Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
3 5 09 LA ENTREVISTA Susana Martínez- Conde DIRECTORA DEL LABORATORIO DE NEUROCIENCIA VISUAL DEL INSTITUTO BARROW EN PHOENIX Los magos tienen mucho que aportar a la ciencia TEXTO: PILAR QUIJADA ué puede aportar un entretenimiento aparentemente banal como un espectáculo de magia a una disciplina tan compleja como la neurociencia. Esta es la pregunta que se hizo Susana Martínez- Conde, investigadora gallega nacida hace 39 años en La Coruña, que trabaja desde 2004 en el prestigioso Instituto Neurológico Barrows al frente del Laboratorio de Neurociencia Visual. Previamente había pasado por el laboratorio del Nobel de Medicina David Hubel, que recibió esta distinción por su trabajo sobre el procesamiento de información visual. La respuesta a la pregunta del principio es que comprender por qué los ilusionistas nos hacen ver cosas que en la realidad no ocurren aporta muchos datos a los neurocientíficos cognitivos porque un buen mago es ante todo un artista de la atención que controla en cada instante aquello de lo que somos conscientes y de lo que no lo somos En definitiva, explica Martínez- Conde, los buenos magos demuestran un profundo conocimiento intuitivo de los procesos que tienen lugar en el cerebro del espectador Por eso sostiene que la neurociencia cognitiva podría haber avanzado más rápidamente si los investigadores se hubieran interesado antes por las intuiciones de los magos. Cree que pueden ayudar a descubrir cómo nuestro cerebro se engaña con ilusiones cognitivas cuando los magos despliegan sus trucos y nos hacen creer, por ejemplo, que una cucharilla puede doblarse con el poder de la mente, unos aros entrelazarse o soltarse inexplicablemente o una pelota desvanecerse al lanzarla al aire. Un conocimiento que podría ser muy útil en el tratamiento del déficit de atención e hiperactividad, el ámbito educativo o incluso el mal de Alzheimer. -A Stephen Macknik, director del Laboratorio de Neurofisiología del Comportamiento del Instituto, y a mí nos invitaron en 2007 a presidir el congreso anual de la Asociación Q para el Estudio Científico de la Consciencia que se celebraba en Las Vegas. Pensando qué podríamos hacer para darle mayor vistosidad y relacionarlo con algún aspecto del arte, nos dimos cuenta de que los artistas de la conciencia y la atención eran realmente los ma- gos. Y en Las Vegas hay muchos de fama mundial, como James Randi. Él nos puso en contacto con sus colegas Teller, Mac King y John Thomson, y más adelante con el carterista profesional Apollo Robbins. Este grupo además de tener una gran talla profesional, está El maletín del mago Los profesionales de la magia explotan lapsus de nuestra mente como las ilusiones cognitivas: Ceguera al cambio Dificultad para advertir los cambios ocurridos durante una breve interrupción. Por ejemplo, una carta que cambia ligeramente respecto a la elegida para no ser reconocida. Ceguera inatencional No se perciben objetos que se hallan expuestos a la vista. Ejemplo: un famoso experimento demostró que la mitad de los observadores de un vídeo de baloncesto concentrados en contar pases no notaban la irrupción de una persona disfrazada de gorila. Inducción de falsas explicaciones Se basa en la ceguera al cambio y, ante la petición de que justifiquemos una eleccion, nos impide ver que el objeto que nos muestran tiene sutiles diferencias con el elegido. Muchas personas justifican la elección. ¿Cómo surgió este peculiar matrimonio entre magia y neurociencia? La neurocientífica Susana Martínez- Conde en su laboratorio de Phoenix (Arizona)