Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
17 5 09 EL ZOO DE PAPEL EFE quejó de la poca atención de los medios, contados en su rueda de prensa. El jueves estrenó Calé en la Gran Manzana. Allí lució su nombre una marca reconocida en todo el mundo y su talento Un calé en Nueva York. Cuando presentó su último espectáculo en Madrid, Joaquín Cortés se El regreso del Führer. El dictador tuvo su palco en otros tiempos en el teatro Admiralspalast de Berlín. Ahora, el personaje creado por Mel Brooks vuelve a dar brincos en ese escenario, donde se acaba de estrenar The producers Eugenia Silva Eugenia Silva ha reaparecido en Cannes, tras su posado desnuda en una revista. Y lo ha hecho antipática y distante con la Prensa española... y con Jaydy Mitchell POR BEATRIZ CORTÁZAR n año más la firma de joyas Chopard es el patrocinador oficial del Festival Internacional de Cine de Cannes. Sobre la alfombra roja cada noche hay un desfile de moda y piedras preciosas para dar el glamour necesario a una convocatoria que sirvió para que Rainiero de Mónaco se enamorara de la actriz Grace Kelly. Nadie ha superado esa historia de amor y lujo, pero eso no quita para que Cannes se convierta durante unos días en punto de encuentro de las celebridades. A la espera de que esta semana aparezca la madrileña Penélope Cruz, esta semana en Cannes se ha hablado español gracia a la asistencia de tres guapas oficiales: Elsa Pataky, Eugenia Silva y la mexicana Jaydy Mitchell, invitadas por la dueña de Chopard, Caroline Gruosi- Scheufele. De ahí que lucieran algunas de las joyas más espectaculares de su colección Red Carpet, como el collar de brillantes que llevó Silva. El collar era una belleza de valor incalculable (sólo en hacerlo se han invertido 1.500 horas, y consta de 126 quilates repartidos en 5.240 diamantes más una vuelta de veintisiete perlas cultivadas) pero quien no se ganó a la gente y ni mucho menos a la prensa fue Eugenia Silva, que reaparecía sobre esta alfombra con un vestido en grises de Armani tras la polémica de su portada española en Vanity Fair con el culo al aire y un comunicado mostrando su protesta por verse de esa guisa. Eugenia anunció medidas legales y la revista respondió que también estudiarán demandarla por el daño que hacía a Mal rollito con Jaydy Mitchell esa cabecera. Desde entonces la modelo no se ha vuelto a pronunciar. Por eso su actitud en Cannes me consta que fue bastante peculiar, diría antipática y distante con los medios españoles, a los que ponía mil y una condiciones dignas de una celebridad de varios Oscar y encantadora y toda llena de facilidades con los extranjeros. Eugenia se encuentra en ese punto que los americanos llaman wanna be un quiero ser pero sin todavía respuesta clara dado que no es una celebridad internacional, tampoco una actriz y sí una modelo que ya vivió sus días de gloria. En esa U Eugenia Silva, sobre la alfombra roja de Cannes EFE