Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
3 5 09 ACTUALIDAD Profesor Muerte La ética del coche bomba POR JAVIER PAGOLA ólo pensar que en unos años podría haber intentado pervertir a mi hijo para que entrara en ETA me horroriza. Hace falta ser miserable y corruptor de menores Así se expresa la madre de Gorka, un alumno que cursa Primero de la ESO en el Colegio San Prudencio de Vitoria, el mis- No sabéis con quién estáis hablando debía pensar, entre hipócrita y ufano, el profesor Alex Uriarte cada vez que los alumnos se dirigían a él para que les aclarara alguna duda sobre Historia o Ética, sin sospechar de su pertenencia a ETA y de sus preparativos para una inminente matanza S mo en el que impartía clases de Ética e Historia el profesor Alex Uriarte Cuadrado, hasta que el pasado 18 de abril fue detenido cuando planeaba una matanza en la capital alavesa. Uriarte, que se incorporó a comienzos del presente curso a San Prudencio tras ejercer durante el anterior en el colegio San Viator, también de Vitoria, era uno de los responsables de las actividades extraescolares. Actividades que incluyen excursiones a la nieve, principalmente a Ezcaray, o visitas a museos de Vitoria y Bilbao. Él, además, tenía una actividad extraescolar oculta: terrorista de ETA, condición con la que esperaba convertirse en asesino en serie. Las clases de Ética que impartía esta versión abertzale de Doctor Jekyll y Mister Hyde eran una alternativa a la asignatura de Religión. ¿Qué lecciones de moral puede dar a nuestros hijos un terrorista? Aunque se ajustara al programa escolar, que ahora lo dudo, un asesino no es capaz de explicar la ética, de responder correctamente a las preguntas que le puedan formular los chicos, porque ni cree ni está motivado para ello. Menos mal que tampoco ha estado mucho tiempo añade Yolanda, la madre de Gorka, que recuerda que el etarra también ejercía como tutor. ¿Y si no lo detienen? ¿Quién sabe si a sus actuales alumnos, que ahora tienen 13 años, les hubiera comido el coco dentro de cuatro o cinco, cuando hubieran cumplido los 17 ó 18, edad de oro para entrar en la kale borroka En efecto, Uriarte, a quien algunos llaman ahora profesor pistolas se había fabricado una imagen de colega y buen rollo capaz de con- ABC ABC Olaia Castresana (Puericultora en una guardería) La etarra, que entonces tenía 22 años, estudiaba Magisterio y Puericultura, al tiempo que hacía prácticas en una guardería de Ayete, un barrio de San Sebastián de clase media alta. Aprovechó unos días de vacaciones, en julio de 2001, para desplazarse a Torrevieja en un coche repleto de artefactos. Murió al estallarle uno de ellos cuando lo manipulaba en un apartamento de sus padres (en la imagen) Gorka Loran (profesor de ikastola) El terrorista ejercía como profesor y tutor de catorce niños de 8 años en la guardería Amaiur, de Pamplona. Aprovechó las vacaciones de Navidades para intentar una matanza en la estación de Chamartín, durante la Nochevieja de 2003. Para ello introdujo en uno de los vagones una maleta bomba, que fue desactivada a tiempo.