Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 5 09 HORIZONTES Viaje a la sabiduría del desierto El desierto es un viaje hacia la aventura de una ruda naturaleza, hacia la fascinación de las inmensidades y la lucha por la vida. Y, por encima de todo, es una aventura hacia el corazón de los hombres que lo habitan TEXTO Y FOTOS: JOSTO MAFFEO Sahara espués de décadas vagabundeando por esa enormidad de la naturaleza que llamamos Sahara, cuando me preguntan qué busco en el desierto no sé bien qué contestar. A lo mejor viajo al desierto porque, en esa relación casi pasional con la inmensidad- -esa inmensidad tan extrema y dura como fascinante y variada- -yo no busco nada. No necesito buscar, porque encuentro. Siempre encuentro lugares que, siendo los mismos, aparecen diferentes; siempre me cruzo con hombres, mujeres y niños que se parecen y que, sin embargo, albergan cada D La radio no funciona, pero el hombre se siente de lo más orgulloso de su única posesión uno su propio universo. Así lo subrayo en el subtitulo de Sahara. Un viaje a la sabiduría de las gentes del desierto que he escrito junto a Ángeles Blanco. Y es que para mí la aventura en el desierto es como un partir al cara a cara con la rudeza de la naturaleza, a la contemplación de la pelea diaria por la existencia, a la fascinación de las inmensidades. Pero, sobre todo, es un viaje hacia la aventura humana, hacia el encuentro con una sabiduría y una humanidad que mis amigos del desierto, mi gente -caravaneros y cabreros, touareg y beduinos, hombres y mujeres- -me ofrecen con sencillez, con desprendida amistad. En ese aventurarse entre el Teneré y el Tanezrouft, en el Hoggar o en el Drâa de Ch Gaga, siempre se reciben lecciones. Se llega con ganas de aventura, se desafían obstáculos entre erg reg y hammada (arena, planicies y pedregales) se revientan cuerpos y motores y, luego, un anciano o un niño, sólo con una frase, te inyecta una nueva sensatez y, de paso, te da una sonora bofetada en el trasero de tu prosopopeya cargada de opulencia occidental. Es lo que adoro del desierto. Sudar la gota gorda, empapar camisas con la sal axilar, averiguar dónde están mis límites... y, sobre todo, escuchar voces sencillas, problemas reales, vivencias humanas. Contemplar personas cuyo bagaje cultural hunde sus raíces en una experiencia de siglos de paciente y recia obcecación por la supervivencia. Hace años me dejé adoptar por estas tierras. Frente a la mítica Tombuctú, en Mali, donde hubo un tiempo en el que en pleno Sahara llegaron a vivir unos 30.000 estudiantes, allí me dejé cautivar por uno de los puntos de partida de los grandes azalay (caravanas) Hoy, mi valle es el del Drâa; mi Sahara prêt- à- porter el de la dunas de Ch Gaga y de la gran Sebkha de Iriki, que miran a esa frontera nun-