estudió en la Córdoba del otro lado del mar y vivió siete años en Barcelona, donde perfeccionó su trazo limpio y delicado que contrasta con composiciones en cierta forma turbadoras, como una niña en una sencuencia de una película de terror. Ves sus cuadros y, si tuvieran movimiento, en seguida sabrías que va a ocurrir algo. Tamara (www. tamarindous. com) ha vuelto a Argentina. Ilustra, pinta, diseña para la web, y alguna Así pinta Tamara, la chica de las vez ya me cansé del tema contesta portadas de los libros de Larsson a los curiosos sobre su figura inquietante en las portadas de la serie Millennium, parte de unos cuadros que Rubert pintó hace años, cuando ni se intuía el éxito de la novela negra nórdica. Gino dice que no está dotado para la ilustración y que el éxito de Larsson no le ha reportado ningún encargo. Sólo entrevistas en las que hablar de Tamara y Lisbeth. J. F. ALONSO Escándalos Sexuales (de esos que no hay en España) A la vista de lo que pasa y siempre ha pasado en el extranjero, en nuestro país (y entre nuestros políticos) o no hay escándalos o lo que no hay es sexo POR ROSA BELMONTE ice Silvio Berlusconi, el Benny Hill italiano, que no paga por sexo. Como Clinton no mantenía relaciones sexuales con Monica Lewinsky. Negar a una mujer está muy feo pero no pagar a las putas está mucho peor (el fin de cualquier civilización) El italiano se ha adornado: No hay placer sin conquista quizá la letra de alguna de esas coplas que atacaba cuando era cantante de cruceros. Barbara Montereale, modelo de veintitrés años, ha revelado lo que Patrizia D Addario le contó. Que le habían pagado 1.000 euros por ir a una fiesta en Villa Certosa y acostarse con Berlusconi, quien le indicó que le esperara en la cama grande Addario no da detalles pero ha retado a Berlusconi a que la demande si es falso. Para los detalles está la señorita Montereale. Según ella, Patrizia también le contó que le habían pedido participar en una orgía en una cama que Vladimir Putin había regalado a Berlusconi pero que se negó. No queda claro si a la orgía o a que fuera en una cama regalada por Putin. Mientras el mandatario italiano niega, en Estados Unidos hace tiempo que la máxima de Edwin W. Edwards (gobernador de Louisiana enchironado) ya no vale. Para él, una regla de oro de la política es que nunca te pillen en la cama con una chica muerta o con un chico vivo. Pero las chicas vivas tampoco cuelan ya. El gobernador de Carolina del Sur acaba de admitir que ha sido infiel a su esposa y que los cinco días que desapareció los pasó en Argentina con su amante (argentina) La confesión la hizo con los reglamentarios lloros, pero esta vez sin la presencia bizarra de la esposa al lado aguantando. Ya estaba empezando a ser un requisito de libro de estilo y, sobre todo, una aparición inquietante en las declaraciones de adulterio (sólo recordar a la esposa de Eliot Spitzer, el gobernador de Nueva York pillado con prostitutas) Lo gracioso ha sido que en su intento por evitar el nombre de la D Patrizia D Addario dice que cobró mil euros por asistir a una de las fiestas de Berlusconi