Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4- 5 D 7 LOS DOMINGOS DE EFE Una imagen familiar durante el pasado verano en Palma de Mallorca ERNESTO AGUDO Ya convertidos en marido y mujer, los Príncipes se besan en el balcón del Palacio Real IGNACIO GIL mitan hilar el tiempo político con el tiempo humano afirma el Heredero de la Corona. Desde que nacieron las niñas, el cuidado de sus hijas es el principal cometido de la Princesa, seguido de acompañar al Príncipe y de atender a su propia agenda institucional. El objetivo de los Príncipes es que las Infantas lleven una vida lo más normal posible, sin privilegios y sin exclusiones; que hagan exactamente lo mismo que sus compañeros de colegio y los demás niños de su edad. Como todos los padres, enseñan a sus hijas a dar las gracias, a pedir las cosas por favor, a no levantarse de la mesa sin permiso y a recoger ellas mismas lo que desordenan. Sus padres procuran buscar el equilibrio entre esa normalidad y su condición de miembros de la Familia Real. Para ello, Don Felipe tiene muy en cuenta la experiencia de su propia infancia, aunque sus circunstancias eran muy distintas a las de sus hijas, ya que cuan- do él era niño el acoso mediático no era tan intenso como en la actualidad, ni existían los teléfonos móviles con cámaras ni mucho menos Internet, donde se mezclan sin control alguno las informaciones serias con los rumores más disparatados. Aunque las niñas todavía son muy pequeñas- -Leonor tiene tres años y medio y Sofía dos- poco a poco van tomando conciencia de su condición de miembros de la Familia Real. Por ejemplo, en las ocasiones en que la primogénita ha posado ante los fotógrafos o el público, ha preguntado ¿quiénes son esos señores? y los Príncipes han aprovechado para explicar a la niña que sus abuelos son los Reyes y a qué se dedican sus padres. Quieren que, en el futuro, sus hijas hablen, además del español, inglés, catalán, vasco y gallego. Pero Leonor todavía está en la edad de jugar con plastilina o con el ordenador, con En la m is tradicio a del Peregrin nal abra o zo al Ap en Santiago de Com óstol postela, los Prín cipes da n el el que ya se maneja con juegos interactivos para niños. Con las dos Infantas no sólo está garantizada la continuidad de la Dinastía, sino que además los Príncipes tienen la vida llena. Ellos pertenecen a la nueva generación de padres jóvenes y sólo delegan en cuidadoras cuando no les queda otra opción. También Doña Sofía prefería llevar personalmente a sus hijos al colegio cuando éstos eran pequeños y ocuparse de su cuidado, pero en aquellos años no era tan difícil como ahora conciliar la agenda de la todavía Princesa con la vida familiar. El caso es que Doña Letizia ya no tiene tiempo para casi nada ABC La Infanta Leonor pregunta El objetivo de los Príncipes es que las Infantas lleven una vida lo más normal posible, sin privilegios y sin exclusiones; que hagan lo mismo que sus compañeros de colegio más, ni siquiera para ver la televisión y, cuando dispone de unas horas, salvo que hayan quedado con unos amigos- -los de siempre, tanto de él como de ella- las dedica a ir al cine con el Príncipe. Ambos prefieren acudir a las salas públicas antes que ver las películas en casa. No hace falta preguntar a los Príncipes para saber que sí se ha cumplido el deseo expresado hace cinco años, nada más convertirse en marido y mujer: Es también muy importante que sepamos encontrar el uno en el otro el remanso necesario para reflexionar, disfrutar y compartir todo aquello que nos hace crecer como personas, enorgullecernos y sobrellevar la intensidad de nuestras vidas