Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
17 5 09 EN PORTADA AFP e Mallorca en Palma d ana Santa, pasada Sem r y Sofía, la ntas Leono Las Infa Cinco años Retrato íntimo de los Príncipes POR ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS a Princesa de Asturias sí ha cambiado en estos cinco años. Ahora ya tiene tan interiorizada su condición que cumple con sus responsabilidades de forma impecable. Pero Doña Letizia, la persona, sigue siendo la misma. Más madura, más serena, algo más contenida, pero la misma. Al Heredero de la Corona, sin embargo, le ha ocurrido al revés: el Príncipe es el de siempre, pero Don Felipe ha cambiado. No sólo ha dado a conocer aspectos de su personalidad, como su sentido del humor, que antes únicamente conocían los muy próximos, sino que ahora es más abierto, más cercano y más afectuoso. Desde que hace cinco años y medio entró en su vida la normalidad y la frescura de la Princesa, al Heredero de la Corona se le ve feliz. Como Príncipe sigue siendo el de siempre: un hombre con gran capacidad de trabajo, alto sentido del deber y entregado al servicio de los españoles. Un hombre transparente, sereno, reflexivo y prudente, alejado de cualquier dogmatismo o radicalidad. De su boca será difícil escuchar un juicio precipitado y sus decisiones son fruto de una profunda meditación. Él siempre estuvo convencido de que Doña Letizia reunía condiciones para ser Princesa de Asturias y ahora el tiempo ha demostrado que su decisión fue acertada, aunque el perfil de la mujer de la que se enamoró no fuera el esperado. Ya nadie pone en duda las palabras que Don Felipe pronunció el 3 de noviembre de 2003, en el jardín de su casa, cuando presentó a su prometida: Tengo la seguridad de que Letizia reúne todas las cuali- L Los Príncipes con Leonor en el velero tras las regatas de la Copa del Rey dades y capacidades necesarias para asumir las responsabilidades y las funciones como Princesa de Asturias y como futura Reina de España Si se les preguntara a los Príncipes sobre su aniversario, el balance sería inmejorable. En el plano personal, su relación es la de una pareja enamorada que, después de cinco años de convivencia, vive su mejor momento y que disfruta, día a día, al ver crecer a sus hijas, las Infantas Leonor y Sofía, mucho más deprisa de lo que nunca se hubieran imaginado. Para hacernos una idea, hasta la propia Leonor dice ya cuando yo era pequeña... y el próximo septiembre Sofía empezará a acudir a la guardería. En el plano institucional, Don Felipe y Doña Letizia forman un equipo integrado, comprometido con el servicio a España y siempre dispuesto a acudir cuando se les requiere. Desde el primer momento,