Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 5 09 FIRMAS La bolsa o la vida sto. ¿Qué te iba a decir? Ah, sí, una cosita te dice ese conocido remoto que hace de encontrarte en la presentación de un libro. Las conversaciones introductorias de este tipo van a desvalijarte de algo. Como mínimo, en estos casos se pide un artículo de elogio, colocarte en una mesa redonda que no cobrarás o invitarte a una cata de aguas minerales. También puede ser que se trate de un sablazo de lo más nimio, a falta de suelto para pagar el aparcamiento y unas copas. Escúchame, una cosita así es la versión eufemística de la bolsa o la vida. Tocomocho con un curso mensual de diplomacia y buenas maneras. Versión del macarra fino, del nuevo chulo con pretensiones de Ibex. E El polvorín akistán se arrima al caos y los talibanes se aproximan al arsenal nuclear que los paquistaníes quisieron tener para enfrentarse a la India. Con la política en estado de corrupción, el ejército sin rumbo y los servicios de inteligencia en lealtad disociativa, a Obama le asoma Al Qaida en el vasto descontrol de la frontera afgano- paquistaní, desbordada por los refugiados. Para Washington, además, el gobierno afgano no es de mucho fiar aunque seguramente es mejor de lo que pueda venir. Obama busca aliados regionales para redimensionar el conflicto. Mientras, en Europa se pretende minimizar la inoperancia de la OTAN. P José Blanco tiene dotes de actor disciplinado, entregado a sus sucesivos papeles sin reparar en contradicciones CHEMA BARROSO LA SEMANA EN UN BLOC El político meteorólogo hora que buscan votos para las elecciones europeas es cuando los profesionales del PP se ponen a criticar el partido de Rosa Díez después de haber babeado tanto con sus intervenciones en el Congreso de los Diputados. Allí estaban, en sus escaños por lista cerrada, desdeñosos con sus propios oradores y portavoces, añorando un inmediato pasado de jóvenes turcos que por lo general han sido adiestrados para la conspiración y no para la construcción. Que viene la marabunta. Retiembla incluso la gélida tundra cuando parte de un partido político entra en estampida y arrolla a sus vecinos de escaño. Hasta junio las cosas parecen calmadas pero siempre hay quien confía su larga espiral de lealtades al peor postor. Aunque pasen muy deprisa, en política hay que saber ver pasar las nubes y deducir cuándo van cargadas. Zapatero hasta ahora era un buen meteorólogo. Recientemente, Rajoy ya empata. La diferencia está entre los políticos que provocan la tormenta y los que al menos hacen como si la apaciguasen. A lla. Tiene dotes de actor disciplinado, entregado a sus sucesivos papeles sin reparar en contradicciones. Allí donde clavaba la puya ahora ofrece trenes de cercanías, aeropuertos; donde antes sembró sal, planta semillas transgénicas; donde criticó la guerra, hoy ensalza la seguridad global. Empanada para todos, déficit para los que vengan. La ruta autonomista s muy escarpada la ruta que tiene por delante en PNV si por casualidad desea recuperar el pulso autonomista. El fiasco Ibarretxe deja muchas cosas en manos de lo que pueda hacer ETA y de la reorganización del sistema abertzale pero lo más a la vista es que el posibilismo autonomista acostumbra a tener más eco cívico que el maximalismo soberanista. También en Cataluña. Cuanto más tarde el PNV en recuperar la ruta perdida, peor le irá a la sociedad vasca aunque el encauzamiento actual entra con buen pie. Importan los rituales. De liturgia católica siempre supo mucho el PNV Fue hondamente abru. mador aquel momento en que los católicos tradicionalistas del PNV decidieron aliarse con las izquierdas republicanas en lo que consideraron defensa de la autonomía vasca. Algunas cosas quedaron rotas entonces, tal vez para siempre. Aguirre, tan elogioso con Cambó, decidiría acercarse a Companys. Del lehendakari Aguirre escribe Cambó que siendo mediocre, fue hombre de coraje, aunque poco culto y de discreta inteligencia La Historia da vértigo. vpuig abc. es Inmigrantes que quedan as patrulleras italianas devuelven a Libia tres pateras. El gobierno de Berlusconi ha optado por una política muy reactiva. Es el otro extremo del integracionismo multicultural. Políticas en contradicción generan resultados contradictorios. Es llamativo que en el conjunto de España, la inmigración sea percibida como el tercer gran problema, después del paro y la economía. Es lo que piensa un 16,1 por ciento. En el ámbito de la Comunidad de Madrid, en cambio, solo un 6 por ciento considera que la inmigración sea un problema y lo sitúa en el puesto undécimo, inmediatamente después de la corrupción política. El contraste se agranda con la constatación estadística porque, en Madrid, la población inmigrada supera en seis puntos el promedio de España. Sobre la inmigración, cuya afiliación a la Seguridad Social va a la baja o se incorpora a la economía sumergida, ni el discurso apocalíptico ni la vaporosidad buenista suelen coincidir con los hechos. L E VALENTÍ PUIG Empanada gallega José Blanco se le ha puesto aplomo de estadista desde que trocea la empanada gallega de los presupuestos generales del Estado y la sirve en bandeja de barro cocido a la Generalitat de Monti- A