Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
7 6 09 HORIZONTES Basilea Arquitectura de vanguardia El miércoles abre sus puertas Art Basel, la feria de arte más importante del mundo. ABC recorre los edificios más interesantes de la ciudad y sus alrededores, que firman los creadores más punteros NATIVIDAD PULIDO. ENVIADA ESPECIAL A BASILEA asilea se prepara, como cada año, para recibir a las mejores galerías y los más selectos coleccionistas en su prestigiosa feria de arte. Las grandes fortunas se concentrarán allí los próximos días con las chequeras echando humo tras un atracón de arte en la Bienal de Venecia, que hoy se inaugura (ellos la han podido visitar en los días reservados para vips y profesionales) dispuestas a hacerse con las piezas más codiciadas del momento. No B El Schaulager (arriba) una joya arquitectónica de Herzog De Meuron. Sobre estas líneas, el BIZ de Mario Botta, edificio muy célebre en pleno centro de Basilea hay crisis que valga. Habrá transacciones multimillonarias. Esta hermosa ciudad suiza, por la que se cuela caprichosamente el Rin, será hasta el domingo centro neurálgico del arte mundial. Enclavada en el lugar donde confluyen Suiza, Francia y Alemania (hay quien dice que cuando te mueves por ella no sabes exactamente en qué país estás) Basilea ofrece infinidad de actividades culturales a tan culturales huéspedes. No en vano, cuenta con el mayor número de museos por habitante de todo el país: hasta 40 para apenas 200.000 habitantes. Pero Basilea tiene un atractivo añadido: los arquitectos más punteros están dejando su impronta en la ciudad y es posible hacer interesantes recorridos arquitectónicos- -incluso guiados- -por sus calles. Roger Federer es, indiscutiblemente, el ciudadano de Basilea más famoso del mundo- -tan célebre como sus Läckerli, riquísimas pastas de especias y miel- pero no es el único que pasea el nombre de esta ciudad por el mundo. Los arquitectos Jacques Herzog y Pierre de Meuron también. Comenzamos con esta pareja de lujo el recorrido por la mejor arquitectura que puede verse hoy en Basilea. Uno de sus edificios más interesantes y valorados es el Schaulager (2000- 2003) Construido por encargo de la Fundación Laurenz, fue inaugurado en 2003 en Münchenstein, en las afueras de Basilea. Se llega en un santiamén con el tranvía 11. Es una mezcla de museo público (exhibe la colección de la Fundación Emanuel Hoffmann) depósito de arte abierto a visitantes e instituto de investigación artística. Abre sus puertas de abril a septiembre. En estos momentos acoge la muestra De Holbein a Tillmans además de obras maestras del Kunstmuseum que se han descolgado con motivo de la muestra de Van Gogh. El edificio, de 7.500 metros cuadrados, es una curiosa combinación de granito, madera y hormigón. Su fachada minimalista, en piedra y blanco (atravesada por unas grietas) y su originalísima puerta de acceso esconden en el interior una arquitectura portentosa. Cita obligada. Muy cerca, tomando el mismo tranvía 11, podemos admirar la Torre de Señales (1998- 99) Herzog De Meuron crearon este bello trapecio irregular de cobre, con lamas en su superficie, en un entramado ferroviario. El edificio, que se retuerce, cambia de color según la luz. De tres colores, los de la bandera francesa (azul, rojo y blanco) tiñeron los arquitectos suizos el cristal del Elsässtor o Puerta de Alsacia (2002- 2005) un edificio de oficinas situado junto a la estación de Basilea SBB. Se llega con los tranvías 1, 2, 8 o 16. Junto a él, podemos admirar un edificio en blanco riguroso de Richard Meier (un garaje reconvertido hoy en centro comercial y oficinas) y una antigua cervecería, que Diener Diener convirtieron en centro de formación de UBS. Herzog De Meuron, Botta, Piano... La ruta Herzog De Meuron por Basilea es interminable: el colorista Estadio St. Jakob, que abrió sus puertas en 2002 (tranvía 14 o bus 36) Suva- Haus (un homenaje al mito de Ícaro) la Farmacia (de color verde, recuerda los antiguos frascos farmacéuticos) Mario Botta también ha dejado su huella en Basilea. Su edificio más conocido en la ciudad es BIZ (1990- 95) Este cilindro de 28 metros de altura, de seis plantas, que recuerda al Coliseo romano, está construido en piedra natural de dos colores. Como curiosidad, costó 150 millones de francos y hay trajando en él 150 em-