Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 5 09 ACTUALIDAD Chavales del fútbol base del Español se entretienen con el ordenador en la residencia del club ELENA CARRERAS equipos extranjeros hay unos 130 jugadores nuestros. Eso no es fácil y menos en unas ligas tan competitiva sostiene Casanovas, al que responde Fernando: Creo que siempre se puede mejorar lo que existe. Debemos mejorar tanto en la formación como en la captación y conseguir que al final de todo ese trayecto, tanto en las categorías juveniles como en el Mestalla (filial del Valencia) se pueda incrementar el número de jugadores que sean acreedores de una oportunidad. Ese es el objetivo. Las canteras están para intentar formar jugadores y más allá de los resultados lo que queremos es funcionar bien a todos los niveles. Esto hay que hacerlo a nivel de entrenamiento, de partidos, de estilo de juego y formación personal para que efectivamente no sabremos cuántos serán futbolistas, pero personas formadas seguro que tienen que ser todos El recurrente tema de la crisis anima a pensar que nuestros jugadores tendrán más oportunidades ahora. Lo que es una realidad es que es una de las formas en las que los clubes se pueden ahorrar dinero reflexiona Fernando. Lógicamente siempre es más barato sacar un jugador de tu cantera que comprarlo fuera. Bien es cierto que para poder hacer esto es necesario que las canteras reciban un índice de inversión, porque si no es muy complicado. Y en ese aspecto, en el de invertir en la cantera, también hay que trabajar. Es muy difícil decir: Cojo a un chaval de alevines y lo hago jugador de fútbol Así puede haber uno cada quince años o cada diez. Pero igual sí es más fácil decir: Invierto un poco en este juvenil, que tiene capacidad para estar en el filial, e igual en un par de años está a punto para estar en el primer equipo. Luego te podrá salir o no, pero si inviertes un poco en cuatro o cinco futbolistas y llega uno ya has cumplido y no sólo económicamente Con todo, el fútbol base no entiende de colores y cada día es más frecuente ver a niños de origen africano o sudamericano compartir campo y camiseta con los autóctonos. En Cataluña hay una inmigración que ha subido muchísimo. Tienen críos, argentinos, marroquíes, rumanos... Son de aquí. Luego están los de fuera y no paran de ofrecerte africanos. La globalización también está en el fútbol. O te aclimatas, o estás muerto. Todo va muy rápido y hay que actualizarse para sobrevivir admite Casanovas. Vienen de muy pequeños y les consideramos catalanes. El 82 por ciento de nuestros chavales son catalanes, y entre ellos hay negros de segunda o tercera generación apostilla Benaiges. Da igual la raza, se trata de formar campeones en un vivero repleto de futuras estrellas. Las canteras en tiempos de crisis La cantera Una fábrica de ilusiones (Viene de la página anterior) hablo con los intermediarios añade Benaiges. El chaval tiene que hablar con el padre, con el entrenador o conmigo, pero no a través del representante censura. Mire. Casi todos los chavales enseñan los calzoncillos hoy en día. Es una moda. Pues bien, todos quieren intermediario porque el otro lo tiene. Pero a Primera siempre llegan los mismos. Los representantes hacen daño al fútbol. De diez, uno suma, dos no pintan mucho y siete restan, presionan mucho a los chicos y así salen las cosas lamenta el coordinador azulgrana. Hay pocas dudas sobre las canteras españolas, que casi siempre dan la talla en los campeonatos de categorías inferiores. Sin embargo, lo difícil es que cuajen y más con los mercados abiertos. Aparece en el debate Fernando Gómez Colomer, vicepresidente deportivo del Valencia y que apuesta por un modelo inglés. Allí para los juveniles los jugadores del primer equipo son auténticos ídolos y están or- El modelo inglés gullosos de limpiar su vestuario, sus botas, la enfermería... Eso lo hacen los chavales del juvenil y, es más, están orgullosos de hacerlo. Es otra filosofía y aquí en España es imposible implantarlo, pero la lectura de eso es que ahora mismo en España un chaval que juega en el juvenil o en un filial de un equipo de Primera división se siente mucho más importante de lo que en realidad es y eso hace a algunos de ellos tomar una actitud nada buena a la hora de ser jugador o llegar a ser jugador de fútbol. En el club se les orienta, pero cada chaval tiene su forma de ser, tiene su entorno, tiene su agente... y claro en ese caso hay que ser fuerte y hay que saber llevarlo. Es importante la sensatez en los chavales para que puedan llegar a ser jugadores de fútbol Todos coinciden en ese aspecto, pero cada club utiliza la cantera en función de sus intereses. En 20 años hemos conseguido en traspasados de canteranos unos 50 millones, al margen de los que han jugado arriba. De nuestro fútbol base, 35 jugadores han estado inscritos en la Liga y en la LFP y sumando Valdebebas, el vivero seco del Madrid Mezquita fue el gurú de la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid. Su mensaje siempre era el mismo cada vez que ponía en marcha el torneo social con los más jóvenes. De los trescientos que estáis aquí, uno o ninguno llegaréis al primer equipo Una sentencia que se ha ido cumpliendo año a año, temporada a temporada. La camada de la casa blanca siempre ha sido un vivero para el resto de equipos de Primera y de Segunda división. Hoy, sólo hay cuatro jugadores de la casa en el primer equipo- -Casillas, Guti, Raúl y Miguel Torres (Parejo ha estado cedido) pero pese a todo los responsables no pierden la esperanza de encontrar un diamante en bruto. La estructura está montada en Valdebebas. Y es de lujo. Cuidada al milímetro, está diseñada para que los chavales, que llegan al centenar cada año, ocupen el primer vestuario, para que vayan subiendo escalones, a medida que cambian de categoría y de equipo, hasta alcanzar las dependencias del primer equipo. De menos a más. En el último rincón está el premio gordo. En medio, un guión estricto para que los chavales sigan sus estudios y aprendan los valores más limpios y sanos de la sociedad.