Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26- 27 D 7 LOS DOMINGOS DE Datos útiles Qué ver. Dos exposiciones centran toda la atención este verano en Basilea. Por un lado, el Kunstmuseum reúne por vez primera los paisajes de Van Gogh Entre la tierra y el cielo mientras la Fundación Beyeler dedica una gran monográfica a Giacometti. Dónde dormir. Hotel Les Tres Rois (Blumenrain, 8) Situado a orillas del Rin, y a muy pocos metros del centro, es el hotel con más solera de Basilea. Hotel Der Teufelhof (Leonhardsgraben 47- 49) Un lugar encantador en el que se respira arte por todos sus rincones. Dónde comer. Kunsthalle (Steinenberg, 7) Berower Park (Baselstr. 77) junto a la Fundación Beyeler. Turismo de Suiza. www. MySwitzerland. com Tlf. 00 800 100 200 30 (gratis) El Vitra Design Museum es el primer edificio en Europa de Frank Gehry. Se halla en Weil am Rheim (Alemania) muy cerca de Basilea Elegancia y sobriedad en el edificio de Renzo Piano que alberga la Fundación Beyeler pleados. Aunque fue un encargo de UBS, finalmente se lo quedó el Banco dei Regolamenti Internazionali (Tranvías 3, 8, 10, 11, 14 o 15 Bus 41, 70 u 80) También firma Botta el Museo Tinguely (1994- 96) en arenisca roja (Bus 31 o 36) Alberga un espacio de 6.000 metros cuadrados, con un impresionante jardín, en los que se instalan los increíbles artefactos que ideó el artista suizo. En el centro de la ciudad, junto al teatro, se halla la célebre Fuente Tinguely, una de las atracciones más fotografiadas de la ciudad. Renzo Piano legó a Basilea uno de sus más hermosos edificios, la Fundación Beyeler (1993- 97) Se halla en el barrio de Riehen, un lugar idílico en primavera, plagado de plantas y flores. La Beyeler, que hoy dirige con su habitual buen tino Samuel Keller, ex director de Art Basel, alberga la espléndida colección de Hildy y Ernst Beyeler: 200 obras maestras de Picasso, Klee, Léger, Monet, Van Gogh, Cézanne, Bacon, Lichtenstein... El elegante edificio, de formas rectas y sobrias, se funde con el entorno. Desde unas gradas de césped frente al gran ventanal del museo suelen admirarse los Nenúfares de Monet. En los bellos jardines, una gran escultura de Calder. Se llega en el tranvía 6. Acaba de inaugurar una gran monográfica de Giacometti. Es otra de las citas obligadas de la ciudad. Cuesta irse de este lugar. Muy cerca de Basilea, pero ya en suelo alemán, en la CharlesEames Strasse de Weil am Rheim (se llega en el autobús 55) se halla el Vitra Design Museum. Es mucho más que el templo del mejor diseño del siglo XX. Es un campus arquitectónico (hay visitas guiadas) que alberga joyas como el primer edificio de Gehry en Europa Herzog De Meuron han dejado una impronta destacada en su ciudad natal: el Schaulager, la Torre de Señales, la Puerta de Alsacia, el Estadio St. Jakob, la Farmacia, Suva- Haus... Uno de los tesoros arquitectónicos de Basilea es el Novartis Campus, el secreto mejor guardado de la todopoderosa empresa farmacéutica: resulta imposible visitarlo (1989) de sinuosas curvas blancas- -acoge el museo, la fábrica, la tienda... el primer edificio de Zaha Hadid, de 1993 (un parque de bomberos en el que la premio Pritzker iraquí ya apunta algunas líneas de lo que sería su aplaudida arquitectura, como la ausencia de líneas rectas) o una gasolinera original de Jean Prouvé. Hubo seis, pero sólo se conservan dos. El portugués Álvaro Siza está presente en el Campus Vitra con un edificio sin apenas ventanas destinado a la producción y un puente anexo cuyo techo es movible y que lo conecta con otro edificio, de fachada metálica, del británico Nicholas Grimshaw. El showroom pasará a un nuevo edificio, en construcción, que han diseñado Herzog De Meuron. Otro de los tesoros del Campus Vitra es el edificio de Tadao Ando. El japonés se enamoró de este lugar y, en contraste con el movimiento del edificio de Gehry, creó uno, cuya fachada está formada por rectángulos de hormigón, integrado en la naturaleza. En memoria de los tres árboles que hubo que cortar, pueden verse en la fachada tres hojas que cayeron. Este edificio se dedica a reuniones. Queda mucha y excelente arquitectura en Basilea. Muy poca española, eso sí. Tan sólo encontramos una pasarela de la Estación Bahnhof SBB (2001- 2003) que hicieron los sevillanos Cruz y Ortiz. Y acabamos este recorrido con uno de los tesoros arquitectónicos de Basilea, el Novartis Campus, el secreto mejor guardado de la todopoderosa empresa farmacéutica (resulta imposible visitarlo por aquello del espionaje) Alberga edificios de Gehry, Diener Diener, Sejima y Nishizawa...