Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
21 6 09 LA ENTREVISTA Michael White ESCRITOR, BIÓGRAFO Y ASESOR PARA TEMAS CIENTÍFICOS ¿Pero qué hay que perdonar a Galileo? POR VIRGINIA RÓDENAS. FOTO: ABC a fama internacional le llegó por la ficción del bestseller Equinox (Roca Editorial) traducido a 29 idiomas, pero el prestigio se lo debe a la divulgación científica a través de libros, prensa escrita y televisión. Todos los grandes nombres de la ciencia han pasado por el tamiz de la agudeza cuasi radiográfica de Michael White, y el de Galilei, símbolo de la lucha por la libertad de pensamiento, ha sido, en el Año de la Astronomía, el último. Galileo anticristo. Una biografía (Almuzara) comienza resucitando la palabra del genio que cambió el mundo: No me siento obligado a creer que el mismo Dios que nos ha dotado de sentido común, raciocinio e intelecto tenía como intención privarnos de su uso L Las vidas de White Michael White es británico pero vive en la ciudad australiana de Perth desde 2002. Especialista en la disección de vidas como la de Leonardo, Einstein, Tolkien, Asimov o Hawking, por la Newton recibió el Bookman Prize de 1998 en EE. UU. y su Rivals el relato de la rivalidad erudita a través de los tiempos, desde el descubridor de la ley de la gravedad a Bill Gates, fue finalista el prestigioso Aventis Award. Editor de asuntos de ciencias en la revista GQ y miembro del comité científico del Discovery Channel, en una vida anterior, como él mismo relata, fue músico profesional en la banda pop Thompson Twins. Hoy la música es sólo una afición pero tiene un estudio donde cada año compone canciones para su familia y amigos. También en esa otra vida fue profesor de ciencias en Oxford, ciudad donde se desarrolla la trama misteriosa de Equinox con la que nos conduce por el mundo del esoterismo, la numerología, las artes ocultas, la astrología y la alquimia: La licencia ficticia (y superventas) de un hombre de ciencia que ni siquiera para este viaje quiso zafarse de un prohombre como Isaac Newton. -Hace cuatro siglos Galilei observó por primera vez el universo con su telescopio. Y ahí donde debía empezar la mayor lección de humildad para todos se desató la mezquindad más absoluta: juzgar la ciencia con los ojos del poder de la fe. ¿De qué sirvió? -Esa estrechez de miras por parte de la Iglesia fue completamente destructiva. Por una parte, ralentizó el progreso científico en los países católicos durante al menos un siglo, mientras que, por otra parte, hizo mucho daño a la imagen de la Iglesia entre los pensadores de la Ilustración, que ya se estaban inclinando hacia un punto de vista ateo. -Si y creo que, con el paso del tiempo, la religión se irá dejando cada vez más atrás. Pronto será algo sin importancia, gracias a Dios. -Por el camino que abrió el astrónomo pisano, la ciencia ha ido empujando a Dios y ahora sólo le queda la diezseptillonésima parte del primer segundo de la formación del universo que es que es lo que aún no se ha podido explicar. Así las cosas, parece una teoría compartida por gran parte de los científicos que lo mejor es que la ciencia vaya por su vía y la religión por el suyo. ¿Será posible? -Bueno, ¿no es eso suficiente? El hecho es que la teoría de Galileo (y hay que recordar que él era una gran estrella científica en su época, un Stephen Hawking del siglo XVII) era increíblemente destructiva para la Iglesia. Todo el cisma entre el catolicismo y el protestantismo se basaba en la interpretación de la Eucaristía. Para los protestantes, el pan y el vino eran simbólicos, representaban el cuerpo y la sangre de Cristo. Para los católicos, el pan y el vino eran el cuerpo y la sangre del Salvador. La teoría de Galileo demostró que era imposible que la materia, en este caso el pan y el vino, se transmutara en carne y sangre. Hoy en día podría parecernos obvio, pero para la gente de la época de Galileo está claro que no lo era, era un auto de fe y ese científico advenedizo estaba diciendo que eran unos ingenuos redomados. -Vayamos al quid de su Galileo anticristo Escribe que hay pruebas de que el verdadero crimen de Galilei no fue el de adherirse a la teoría copernicana de que la tierra gira alrededor del sol sino su teoría atómica detallada en El Ensayador que amenazaba con dañar la descripción ortodoxa de la Eucaristía. E insiste en que esa era la historia que estaba detrás de su persecución. ¿Qué más sabe? mo el catolicismo. El misticismo y algunas religiones orientales (especialmente el budismo) promueven el pensamiento libre y lateral. Esos sistemas de pensamiento no se basan en la fe, sino en puntos de vista alternativos sobre el funcionamiento del universo. -Incluso apunta que la comisión creada por Juan Pablo II en 1981, y que tardó once años en revisar el Caso Galilei, debió de sacar a la luz esta cuestión, lo que hizo que se pospusiera tanto su resolución. -Sí, bueno. ¿Qué esperaba? -El misticismo no es lo mismo que las religiones organizadas co- -No obstante, hay físicos que llegan a la mística buscando respuestas que no hallan en la realidad científica o para salvar el límite que ésta les impone. -Puede que algunos lectores interpreten mi libro de esa manera, pero los hechos son los hechos y hay un montón de material que apoya el argumento. ¿No intentará apuntalar teorías conspiradoras que tanto se prodigan y que tanto venden? -El obispo Sergio Pagano, prefecto del Archivo Secreto Vaticano, ha anunciado para finales de este mes