Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24- 25 D 7 LOS DOMINGOS DE muy interesado en las bases cognitivas que subyacen a la percepción de la magia y habían seguido la literatura de divulgación al respecto. Les propusimos como parte del congreso que cada uno explicara la mecánica de un truco y por qué creían que funcionaba en términos de la experiencia del espectador. Fue un gran éxito y surgieron colaboraciones con la comunidad científica interesada en el estudio de la consciencia. -Nos dimos cuenta de que son unos expertos en la manipulación de la atención, la percepción y la consciencia. Me llamó mucho la atención que un sector de los ilusionistas se haya interesado por los descubrimientos sobre atención desde el punto de vista de la ciencia cognitiva y sin embargo los neurocientíficos cognitivos les hayamos prestado a ellos muy poca atención. Se han desaprovechado bastante sus aportaciones en el campo de la atención. Mediante la aplicación de las técnicas de ma- ¿Qué aportaron a la neurociencia? gia, los neurocientíficos pueden aprender a diseñar experimentos más sólidos y crear ilusiones visuales y cognitivas muy efectivas para explorar la bases neurales de la atención y la conciencia. Identificamos toda una serie de principios que había que poner por escrito para informar al resto de la comunidad científica y lo publicamos en noviembre del año pasado en Nature Reviews Neuroscience firmado por Stephen y por mi y también por los cinco magos. Luego se ha publicado en Scientific Améri- can y en la versión española, Investigación y ciencia del pasado mes de marzo. Ha tenido una gran repercusión en la prensa y fue portada del New York Times Los buenos magos son artistas de la atención y la consciencia y demuestran un profundo conocimiento intuitivo de los procesos que ocurren en el cerebro del espectador Las estrategias de la magia podrían utilizarse en el laboratorio en pacientes con dificultades de atención para suprimir distracciones que producen confusión y desorientación -Aunque puedan utilizar efectos especiales o cajas de doble fondo en sus espectáculos, en realidad en lo que se basan principalmente es en la manipulación de la atención. Un mago que no sepa hacerlo es un principiante y no está a la altura de los grandes. Esta manipulación es fundamental para evitar que se perciba el truco en el momento en que tiene lugar y para que, una vez finalizado el espectáculo, cuando el espectador trata de reconstruir lo que ha ocurrido no pueda porque no ha memorizado los detalles esenciales debido a que su atención en ese momento había sido desviada por el mago. Y pueden hacerlo dirigiendo la mirada del espectador a otro sitio o de una forma mucho más sutil permitiendo a los espectadores observar el truco sin que sean conscientes de ello. Es lo que se denomina ceguera al cambio que hace que no nos demos cuenta de que en una escena hay algo que difiere de la situación precedente. ¿Cómo consiguen engañarnos los magos con sus trucos? -Todo es una ilusión en mayor o menor medida. Suele pensarse que el cerebro reconstruye la realidad tal y como es y esto no es cierto. Realmente construye lo que experimentamos y eso es una percepción subjetiva que nunca se corresponde al cien por cien con la realidad. Cuando la disonancia entre lo percibido y lo real es muy grande hablamos de ilusiones visuales o cognitivas. En mi laboratorio utilizamos esas ilusiones como una herramienta fundamental porque estamos interesados en saber cómo el cerebro construye esa experiencia cognitiva. -Pensamos que esta colaboración con los magos y las técnicas que han desarrollado a lo largo de siglos de historia de la magia pueden ser fundamentales no sólo para entender mecanismos básicos de los procesos de atención, sino que puede tener aplicaciones muy prácticas en el ámbito clínico en pacientes con déficit de atención ya sea por traumas cerebrales o por déficit de atención e hiperactividad y también en la enfermedad de Alzhéimer. Lo que planteamos es la posibilidad de poder focalizar la atención y suprimir las distracciones en estas personas con recursos atencionales mermados y utilizarlos al máximo, lo cual es muy posible que no lo estemos haciendo de momento porque los neurocientíficos no tenemos esta habilidad para dirigir o enfocar la atención que tienen los magos. Las estrategias de la magia podrían emplearse para que estos pacientes, aun con una atención mermada, se concentren en lo más importante de su terapia y para suprimir las distracciones que provocan confusión y desorientación. También sería interesante en el ámbito educativo canalizar la atención de los alumnos y mejorar el aprendizaje. ¿Es la vida una ilusión como proponía Calderón de la Barca? ¿Qué aporta ese conocimiento a la clínica? -Algo muy interesante que planteaba James Randi es que el mago durante el espectáculo hace una serie de sugerencias no verbales que van a condicionar la percepción del espectador. Por ejemplo en la ilusión de la bola que desaparece, el mago la lanza hacia arriba y la atrapa al caer varias veces. En el lanzamiento final sólo finge que la arroja y la esconde secretamente en la palma de su mano, pero su cabeza y sus ojos siguen una trayectoria ascendente imaginaria. Y la mayoría de los espectadores perciben que la bola asciende y se evapora en el aire. No necesariamente. Algo muy interesante es que los trucos de magia son muy robustos porque funcionan con miles de personas, de todas las edades y profesiones. noche tras noche, y en circunstancias muy desfavorables porque, al contrario que en un experimento de laboratorio, los espectadores saben que va a haber trucos y parte de la diversión es intentar descubrirlos. -El instrumento más versátil en el maletín del mago quizá sea la habilidad de crear este tipo de ilusiones, que implican funciones de alto nivel como la atención, la memoria y la deducción. Con estas herramientas a su disposición, el mago bien entrenado hace que resulte casi imposible seguir las leyes físicas de lo que está sucediendo realmente y que tengamos la impresión de que no hay otra explicación posible que la magia. -Nos distraen con sus palabras y también con sus gestos... ¿Funcionaría mejor en las personas más sugestionables? -Esa manipulación de la atención nos induce ilusiones congnitivas... ABC -Sí. Las microsácadas, movimiento minúsculos y muy rápidos que son imperceptibles y que nos permiten percibir los objetos estáticos, a diferencia de otras especies, como las ranas, que no pueden ver objetos inmóviles. Se ha descubierto que, aunque uno fije la mirada en un punto concreto, la atención visual puede inconscientemente desplazarse hacia los objetos o personas de interés, porque estos movimientos no son completamente aleatorios. Esto significa que no sólo pueden desvelar los intereses ocultos de la gente sino que los cambios en la atención controlan la dirección de estos movimientos microsacádicos. Pero esta hipotética lectura del pensamiento no creo que pueda hacerse fuera del laboratorio e incluso dentro queda mucho camino por recorrer. -Investigan también un tipo de movimientos oculares que pueden delatar pensamientos y deseos ocultos de las personas...