Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
3 5 09 EN PORTADA Un investigador sujeta en su mano un reactivo para detectar el virus en una muestra biológica de un niño mexicano AFP Gripe AH 1 N 1 Que el virus nos coja preparados (Viene de la página anterior) Vamos a examinar el virus para saber si ha experimentado alguna mutación que le hace menos virulento fuera de México, aunque no hay ninguna evidencia en ese sentido señala el doctor Richard Besser, director del CDC de Atlanta. Amelia Nieto matiza que pueden existir diversos cofactores para explicar la mayor mortalidad del virus en México. Dado que los síntomas son los habituales en la gripe, es seguro que los primeros casos no fueron tratados con antivirales. De hecho, la mortalidad en México se está reduciendo. Es verdad que no son descartables otras hipótesis. Quizá los mexicanos estaban más expuestos porque el virus de la gripe humana circulante en ese país se parece menos al nuevo AN 1 H 1 que, por ejemplo, el virus gripal humano de Estados Unidos Hay razones para estar pre- ocupados, pero sin desatar el pánico. El brote- -puntualiza GarcíaSastre- -se puede extender más tiempo y a más localidades. Y aunque seguramente los casos disminuyan tarde o temprano debido a la llegada del verano, el virus puede reaparecer en invierno y ser el prevalente, infectando a muchas más personas que ahora. Será importante vigilar lo que ocurre en las próximas semanas. Debemos ver si en el Hemisferio Sur se vuelve prevalente este invierno. Los antivirales se pueden usar para ganar tiempo, pero se necesitaría una vacuna para frenar el virus Para García- Sastre, las medidas tomadas hasta ahora son las adecuadas. Aunque es difícil que el virus se vuelva más virulento, puede que infecte a mucha gente, especialmente en invierno, y eso aumentará los casos severos Amelia Nieto precisa que el virus es sensible a los antivirales disponibles y habría tiempo para el desarrollo de una vacuna antes de la llegada del invierno a Europa. Para los países del Hemisferio Sur, donde el invierno comienza en un mes, no habrá disponibilidad de vacuna. El tiempo mínimo para su desarrollo es de cuatro a cinco meses. La pelota está en el tejado de la comunidad sanitaria. Los científicos estudiaremos la estructura del virus y desarrollaremos la vacuna, pero lo importante ahora, en países como España, es aislar los casos y estudiar su entorno cercano. Lo fundamental en este momento es contener el brote infeccioso En Estados Unidos, las perspectiva de disponer de dosis suficientes de una vacuna para inmunizar a corto plazo a toda la población se consideran poco realistas. Sólo en ese país harían falta 600 millones de dosis, cuando la capacidad de producción anual está limitada a 400 millones. La OMS anunció este viernes que en dos semanas podrían iniciarse los trabajos para disponer de un preparado en el plazo de cuatro a seis meses. En el recuerdo de los norteamericanos aún está presente la campaña masiva de inmunización que lanzó el ex presidente Gerald Ford en 1976. Entonces el brote de gripe porcina afectó a 230 soldados del destacamento de Fort Dix. El estallido infeccioso se produjo en enero y dos meses después Ford anunció un plan para vacunar a cada estadounidense. Aunque el virus porcino mató sólo a un militar, en octubre empezó a distribuirse 45 millones de dosis. Dos meses después, ya sin ningún rastro del agente infeccioso, el plan fue cancelado. Desafortunadamente, la inoculación de la vacuna originó casos del síndrome de Guillain- Barrè, que causa parálisis. Pero la situación es hoy bien distinta porque el nuevo virus ya ha demostrado un potencial pandémico. El precedente de Fort Dix El presidente Gerald Ford se inoculó, como millones de norteamericanos, una vacuna contra la gripe porcina cuando el brote infeccioso se declaró en EE. UU. en 1976 ABC