Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22- 23 D 7 LOS DOMINGOS DE vendía periódicos, como tantos otros magnates que así comenzaron su carrera. Se levantaba a las tres de la mañana, hacía el reparto de periódicos hasta las seis, volvía a su hogar, donde tomaba un pequeño refrigerio, y a la escuela. ¿Qué le impulsó a cultivar el dibujo? -Su vocación irrefrenable. Primero se manifestó en el pequeño Disney una afición desmedida por el teatro. Su ídolo era Charlot e imitándole llegó a ganar en un concurso de aficionados el primer premio, que consistía en la exorbitante cantidad de dos dólares. Era tanta su afición al teatro, que, de vuelta a Chicago, montó allí con otro amigo, un número titulado El cómico holandés -Que sería un éxito... -Que constituyó un fracaso estrepitoso. ¿Y eso... -Porque la pasión de Disney era el dibujo. Como sus padres no sentían ninguna inclinación hacia tal arte, el muchacho recurrió a una tía suya, que, bondadosamente, le proporcionó lápices y papel a propósito para dibujar. Tenía fe en el chico. ¿Qué otras actividades tuvo en su infancia Walt? -A los quince años se dedicó a la venta de golosinas y revistas a los viajeros de los trenes que ha- cían el recorrido entre Kansas- City y Chicago. ¿Tiene historia la creación del dibujo del ratón Mickey -Y muy interesante. Mientras trabajaba Disney en su pobre estudio, los ratones campaban por sus respetos. Había entre ellos uno tan audaz, tan vivo de movimientos y gracioso de expresión, que, sin temor alguno, ya congraciado con el artista, corría por el caballete donde realizaba su labor. El roedor y el hombre trabaron tal amistad, que Disney le llamaba al principio Mortimer Después de pensarlo mucho, ese nombre para un bichito tan desenvuelto y simpático le pareció demasiado serio- -nombre de banquero de Nueva York o de fabricante de tejidos de Manchester- -y entonces lo bautizó con el de Mickey (Miguelito) que hoy ostenta con orgullo. ¿Quién iba a decir a Disney que ese nombre, más tarde, habría de hacerse mundialmente famoso? ¿Y fue fácil entonces la vida de Walt Disney? -En absoluto. Walt se trasladó a Hollywood soñando, como tantos otros, con la quimera de la gloria. Sin embargo, sus dibujos no interesaban a los magnates de Cinelandia. Con su hermano Roy tenía alquilada una pobre habitación y comían en un restaurante de los más baratos. Si Walt pedía carne, Roy pedía legumbres... Luego repartían ambos manjares, y así llegaban a forjarse la ilusión de que habían comido muy bien. Más tarde, para poder seguir viviendo, llegaron a cocinar en aquella habitación misérrima. Mientras Walt dibujaba, Roy freía patatas. Se lavaban sus ropas y realizaban todas las labores propias de la mujer. Miguel RÓDENAS En la foto superior, Disney junto al ratón Mickey. Le sirvió de inspiración un simpático ratoncito que se paseaba por su estudio en tiempos de bohemia. Debajo, Donald y su optimismo a prueba de bomba. A la izquierda, Blancanieves y los 7 enanitos, su primer largometraje; Mickey en el film Fantasía y Cruella de Vil