Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
3 5 09 EL LIBRO BIBLIOTECA NUEVA Liderazgo frente a la crisis José María Aznar sostiene que para salir de la actual crisis España necesita un cambio, un nuevo liderazgo político que acometa un plan de difíciles reformas económicas para recuperar la austeridad en el gasto, la liberalización de empresas y mercados, y realice una profunda reforma laboral. No son recetas divertidas- -reflexiona- pero hay que decir la verdad a los ciudadanos ara enfilar la salida de la crisis con plena confianza en nuestras posibilidades como país, España necesita liderazgo político para abordar una nueva Agenda Nacional de Reformas muy ambiciosa que apueste por la austeridad y el recorte del gasto público, la contención del empleo público, la racionalización y reestructuración del modelo autonómico, las rebajas de impuestos, una nueva oleada de privatizaciones de empresas públicas, sobre todo en el ámbito autonómico y local, la recuperación del mercado nacional, la apertura comercial, nuevas liberalizaciones en los mercados de servicios, mayor competencia en todos los mercados, una nueva y profunda reforma laboral, reformas para asegurar la sostenibilidad de los sistemas de pensiones, reformas para mejorar la eficiencia y reducir el coste de los sistemas sanitarios, reformas para mejorar la calidad del sistema educativo, reformas para mejorar la calidad de los servicios del Estado como supervisor, reformas en la regulación financiera para reforzar la transparencia y penalizar la falta de honradez empresarial, y un refuerzo de la capacidad energética nacional. No son recetas divertidas, lo sé. Pero en estos tiempos tan difíciles para millones de familias españolas hay que dejar las frivolidades en el cajón del despacho y decir a los ciudadanos la verdad para concitar su apoyo alrededor de un ambicioso plan de reforma económica. No es posible llevar a cabo la profunda transformación económica, social y política que se necesita en España si no existe conciencia social de la necesidad del cambio. Ha llegado el momento de alcanzar un gran pacto entre los españoles para que en nuestro país cambien muchas cosas que están mal y que hasta ahora no hemos sido capaces de mejorar. Tiene que ser posible plantear en un país que genera 7.000 parados al día un debate de fondo sobre la reforma laboral. Tiene que ser posible en un país que es una isla energética y que tiene un serio problema de competitividad empresarial debatir sobre la conveniencia de las centrales de energía nuclear P Título: España puede salir de la crisis Autor: José María Aznar Editorial: Planeta Páginas: 180 Precio: 21 euros Fecha de publicación: 7 de mayo de nueva generación, camino que están siguiendo casi todos los demás países europeos. Tenemos que hacerlo posible. Los ciudadanos deben saber que estamos siendo golpeados de manera especialmente severa porque el Gobierno ha aplicado manuales de economía que algunos leen en dos tardes, que tienen un resumen que se lee en cinco minutos, y cuya aplicación durante los últimos cinco años ha debilitado a las instituciones, a las empresas y a los trabajadores, ha minado nuestra credibilidad internacional y, en suma, ha dejado a la sociedad española más vulnerable ante una crisis que ahora nos azota con particular virulencia. Yo no tengo ahora ni he tenido nunca sesenta asesores económicos. Cinco eran suficientes. Pero ni sesenta ni cinco hacen falta para darse cuenta de que esta crisis se veía venir en España, y muchos lo advertimos. Este juego ya lo conocemos. Hay quien empieza por negar la existencia de la crisis para posteriormente, en un requiebro tan ágil como inverosímil, pretender dar clases de cómo salir de ella. No es la primera vez. Los que vivimos de cerca la crisis de 1993 lo recordamos bien. Precisamente porque reconozco el enorme daño que un mal diagnóstico y una mala política económica han tenido a la hora de generar la actual situación en España, tengo la firme convicción de que con una buena política económica que confíe en los ciudadanos no sólo superaremos la recesión sino que una vez más iniciaremos una senda de prosperidad. La buena política genera un círculo virtuoso de confianza y prosperidad que se José María Aznar Ex presidente del Gobierno En un país que genera 7.000 parados al día debe haber un debate de fondo sobre la reforma laboral. En un país que es una isla energética debe debatirse sobre lo nuclear Los ciudadanos deben saber que estamos siendo golpeados de forma muy severa porque el Gobierno ha aplicado manuales de economía que algunos leen en dos tardes inicia con medidas concretas que van a requerir un importante esfuerzo colectivo, un esfuerzo suplementario de todos. Requerirán responsabilidad, disciplina y dedicación por parte de los líderes y que éstos ofrezcan a los ciudadanos puntos de referencia claros y principios sólidos en los cuales creer y que sean aplicados de forma persistente a través de una política económica coherente y planificada. Algo de lo que España ha carecido por demasiado tiempo y cuyas consecuencias ahora sufrimos. Por ello los ciudadanos deben saber que España no va a salir de esta crisis con mayores dosis de socialismo simpático o de optimismo antropológico. Frente a la crisis actual es necesario que el sector público sea austero y que reoriente sus gastos para alcanzar el mayor impacto sobre el crecimiento con unos impuestos que han sido obtenidos de forma coactiva de unos ciudadanos que se enfrentan a una difícil situación y cuyo proceso de recaudación genera importantes distorsiones que lastran el crecimiento del empleo. Volver a la senda del crecimiento y del empleo requiere esfuerzos y reformas de gran calado y, en primer lugar, el Gobierno y las Administraciones públicas tienen el deber de ser los primeros en dar ejemplo aplicando políticas de máxima austeridad. Hay que explicar con claridad que de esta crisis no vamos a salir con mayor gasto público, subiendo los sueldos públicos, creando ministerios, incrementando los gastos suntuarios, despilfarrando, aumentando los impuestos y la deuda o recortando la libertad económica con mayor intervencionismo. El sector público debe trabajar con ahínco para dejar cada vez un mayor espacio de libre actuación a los ciudadanos. En el ámbito del funcionamiento de las Administraciones hay que acometer reformas profundas para que se sitúen del lado de las empresas y de la creación de empleo, y no frente a las empresas y contra la creación de empleo. En la Administración pública española hay un amplio potencial de mejora para poder hacer más y mejor con menos recursos. En esta tarea de-