Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 6 09 EN PORTADA La viuda del inspector asesinado por ETA, Paqui Hernández, y su cuñado, el ertzaina Josu Puelles, sostienen las fotos familiares de Eduardo Cuando el inspector Puelles era sólo Edu POR MAYTE ALCARAZ Se levantó a las ocho. Tomó café y se duchó. Se sentó en la cama a ponerse los zapatos y le pregunté: ¿qué hora es? Menos cuarto, me contestó. A las nueve, se acercó a la cama y me dijo me voy No le miré porque estaba cansada; había estado mala. Y de pronto, la explosión. Me tembló el cuerpo. Miré el reloj: las nueve y cinco. Cogí el móvil y llamé, y llamé, y llamé... Q uien esto relata no ha visto ponerse el sol en sus ojos desde el viernes 19 de junio, cuando ETA cometió la infamia de segar la vida de su esposo, el hijo del electricista y la tendera; el hermano de Maite, Ara, Josu (el ertzaina) y Miguel; el niño que, con diez años, echaba una mano a su madre en los ultramarinos de Zorroza; el muchacho responsable que, cuando sus padres se separaron en 1981 no muy amistosamente tomó- -todavía joven- -las riendas de la familia... el marido de Paqui, a la que conquistó en una discoteca de Amorebieta. Era Edu, el que no decía ni mu de su trabajo, ni a mí, que soy su hermano Salvo a Paqui y poco La periodista se sienta en la mesa de una cafetería, cercana casualmente al domicilio de Patxi López en Bilbao, un barrio surcado todavía por las lágrimas de miles de vascos. Y lo hace, frente a frente, con el torrente de tristeza y frustración que tiene desmadejados a Paqui Hernández y Josu Puelles, la esposa y el hermano de Eduardo, con los que ABC se citó el pasado miércoles. Estos cuñados, de una pieza, que relatan a la periodista la vida del inspector Puelles, que en vaqueros era sólo Edu. Bajo la camisa cuadriculada de la viuda del inspector todavía gime el corazón herido de las últimas horas, la pena de no haberme levantado aquella mañana, como tantas otras, a desayunar con él. Y sobre todo de no haber abierto los ojos en la cama cuando se despidió de mí Ese maldito 19 de junio, Paqui (de origen gallego aunque vecina del País Vasco antes de perder los dientes de leche) tenía plancha atrasada. Una pequeña indisposición días antes no le había permitido sacar adelante el trabajo de la casa. Vio un programa cómico de ETB 2