Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20- 21 D 7 LOS DOMINGOS DE DE MI BITÁCORA Pero ¿qué ha hecho Barroso? POR EDUARDO SAN MARTÍN omo el pescado, Europa se pudre por la cabeza. La imagen es de Wolfgang Munchau, director asociado del Financial Times, que citaba recientemente una frase de Helmut El Banco Central Europeo (BCE) es la única institución europea que funciona bien -como síntesis de la falta de aliento político en unas instituciones que han navegado en medio de la grave crisis económica como si la tormenta no fuera con ellas. Al final tendrán razón quienes sostienen que sin gobiernos nacionales no hay Europa que valga. Y entonces, ¿cómo es que el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, va a ser reelegido prácticamente sin oposición, como para cumplir un expediente? Como se sabe, el presidente español es uno de los que apoyan su nueva candidatura. Y Zapatero debería explicar por qué. ¿Es que los políticos de centro derecha no sirven para sacar a España de la crisis económica, pero sí para gobernar unas instituciones europeas en franco declive? ¿O se trata preci- C samente de eso, de que sigan en estado catatónico mientras los jefes de Gobierno continúan controlando el rumbo en sus cenas junto a la chimenea? La reelección de Barroso no es inevitable pero es muy probable. Y en este trance, Munchau le pide únicamente que responda a dos preguntas: qué es exactamente lo que ha hecho durante su primer mandato y cuál es su gran idea para el segundo. Algunos le atribuyen el impulso de la agenda de Lisboa, ese campanudo brindis al sol según el cual el año que viene la UE superaría en desarrollo tecnológico a Estados Unidos. Otros temen que su gran idea para el nuevo mandato sea relanzar esa misma agenda para perder otros diez años en sueños improbables en lugar de dedicarlos a resolver problemas mucho más acuciantes. Menos mal que nos queda el BCE. Republicanos a la deriva L os republicanos andan en Estados Unidos casi tan despistados como cuando perdieron estre- pitosamente las elecciones de noviembre, entretenidos en discusiones sobre el liderazgo contestado del nuevo presidente de su Comité Nacional, el afroamericano Michael Steele, las futuras intenciones de la gobernadora Sarah Palin y los excesos verbales de su icono radiofónico Rush Limbaugh. Así que el irrefrenable William Kristol ha venido en su auxilio para proporcionarles una aguja de marear. No parece que nadie se lo haya pedido, pero Kristol, hijo de unos de los fundadores del movimiento neo conservador norteamericano y él mismo un neocon sin complejos, piensa que sus correligionarios pueden ser barridos por la obamanía reinante si no dejan de mirarse el ombligo. Y eso que los legisladores republicanos no dejan de colocar sus chinitas en los rodamientos de la trituradora demócrata de las cámaras. La agenda que Kristol propone a los republicanos se resume en cinco apartados que comienzan por D: deuda, defensa, diplomacia, detenciones (Guantánamo) y doctores (reforma de la sanidad) Les aconseja sembrar oposición en esos cinco campos desde ya para que, cuando se despeje la nube en la que está instalada la opinión pública norteamericana, puedan hacer cosecha en relación con cinco problemas que pueden volverse lanzas cuando llegue el invierno de Obama que él sitúa en 2010. Mucho predecir, aunque el tiro no está mal trazado. Los lamentos de Havel aclav Havel ha sufrido en sus carnes el desprecio de las dictaduras por los derechos humanos y, por esa razón, no soporta ver instalados en el recién constituido Consejo de Derechos Humanos de la ONU (que sustituyó en 2006 a la desprestigiada comisión del mismo nombre) a representantes de países que no son un modelo de respeto a los derechos de sus ciudadanos. El ex presidente checo culpa de dejadez a las democracias del mundo, que siguen repartiéndose esos y otros asientos de la ONU en una especie de mercadillo. El resultado ha sido que, para las 18 vacantes que se cubrían esta semana, solo hubiera 20 países candidatos. Y ya se sabe qué gobiernos tienen un interés especial en copar ese tipo organismos. De forma que, desde el pasado martes, zorros como Azerbayán, Rusia, China, Cuba o Arabia Saudí, guardarán el gallinero. Como cuando Josu Ternera presidía la comisión de Derechos Humanos del parlamento vasco. Los poderosos del mundo han dejado de escuchar al que un día fue para ellos símbolo vivo de la lucha por las libertades. V www. abc. es blogs san- martin