Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
31 5 09 FIRMAS considerar tanto las pruebas nucleares como los misiles norcoreanos los expertos señalan que su mayor peligro no es la capacidad ofensiva real sino que el régimen del demencial Kim Jong- iI lo ponga todo en el mercado. La alarma mundial contrasta con la posibilidad de que la provocación norcoreana tenga naturaleza en clave interna, para reforzar la dinastía totalitaria y mantener los equilibrios en el poder militar mientras la población se muere de hambre y a menudo se queda sin electricidad. Obama se juega mucho en el estadio de la no proliferación nuclear. En Teherán le escuchan poco. Siempre hay quien intenta ver hasta que punto llega la ductilidad diplomática de una nueva administración norteamericana. Es como un juego de patio de recreo, pero con arsenales nucleares. El gran Sorolla, ahora en El Prado, conecta con la imaginación simbólica de viejas y nuevas generaciones REUTERS LA SEMANA EN UN BLOC Duda nuclear apatero sigue diciendo Nucleares no, gracias ¿Habrá en eso un giro como fue el de OTAN, no a De entrada, sí En casi toda la Unión Europea avanza un cierto consenso sobre las ventajas de la energía nuclear mientras en España seguimos comprando a Francia tanta electricidad generada en sus centrales nucleares. También en el PSOE adulto se detecta una mayor aceptación de la energía atómica. Se sabrá algo más cuando Zapatero decida si cerrar o mantener la central de Santa María de Garoña, en Burgos. La CEOE dice que es una central de funcionamiento modélico. Con un no de Zapatero, el sobrecoste habrán de pagarlo los consumidores, claro está. Para reducir su alta dependencia del carbón, China acaba de anunciar un programa nuclear que en dos décadas tendrá 104 reactores. Uno se pregunta si habrá algún acierto de Zapatero en los últimos meses o si sus deseos ya están colmados con la victoria del Barça. Z VALENTÍ PUIG blico en el Prado será enorme, lo que debiera significar algo ante los críticos, marchantes y curadores de museos para quienes sólo existe el status quo de la vanguardia. Hay un Sorolla del grand style y el Sorolla del faenar levantino. De repente, es un Sorolla cuya intimidad cenital nos hace correr por las playas de la memoria siguiendo el ir y venir de las olas, como los niños del Mediterráneo desde hace siglos y siglos. No dudo que conecta con la imaginación simbólica de viejas y nuevas generaciones, del maillot al topless y a veces insinúa la palidez de otro Marcel bajo el parasol de las damas, contemplando el mar en Balbec y viendo los colores cambiantes según el designio de la luz. l observar la desgana con que parte del personal del sector servicios- -restaurantes, comercios- -atiende a los clientes se diría que no hay crisis, sino exceso de demanda en el mercado laboral. El riesgo del paro quizás desanime pero también tendría cierta lógica que quienes tienen trabajo se esmerasen en conservarlo y para que la empresa que les contrata no redujera personal. Si no siempre es así será porque algo falla en la ética del trabajo. En algún momento no se dio la transmisión que de padres a hijos se daba de la idea de esfuerzo y de hacer las cosas bien porque para eso te pagan. Todo oficio consiste en querer hacer bien las cosas. Da grima ver buenos tipos tan sin encaminar, con ganas de hacer pero sin que nadie les haya dicho cómo. De todos modos, ya sabemos que la culpa es del neoliberalismo. Qué tendrá eso que ver con que a las dependientas que se fuman un pitillo fuera de la tienda no les importe que entre un posible comprador y no encuentre a nadie detrás del mostrador. A Qué y cómo Vistazo al SMS e da algo en común entre los tertulianos mastines del PSOE y los lebreles del PP: una capacidad seguramente innata de incorporar a sus intervenciones los SMS que les envían sus respectivos tutores. Es una de las tantas desgracias del periodismo en España. Concretamente en Cataluña, el sistema de cuotas ha pervertido tanto los debates que unos pocos van decidiendo no acudir. La inconsistencia de la opinión pública en España se hace vulgarmente más acusada siempre que llega una crisis. Algo no marcha bien en un país cuando argumentar unicamente consiste en alzar demasiado el tono de voz. S La última dinastía P Gran Sorolla ay una exultación luminosa de yodo en las playas de Sorolla, como un retorno a veranos perfectos que vivimos y tal vez no fueron como creemos. El éxito de pú- H rovocación atómica de Corea del Norte. La respuesta de Hillary Clinton ha sido verbalmente muy dura. Alarma militar en Seúl. Washington cumple compromisos de protección con Japón y Corea del Sur, donde mantiene destinados 28.500 soldados. Afortunadamente, parece que Rusia y especialmente China- -decisiva en el asunto- -esta vez no han optado por la usual ambivalencia con que amparaban a Corea del Norte, aunque no avalen nuevas sanciones. Al www. valentipuig. com