Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8- 9 D 7 LOS DOMINGOS DE IOSU ONAINDIA Alex Uriarte Cuadrado (Profesor de Ética) A principios de este curso se incorporó como profesor de Historia y Ética al colegio San Prudencio, de Vitoria (en la imagen de arriba) tras un efímero paso por el centro San Viator. Además, era responsable de las actividades extraescolares, que incluyen excursiones a la nieve y visita a museos. Como tutor, se interesaba por las inquietudes de sus chicos y por la profesión de sus padres, entre los que figuran ertzainas, empresarios y cargos políticos. Su detención, cuando preparaba una matanza no lejos del colegio, ha provocado sorpresa e indignación entre profesores, padres y alumnos. servar una amistad con sus antiguos alumnos. Como tutor preguntaba a los chicos sus inquietudes, aficiones e incluso la profesión de sus padres, entre los que hay ertzainas, cargos políticos y empresarios. Colectivos que están en el punto de mira de ETA, lo que ha hecho que se hayan encendido las luces de alarma. De lunes a viernes, pasadas las cinco de la tarde, el profesor Uriarte, Alex para sus alumnos, abandonaba el recinto del colegio San Prudencio. Lo hacía después de despedirse de sus compañeros docentes y de departir, amablemente, con algunos padres, en su Audi de color rojo, el mismo con el que se trasladó a la ciudad francesa de Montauriol para acudir a su cita con el jefe de los pistoleros etarras Jurdan Martitegi. A partir de ese momento Doctor Jekyll (el bien) se transformaba en Mister Hyde (el mal) para cambiar el libro de historia por el zutabe las lecciones de ética por el bietan jarrai adelante con las dos es decir, con la contundencia del hacha y la fuerza de la serpiente. Los temores de Maite están más que justificados- la educación de nuestros hijos en manos de un etarra pero no existen denuncias formales de los padres por el comportamiento en las aulas del profesor Alex, salvo casos esporádicos. Por ejemplo, cuando recriminó a algún alumno que usara el término España, en lugar de Estado español. Se desprende de ello que utilizaba el ejercicio de la docencia, no para hacer un proselitismo que le hubiera delatado, sino como disfraz para ocultar sus fechorías. Pero tampoco se puede descartar que con el tiempo hubiera intentado, dentro de su particular visión de las actividades extraescolares, reclutar pistolero entre sus antiguos alumnos. Los padres se sienten estafados. Nos ha engañado. Era un chicarrón apuesto, agradable en sus gestos, con cierto don de gentes, aunque algo discreto La mayoría de los padres desconocían que el profesor Alex fuera sobrino del etarra Eloy Uriarte, Señor Robles durante muchos años jefe de la camorra etarra encargado de cobrar el impuesto revolucionario Más allá de esa decepción por el fraude y del temor a que nuestros hijos han estado expuestos a la peligrosa radiación de ETA los padres, y también la dirección y el profesorado de San Prudencio, parecen haber entrado en una fase de resignación colectiva. Si en un instituto de Sevilla, Madrid o Ciudad Real se hubiera desenmascarado a un profesor que en sus actividades extraescolares se dedicara a colaborar con Al Qaida o a traficar con drogas, el revuelo hubiera sido monumental. En San Prudencio, no. A pesar de que los planes inminentes del profesor Alex fueran provocar Xabier Balerdi (Secretario municipal) Compaginó con toda la frialdad de un psicópata su trabajo como secretario del grupo municipal de Herri Batasuna en el Ayuntamiento de San Sebastián con el de pistolero del comando Donosti Tras lanzar el habitual agur abandonaba la Casa Consistorial, cogía el subfusil o la pistola, se enfundaba el verdugo, y aguardaba el paso de la víctima. Así asesinó, en la misma capital guipuzcoana, a cinco personas. una matanza en Vitoria, coincidiendo con la sesión de investidura del lendakari López. ¿Quién sabe si el profesor Uriarte iba a ultimar los preparativos de la salvajada en su mesa, mientras los alumnos repasaban la relación de lendakaris que han precedido a Ibarretxe? Con toda seguridad, Mister Hyde hubiera colocado la furgoneta bomba durante la noche, para que estallara de día, cuando Doctor Jekyll impartiera clases de Ética. El profesor Jekyll hubiera asistido, un día después, a la concentración que a las puertas de San Prudencio se hubiera celebrado para repudiar la salvajada del pistolero Hyde No es el primer caso. El etarra Gorka Loran, que intentó provocar una matanza en la estación de Chamartín, en la Nochevieja de 2003, era profesor y tutor de catorce niños de ocho años en la ikastola Amaiur, de Pamplona. Olaia Castresana, la terrorista que murió en julio de 2001 al estallarle un artefacto que manipulaba en un apartamento de Torrevieja, trabajaba en una guardería del barrio de Ayete, en San Sebastián. Xabier Balerdi asesinó a cinco personas cuando ejercía como secretario del grupo municipal de HB en el Ayuntamiento donostiarra.