Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 D 7 LOS DOMINGOS DE UE en Kosovo (EULEX) quince- -entre ellos dos mujeres- -en Haití (MINUSTAH) tres en Bosnia (EUPM) uno en Macedonia (OSCE) cinco en Timor (UNMIT) uno en Sierra Leona (UNIPSIL) siete en Afganistán (EUPOL) y tres en Guatemala (CICIG) Aunque los primeros policías llegaron a la provincia serbia de Kosovo en 1999, la actual misión (EULEX) empezó a operar recientemente, tras el traspaso de competencias efectuado entre la ONU y la UE con objetivos como la lucha contra el crimen organizado, que tanto está repercutiendo en los Estados miembros de la UE, y la lucha contra los crímenes de guerra cometidos a fines de los noventa. En Kosovo se encuentra el inspector Santiago del Toro, nacido en Barcelona hace 43 años, que ejerce funciones de jefe adjunto de la Unidad de Protección de testigos. Con experiencia en varias misiones internacionales en la ex Yugoslavia, el inspector llegó a Kosovo en 2007 y ocupó entonces el puesto de responsable de la Asesoría Jurídica Policial de la ONU hasta que, con el trasvase entre ambas misiones, fue el primero del contingente policial español en ingresar en EULEX. Se trajo consigo al programa de protección al oficial del CNP Mariano Lasala y al guardia civil Alejandro Tunel. Ambos realizan funciones de investigación y sobre todo protección y guarda de los testigos protegidos. son sus angeles de la guarda, velan por ellos mañana y noche, les cambian de pisos protegidos a la menor señal de alarma de que hayan podido ser detectados, y su misión es que lleguen sanos y salvos al juicio donde testificarán en contra de las mafias de delincuencia organizada o grupos de ex combatientes juzgados por crímenes de guerra La unidad que manda Del Toro se encarga de cambiarles la identida a los testigos, facilitarles nueva documentación y, en cuanto acaban de testificar, sacarlos del país y darles una nueva vida en cualquiera de los países que forman parte del programa de Protección de Testigos. Es un trabajo duro, donde los testigos llegan aterrorizados por si algo falla y que requiere de constante vigilancia y extremo secreto, ya que son muchos los ojos encargados de localizarlos e intentar que no declaren subraya el inspector barcelonés, soltero, desde la conflictiva provincia serbia. Gran parte de los casos proviene de la Unidad de Investigación de crímenes de guerra, donde tienen un papel relevante el teniente Antonio Mínguez y el sargento Miguel Owono, ambos veteranos de Kosovo, que se encargan de investigar los múltiples casos aún sin resolver: se habla de una cifra en torno a los 20.000 casos de desaparecidos no resueltos. Velan mañana y noche Un agente del Cuerpo Nacional de Policía desplegado en Afganistán para adiestrar a la nueva policía afgana paso. La situación de la mujer sigue siendo mala. Hay alguna mujer policía, pero no llegan ni al 1 por ciento, y las mujeres son fundamentales en el trabajo policial. Se trata de cambiar mentalidades y al mismo tiempo respetar la cultura del lugar A pesar de las críticas tanto del gobierno afgano como de sectores sociales a causa de los bombardeos de las fuerzas de la coalición internacional, que han provocado numerosas víctimas civiles, el inspector Correa Cruz asegura que la relación con la población, al menos en la capital y en la zona en la que operan, es buena: Nosostros somos bien recibidos. La población es muy hospitalaria y no dejan de mostrarnos agradecimiento por lo que hacemos. Es cierto que quienes tienen intereses contrarios a la presencia internacional, como terroristas y traficantes de drogas, quieren que nos vayamos. Pero son una minoría. Estamos convencidos de que lo que hacemos es bueno para los afganos, para la región y para todo el mundo. Creemos que merece la pena Auspiciados por tres organizaciones internacionales, las Naciones Unidas (ONU) la Organización para la Cooperación y la Seguridad en Europa (OSCE) y la Unión Europea (UE) el Cuerpo Nacional de Policía pone a su disposición funcionarios especialmente cualificados. En calidad de personal cedido temporalmente para que se desplacen a escenarios de conflicto, tras un riguroso proceso de selección, nunca faltan voluntarios señala el comisario José Luis González Mas, jefe de la Unidad de Coordinación Internacional, que asegura que de estas operaciones se aprende siempre, tanto desde el punto de vista policial como humano. Es un enriquecimiento mutuo Las tareas son múltiples: formación y adiestramiento de fuerzas policiales, escolta y protección de testigos, reorganización y construcción de comisarías... Este último es el caso de Haití, donde contamos con la ayuda de la Agencia Española de Cooperación Internacional, del Ministerio de Asuntos Exteriores, cuyo respaldo es vital para la construcción de edificios, porque las carencias del país son muchísimas dice González Mas. Una parte nada desdeñable de las ABC misiones en el exterior de estos ángeles custodios es mejorar la imagen de los policías locales, comenta el comisario: Cambiar la percepción de los policías. Para que los agentes locales y la gente comprendan que la labor de la policía es proteger a la población. En países que han pasado por regímenes autoritarios o donde la corrupción es ley, la tarea es ingente, y la formación de policías no se puede separar de la reconstrucción económica, política y social Mientras se prepara el despliegue de policías españoles en los territorios palestinos, el CNP participa actualmente en ocho misiones internacionales: cuatro agentes intervienen en la misión de la Misión en Afganistán: Somos policías europeos del siglo XXI, dedicados a servir al ciudadano, dedicados a entrenar policías en una sociedad anclada en la Edad Media Misión en Kosovo: Es un trabajo duro, donde los testigos llegan aterrorizados por si algo falla y que requiere extremo secreto, ya que son muchos los que intentan que no declaren