Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26- 27 D 7 LOS DOMINGOS DE do al dios Shiva. Alrededor del mismo se levantan una treintena de santuarios hinduistas y estupas (pagodas) budistas, entre los que destacan el contiguo templo de Shiva- Parvati, el de la niña diosa Kumari y el cercano de Kashtamandap, un edificio del siglo XII que da nombre a Katmandú, antigua Kantipur. En medio de este auténtico museo al aire libre pululan los esqueléticos y desdentados sadus (santones) que, cubiertos sólo con una fina túnica y con el tercer ojo adornando su frente, prenden incienso en pequeñas capillas y piden limosna entre las vacas que, indolentes, pacen rumiando la basura que se acumula en las esquinas de los callejones. A ambos lados, las estrechas y oscuras callejuelas del casco histórico están flanqueadas por casas con ventanas y puertas diminutas cuyas fachadas y frisos de madera están ricamente ornamentados con inscripciones talladas y celosías. Un agradable paseo por este mundo de ensueño, que parece anclado en el tiempo a la vista de los ancianos nepalíes tocados por su topi (gorro típico) y ataviados con sus largas chaquetas tradicionales, lleva hasta Swayambhunath, popularmente conocido como el Templo de los Monos porque estos animales saltan a sus anchas por la impresionante estupa con los ojos de Buda que se levanta sobre la colina de Padmanchal. Con diez metros de alto y sesenta y cinco de circunferencia, este monumento budista es una de las principales atracciones de Katmandú junto al templo hinduista de Pashupatinath, dedicado al dios Shiva a orillas del río sagrado Bagmati, cuyas aguas confluyen en el Ganges. Entre ratas que corretean junto a las piras fúnebres, aquí se realizan CHINA INDIA CHINA N Tibet NEPAL INDIA Hi ma la ya Katmandú Pistas Cómo llegar. Desde España, vuelan British, Jet o Qatar Airways. Los billetes más baratos no bajan de los 1.000 euros. Dónde dormir. Por un módico precio, en la encantadora Katmandú Guest House, o a todo lujo y sin reparar en gastos en el Hyatt Regency. Dónde comer. El céntrico barrio de Thamel está plagado de agradables restaurantes con jardines y terrazas. las tradicionales cremaciones de los difuntos para que sus cenizas vayan a parar al río de la vida. Pero las atracciones no terminan aquí, ya que en los alrededores de la capital destacan dos ciudades vecinas que merecen un día de excursión aparte: Bhaktapur y Patán. Menos explotadas que la bulliciosa Katmandú, ambas conservan el auténtico sabor del Nepal Patán, en el valle de Katmandú, donde se respira toda la tradición de esta nación medieval, como se aprecia en sus respectivas plazas Durbar y palacios reales. En el pasado, Bhaktapur y Patán eran reinos independientes que rivalizaban con Katmandú por el control del valle, hasta que fueron sometidos por los monarcas de la dinastía Malla hace ya más de cinco siglos. La primera, conocida también como la Ciudad de los Devotos luce aún con orgullo el modo de vida tradicional de los jyapus (campesinos del valle) mientras que la segunda es un perfecto ejemplo de la arquitectura newari que proliferó entre los siglos XVII y XVIII bajo el dominio de los Malla. Desde aquí, las vacaciones místicas de Nepal ofrecen seguir conociendo su rica historia en la ciudad de Pokhara, al oeste del país y, en dirección al Annapurna, perderse entre los elefantes y rinocerontes del parque nacional de Chitwan... o, ya puestos, tocar el cielo en el Everest. La Plaza del Palacio de Patán es lugar de encuentro y peregrinaje