Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 5 09 EN PORTADA desde hoy, este modelo de 1996 tiene un aspecto rústico y poco atractivo. Su versión estándar costaba 199 dólares, y tenía una memoria de 4 MB (unas 4.000 páginas) Rocket, la primera generación. Visto Modelo español. El origen del Papyre es chino, pero el producto final, que se vende por 299 euros, con 600 libros en su interior, se hace en Granada Este e- reader de Fujitsu saldrá a la venta este año. Su incorporación más evidente: tiene color, lo que abre nuevas posibilidades para libros de cómics o fotografías. Además, bluetooth y wifi La tercera generación. El modelo de los editores. Este Sony Reader lo utilizan muchos lectores de las editoriales. Como casi todos los dispositivos, tiene tinta electrónica: se lee bien y no cansa la vista. Cuesta 350 euros Libro digital Jaque a la Galaxia Gutenberg POR JUAN FRANCISCO ALONSO Y MIGUEL ÁNGEL BARROSO U Logic tiene una pantalla cubierta por un plástico flexible tamaño DIN A 4 Como una revista. Este Plastic n domingo cualquiera, quizá en la primavera de 2015, usted, querido lector, irá al quiosco, un gesto cotidiano como ha hecho esta mañana, en busca de su ABC. Durante toda la semana en la televisión habrán anunciado que, junto al diario, podría encontrar un cupón para canjear en unos grandes almacenes por un dispositivo electrónico de lectura. Un Kindle, por citar el ejemplo de moda, comercializado por Amazon en Estados Unidos. Un domingo empezará todo. Con ese e- reader, el suscriptor de ABC probablemente recibirá una clave para acceder al contenido de su periódico durante todo el año, cada mañana temprano, o actualizado varias veces al día, cada vez que se conecte a una red wifi. Y el comprador de periódicos de siempre se planteará una pregunta de esas que cambian nuestra forma de vida, como el día que empezamos a escuchar mp 3 en lugar de discos físicos. ¿El próximo fin de semana posibilidad de muchos de estos lectores, como el iRex de la fotografía: se puede escribir encima Para tomar notas. Otra Los dispositivos de primera generación emitían luz como los ordenadores y cansaban la vista. Los nuevos usan tinta electrónica, una experiencia de lectura parecida a la de un libro volveré a por mi ejemplar en papel o aceptaré la oferta de una suscripción al periódico, una actualización constante, infinidad de servicios añadidos y el nuevo gadget, todo a un precio irrechazable, a cambio de un compromiso de permanencia similar al que utilizan las operadoras telefónicas? A los expertos del mundo digital les acribillan con escenarios como éste. Quizá les confunden con Ray Bradbury. ¿Qué ocurrirá en 2015? ¿De verdad va a ir al portalibros la mitad de todo el negocio editorial en España? se preguntaba escéptico en su blog José Antonio Millán, editor, escritor, lingüista y miembro del consejo científico de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Millán no cree en el apocalipsis, sino en la coexistencia pacífica entre los dos medios Y eso que su relación con lo digital empezó hace una eternidad. Corría el año 1973... Era estudiante de Filología, y un compañero de Preu se había metido en Informática. ¿Y eso cómo es? le pregunté. Yo andaba entonces con un trabajo de métrica latina y descubrí que los textos se podían digitalizar y analizar muy fácilmente Luego vino su web, su escrutinio diario de estos asuntos, su papel de Bradbury. Es imposible saber qué va a ocurrir en estos tiempos revueltos. Nadie sabe nada, y muchas cábalas obedecen a intereses concretos El avance de estos dispositivos