Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
31 5 09 EN PORTADA La pesca es una actividad habitual en los meandros del Ebro. Aparentemente preocupa más el invasor mejillón cebra que la proximidad de la central nuclear Garoña Bajo el volcán del debate energético TEXTO: MIGUEL ÁNGEL BARROSO FOTOS: FÉLIX ORDÓÑEZ a carretera zigzaguea encajonada entre cantiles. A pesar de lo quebrado del terreno el Ebro se encuentra aquí domesticado por el embalse de Sobrón. Entramos en el Valle de Tobalina y el decorado se abre, respira, muestra prados bucólicos y pueblecitos rodeados de montañas. El lugar donde uno no se espera ver una construcción de hormigón y una chimenea apuntando al cielo. Pero aquí, en un meandro del río, se levantó hace cuarenta años la central nuclear de Santa María de Garoña, que apura sus últimos días. O no. La empresa propietaria, Nuclenor L (Iberdrola y Endesa al 50 por 100) tramita la extensión de su vida útil diez años más. El Ministerio de Industria tiene de plazo hasta el 5 de julio para decidir al respecto. Para ello contará con el dictamen del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) que se hará público la semana entrante. La política, en cambio, desborda el examen técnico. La Fundación Ideas, el think tank socialista que preside Jesús Caldera, es partidaria del cierre de todas las centrales nucleares existentes en nuestro país y de apostar por las energías renovables- -el nuevo mantra del presidente del Gobierno- En medio del debate sobre el modelo energético hacia el que debe caminar España los focos se sitúan sobre Garoña. Muy a su pesar. La Guardia Civil, apostada en el puente que conduce a la entrada de la central, pide la documentación a los visitantes. Un filtro que se añade a los preceptivos controles del complejo. En la ribera, unos pescadores pasan el día. Hoy hay cuatro, los fines de semana esto está a tope, y por ahora nadie ha informado de que piquen peces con tres ojos o así. A los paisanos les preocupa más el mejillón cebra, especie invasora que entró por el delta y amenaza con llegar hasta Fontibre. José Ramón Torralbo, director de la central, empezó en el departamento de Garantía de Calidad hace 26 años. Me hubiera gustado menos atención mediática; que la decisión sobre Garoña se tomara desde una posición más serena. Pe-