Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
3 5 09 EN PORTADA Egdar Hernández, en el centro de la imagen con su hermano y su madre, fue el paciente cero del brote, el primer caso confirmado de gripe porcina Gripe AH 1 N 1 Que el virus nos coja preparados POR ALBERTO AGUIRRE DE CÁRCER res días antes de la primera visita de Obama a México, cuando la atención mediática giraba en torno a la inminente presencia del presidente de Estados Unidos en la Cumbre de las Américas, una mujer de 39 años agonizó en el hospital Aurelio Valdivieso del estado de Oaxaca. Sólo habían transcurrido cinco días desde que Adela María Gutiérrez dejó su domicilio en la sierra de Oaxaca con síntomas de neumonía. Al ingresar en el hospital se le diagnosticaron un cuadro infeccioso respiratorio y otro diarreico. Del segundo se recuperó en 72 horas, pero los problemas respiratorios se complicaron por su diabetes crónica. Cuando Adela María murió el 13 de abril, la evolución de la enfermedad suscitó interrogantes. Los médicos sospechaban que la causa podía ser el coronavirus T del Síndrome Respiratorio Agudo y Severo (SARS) o un virus de la gripe aviar. Los análisis practicados en México D. F. arrojaron resultado negativo, pero desvelaron un virus desconocido. Laboratorios de Canadá y EE. UU. no tardaron en resolver el misterio: era el primer caso mortal de la gripe de origen porcino que atemoriza al mundo. Mes y medio después ya no sólo hay casos importados de México en todos los continentes. Como ha sucedido en EE. UU. Canadá y Alemania, el virus se ha transmitido en suelo español, al menos en una ocasión, de persona a persona. Todas las alertas saltaron con el caso de Oaxaca. Análisis posteriores revelaron que, dos semanas antes, un niño de 4 años, Edgar Hernández, ya había sido infectado por el virus AH 1 N 1. Edgar vive en La Gloria, una pequeña localidad del valle de Perote, en el vecino estado de Veracruz. Por ahora, las pesquisas epidemiológicas le seña- lan como el paciente cero de este brote que acumula centenares de casos, confirmados y sospechosos, en todo el mundo. El pequeño Edgar fue el primer superviviente. Se ha recuperado de la infección y ha dejado marcado en la diana de los epidemiólogos a Veracruz. En ese estado se declaró el 9 de marzo una eclosión de un centenar de trastornos respiratorios con síntomas gripales. Pero según dicen los habitantes del valle de Perote, la respuesta del Gobierno federal fue prácticamente nula. Los vecinos de La Gloria saben lo que es clamar en el desierto. En esa localidad, donde viven muchos inmigrantes que se desplazan a California, segundo foco del AH 1 N 1, se protestaba desde hace años por una posible amenaza. Querían acabar con la supuesta contaminación de las aguas por residuos fecales de una gigantesca granja con Saltando la barrera de las especies